Una dieta saludable y balanceada

0
532

Una dieta saludable combina ciertos tipos de alimentos en una misma comida, haciendo una mezcla alimenticia de ingredientes sanos entre sí para lograr un objetivo personal. Este conjunto de nutrientes naturales constituyen la alimentación elaborada del ser humano el cual aspira obtener un cambio físico significativo.

La importancia de una dieta adecuada

La palabra dieta proviene del griego díata el cual quiere decir “modo de vida”, lo que convierte a la dieta saludable en una forma de vivir. Por este motivo las personas lo toman como un hábito, ya que su significado es justamente ese.

Si a la dieta, que es el combustible para nuestro cuerpo, le inyectamos comida inadecuada el resultado será un motor defectuoso. El motor es el metabolismo, si esta imperfecto; lo notarás con problemas de obesidad. por eso es extremadamente importante el tener una dieta balanceada.

Debemos ser cuidadosos y empezar a crear un estilo de vida con una dieta sana y balanceada, con alimentos sanos y con alto valor nutricional.

El progreso y la mala alimentación

En la medida que avanza la ciencia en materia médica, también el desarrollo y despliegue de alimentos. Este desarrollo, ha creado un aumento mundial de obesidad.

Según los informes de la OMS en el 2016 habian más de 1900 millones de personas en elmundo con sobrepeso. Generado, por el estímulo comercial, de inducir al mercado consumidor, productos con altos contenidos calóricos, azucares y grasas. El cuerpo por sí solo, no puede asimilar y quemar esta energía. No hay una pérdida significativa de energía y por lo tanto un desequilibrio.

Si continua el incremento de obesidad a nivel mundial, estamos enfrentando un grave problema de alimentación que afectara nuestra salud significativamente. Problemas cardiovasculares, hipertensión, diabetes, son algunas de las enfermedades crónicas que solo se asociaban a personas mayores, ahora estarán presentes.

El mensaje es claro, si tu dieta es alta en hidratos de carbono y azucares, tienes predisposición a subir de peso. Una subida de peso para el cuerpo, puede derivar eventualmente padecer algún problema de salud.

El problema de las comidas rápidas

El estilo de vida agitado, incremento de jornadas laborales extenuantes, el sedentarismo; propician el caldo perfecto para consumir productos chatarra. Agregado a esto, las sobreexposiciones de comidas y alimentos con pobre aporte nutricional. El uso excesivo de comidas rápidas para el día a día, que influyen en los más pequeños su consumo. Nos lleva a modificar como somos, cuerpos defectuosos y con numerosas enfermedades.

Es importante que tu nueva dieta saludable sea evaluada por un especialista con el que hayas conversado previamente. Alguien que te haya evaluado en persona, a quien le hayas contado tus hábitos y te recomiende una dieta especial para tu tipo de cuerpo y tu objetivo.

Las dietas de internet no siempre son ideales, mucho menos si desconoces los beneficios que te podría o no otorgar cada alimento.

La importancia de una dieta saludable cuando entramos en edad

La importancia de una dieta saludable cuando entramos en edad En la edad adulta y específicamente a partir de los 40 en adelante, se debe procurar una nutrición que logre mantener una salud adecuada y prevenir el desarrollo de cualquier enfermedad y, esto se logra mediante un seguimiento a una dieta saludable, balanceada, equilibrada y sana y de acuerdo al sexo, actividad física y edad de la persona.

Los estudios demuestran que una dieta saludable no es solamente una herramienta que se emplea para evitar cualquier sobrepeso, sino enfermedades por deficiencia y como una defensa contra los trastornos crónicos. Estos hábitos alimentarios saludables se pueden combinar con las rutinas de vida propicios que incluyan una regular práctica de acondicionamiento físico, igual que la reducción de tóxicos como el cigarrillo o alcohol o comidas grasosas.

Una dieta saludable siempre juega un papel predominante en lograr un peso saludable, escoger los alimentos adecuados para quemar grasa puede contribuir no solo a un estado físico ideal sino a un atractivo estético de la persona. Es un aprendizaje continuo y si éste se combina con un ejercicio cardiovascular, con entrenamiento de resistencia, junto a una dieta saludable, sorprendentemente va a dar los resultados esperados en cuanto a derretir esos centímetros de grasa.

A partir de cierta edad, muchas personas deben enfrentar los retos por continuar siendo delgada o lograr perder el peso deseado, pero en algunos los cambios metabólicos pueden inhibir la pérdida de peso, lo importante acá es reconocer los alimentos de la dieta que son los ideales para quemar grasa, estos son llamados “termogénicos”, son nombrados así porque necesitamos más energía para digerirlos.

Recordemos que las calorías es la unidad fundamental de medida de la cantidad de energía que se encuentran en los alimentos. Así que con este dato podemos saber cuáles alimentos son termogénicos. Es la manera de ir aportando a su dieta la quema suficiente de calorías y ayudarle a su cuerpo a ir perdiendo el peso que necesita. Y lo mejor, pronto podrá reducir la brecha entre el cuerpo ideal y el cuerpo con exceso de grasa.

Tenemos entonces que para las personas entre 40 y 50 años pueden optar por una dieta saludable y balanceada que incluya la combinación de frutas (diversas), granos integrales, verduras, proteínas magras y productos lácteos bajos en grasa. Igualmente elegir alimentos bajos en grasas saturadas, colesterol y grasas trans, tan perjudicial al organismo, además azúcares y sal bajos. Son porciones proporcionadas y selecciones saludables, igualmente organizar un menú de la semana que incorpore equilibrio y diversidad.

A los 40 años llegan muchos cambios que afectan de una manera a otra nuestro organismo, es por ello que debemos adaptar a nuestro diario vivir algo de ejercicio y comer una dieta saludable, estas dos palabras en conjunto (ejercicio y dieta) puede marcar a sus 40 años signos de belleza, conservar una figura juvenil y atractiva, levantar su autoestima y sobre todo mejorar su salud que tanto se ve afectada de diferentes modos al llegar a los 40 años.

Cuando llegamos a esta edad dorada, los 40 significan retos y cambios en nuestro cuerpo, nuestros músculos empiezan a perder consistencia y se comienzan a hacer más flácidos este es solo un caso por el cual deberíamos hacer ejercicios, también ciertos alimentos deben ser menos consumidos por las personas mayores de 40 años como la sal o el sodio, la cual son causantes de problemas de presión arterial, por esto es de igual importancia hacer ejercicios y tener una dieta equilibrada y saludable.

Entre los problemas de salud y corporales que podemos presentar en nuestros 40 años están los siguientes:

Cuando has llegado a los 40 años debes comenzar a tener un mejor cuidado de tu salud, ir al médico periódicamente no te caerá mal a lo contrario será positivo en tu vida, porque imaginate que tengas diabetes y no estes enterada, recuerda que la diabetes tipo 2, la cual es la que se presenta en personas mayores de 40 años, puede o no presentar síntomas. Tu salud y bienestar estará llevada de la mano de la asistencia a tu médico y de los exámenes de laboratorio regularesqe ayudaran a identificar condiciones de cuidado.

Cabe destacar que las medidas que usted tome en sus 40 años también dependerá de que usted sufra o no de las enfermedades antes listadas, usted puede prevenir una gran cantidad de enfermedades con solo hacer ejercicios y mantener una alimentación sana; no sea de aquellas personas que dicen no tener tiempo, algunos dicen porque el trabajo les ocupa todo el tiempo, recuerde que el trabajo y el dinero quedan, siguen su curso con usted o sin usted.

Hay que pensar siempre en una buena alimentación después de someterse a una rutina de ejercicios, porque si no todo el esfuerzo que usted haga se reducirá a nada. Tener una alimentación acorde con el ejercicio van de la mano, y es fundamental que ingiera alimentos saludables, en este punto lo más recomendable es que busque ayuda profesional como la de un nutricionista. Recuerda que todos los cuerpos son diferentes y por eso la ayuda de un profesional te ayudara a crear la dieta balanceada que necesitas.

Primeros pasos para hacer una alimentación saludable

El primer paso siempre será el más duro, ya que es donde debes limitar tus antiguas costumbres y comenzar a comer sano.

Comienza por adquirir todos los alimentos que necesites para dar comienzo a tu dieta saludable la primera semana. Los primeros días de la dieta son los más difíciles ya que estás forzando a tu cuerpo a consumir nutrientes a los cuales no está acostumbrado, sin mencionar todos aquellos alimentos que le estás quitando sin previo aviso.

No todo en la dieta debe ser alimento, por lo que deberás complementarlo con un plan de ejercicios para poder ver resultados más pronto.

Estudios indican que los resultados de una dieta comienzan a verse en el cuerpo hasta el sexto mes de esta. Sin embargo, si realizas tu dieta saludable junto a una serie de ejercicios semanales podrías comenzar a notar los cambios en tu cuerpo mucho antes.

El uso del gimnasio para complementar una dieta saludable ¿Has pensado en el gimnasio? Este es el mejor lugar al que podrías acudir para complementar tu dieta, sea cual sea tu objetivo. Aquí encontrarás instructores profesionales o certificados que te ayudarán a realizar una rutina que se ajuste a tu tipo de cuerpo y tus habilidades físicas.

Si eres de los que prefiere no realizar actividades físicas en el exterior, o junto a otras personas, las actividades en casa también podrían ayudarte.

Las actividades aeróbicas constan de un tiempo prolongado de ejercicio con cargas muy livianas, o solo haciendo uso del peso de tu cuerpo como el yoga o la zumba. Este tipo de actividades puedes realizarla en la comodidad de tu hogar, siempre y cuando tengas el espacio disponible para hacerlo sin que nada te interrumpa en el camino.

Tendrás que mantener la actividad física para facilitarle al cuerpo el trabajo de acostumbrarse a la nueva dieta saludable.

Tipos de dietas saludables

Como ya hemos comentado, un experto en nutrición te indicará qué es lo mejor para comenzar con tu cambio de alimentación; sin embargo, queremos que llegues a su consultorio con un poco de conocimiento general, así que te ayudaremos a conocer un poco más sobre las dietas saludables.

Estas se dividen en diferentes tipos, cada una otorgando ciertas ventajas sobre la otra. Todo esto se enfoca a lo que cada persona necesite al momento de comenzar la dieta.

Dietas Hipocalóricas

Comencemos con una de las dietas más comunes, la dieta hipocalórica. Esta cumple con el objetivo de limitar el consumo de calorías durante el día manteniendo una cantidad necesaria para que el cuerpo obtenga las energías suficientes y así poder realizar las actividades cotidianas.

Este tipo de dietas se destina principalmente para las personas que desean perder peso de forma natural para evitar la obesidad o combatir el sobrepeso. La dieta hipocalórica debe regularse y realizarse de manera progresiva para conseguir resultados visiblemente rápidos, sin consecuencias a largo plazo cuando se realiza de forma correcta.

Por otro lado, la dieta hipercalórica aporta una carga energética por encima de las necesidades del cuerpo. Esta resulta ideal para aquellas personas que desean un aumento de peso, más que nada para la masa muscular; esta es buscada por los deportistas y personas que realicen una gran cantidad de actividad física durante el día.

Con el consumo y la regulación de esta dieta se busca controlar la ingesta de las calorías para conseguir un equilibrio con el cual el cuerpo absorba todos los alimentos sin excederse y aumentar el peso de manera descontrolada.

Dietas Proteicas

Así como existen estas dietas que están dedicadas a abarcar grandes grupos de alimentos con el fin de enfocarse en la ingesta calórica, también existen dietas más específicas, por no llamarlas extremas, que buscan el consumo de grupos de alimentos más elementales para personas con necesidades más avanzadas.

Es el caso de la dieta proteica la cual se enfoca en todos aquellos alimentos ricos en proteínas. Este tipo de dietas son más comunes por deportistas de alto rendimiento o personas cuyo objetivo es bajar de peso manteniendo el consumo de alimentos que les proporcionen las energías necesarias para continuar con sus actividades físicas.

Esta dieta podría excluir casi completamente alimentos necesarios para el ser humano como frutas y verduras cuya ausencia en una dieta sin cuidado podría causar problemas de salud o efectos rebote.

Dietas para Desintoxicar o Detox

Dentro de este grupo de dietas extremas también se encuentra la dieta detox. Esta dieta se creó con la finalidad de depurar al organismo luego de un tiempo de consumo de alimentos copiosos.

Esta dieta se limita al consumo de líquidos durante un día completo por semana lo cual puede llegar a ser muy peligroso para personas con antecedentes de trastornos alimenticios. La dieta detox no debe realizarse sin la supervisión de un profesional en el área de la nutrición.

Dietas Alcalinas

Por último tenemos la dieta alcalina. También conocida como dieta del pH, esta dieta promete la depuración del organismo, y se habla de cualidades que podrían combatir tumores.

Esta dieta se concentra en el consumo de alimentos ricos en vitaminas y minerales, restringiendo el consumo de otros alimentos saludables y requeridos por el ser humano.

Dietas Fantasmas

En internet o en revistas podrás encontrar dietas que prometen un cambio en semanas casi inmediato, causando la pérdida de peso que deseas obtener o ese aumento en la masa muscular sin consecuencias.

A este tipo de dietas se les considera como dieta fantasma ya que no están avaladas por un profesional de la alimentación y son elaboradas por aficionados cuyo único objetivo es generar tráfico en sus redes sociales atrayendo a la mayor cantidad de personas posibles con clickbait.

Cada una de las dietas mencionadas se basa en un grupo de alimentos específico. Sin embargo, es fundamental tener en cuenta que no se deben intentar sin la supervisión y previa aprobación de un nutricionista profesional.

Alimentos a incluir en tu dieta saludable

Los alimentos se clasifican según su tipo de nutriente predominante los cuales el cuerpo aprovecha para desarrollarse de una u otra manera.

Carbohidratos

Entre ellos se encuentran los carbohidratos, los cuales te proporcionan una gran cantidad de energía física y te ayudarán en la meta de obtener más peso o ganar masa muscular.

Este tipo de nutriente podrás conseguirlo en alimentos convencionales como el arroz blanco, el espagueti, pan y algunas verduras. Aunque también se presentan en gran medida dentro de cereales, granos, frijoles y algunos jugos de fruta natural.

Proteinas

Las proteínas son el alimento que todos necesitan convirtiéndose en un elemento indispensable dentro de toda dieta saludable. Este se encarga no solo de proporcionar energía al cuerpo, sino que colaboran también con la regeneración de tejidos y el crecimiento.

La proteína podrás encontrarla principalmente en alimentos provenientes de animales como la carne, pollo, pescado, huevos y lácteos. Todos estos son fundamentales y te ayudarán a cumplir tus objetivos, ya sea que debas ingerirlos en pequeñas o grandes cantidades. Pero siempre deben estar presentes en tu alimentación.

Grasas

Las grasas son algo a tener en cuenta, aunque siempre hayas escuchado que debes evitarlas para mantener un cuerpo sano. Este dato es falso ya que el cuerpo utiliza la grasa de los alimentos como fuente adicional de energía y sus nutrientes son los encargados de distribuir las vitaminas por todo el cuerpo.

Evitar las comidas altas en grasa podría considerarse un atentado contra la salud. Los atletas de alto rendimiento necesitan de alimentos grasos para rendir en sus entrenamientos, así que ten esto en cuenta a la hora de comenzar tu dieta.

Con esto no queremos decir que debas consumir grasa en exceso. Al igual que las proteínas, las grasas tienen un papel muy importante en el proceso metabólico de nuestro organismo por lo que no deberás abandonarlas. Consumirlas en proporciones moderadas es lo más aconsejable para mantener una dieta balanceada.

Este nutriente podrás encontrarlo en alimentos procesados tales como la mantequilla, el queso, la leche entera, aceites vegetales, entre otras.

Por último, pero no menos importante, tenemos a las vitaminas y minerales. Estas ayudan al buen funcionamiento de nuestro cuerpo, lo cual nos otorga mayor salud y bienestar.

La leche, el hígado y un sinfín de frutas y hortalizas son ricas en vitaminas y minerales. Excelente para realizar una ensalada que acompañe a tu alimento diario o preparar alguna merienda que calme tu apetito sin salirte de la dieta.

Controla los carbohidratos refinados

El uso de pan integral en una dieta balanceada Los alimentos ricos en carbohidratos refinados, se convierten en glucosa. Luego el páncreas produce una hormona llamada insulina que es lo que provoca que nuestro organismo engorde. Esta es la razón por la cual, debemos de controlar la cantidad de alimentos que producen insulina. En el supermercado, tienda de abarrotes o de conveniencia, hay variedad de productos. La información es clave y determinante para distinguir aquellos que nos favorecen al metabolismo.

Un pobre metabolismo, es causado por una mala ingesta de alimentos. A pesar de que el humano, lleva toda una historia y relación con la comida, no la ha sabido aprovechar. De lo contrario, estaríamos con cuerpos esbeltos y rebosante de salud, un panorama que en la actualidad es totalmente falso. La insulina, es un mal que debemos atenuar y mucho de los productos que instintivamente nos deleitamos, son los que nos afectan.

¿Cómo identificamos los carbohidratos refinados?, solo es cuestión de hacer una lista rápida y ayuda mucho la continua lectura informativa. Algo distintivo es que una buena parte son alimentos procesados. Entre los más conocidos y usuales, tenemos: harinas y sus derivados, tubérculos, el arroz, jugos de frutas. El chocolate con menos de 70% de cacao, azúcares, todos los cereales de desayuno, los más usuales.

El cuerpo necesita el aporte de los carbohidratos para mantener la energía en el cuerpo. Estos deben ser capaces de ser asimilados de forma lenta para evitar que se pierdan los nutrientes. El exceso de insulina, que produce los carbohidratos refinados, afecta nuestro sistema cardiovascular. El control se puede realizar, incluyendo en la dieta diaria alimentos, pero en menor cuantía. No solo se trata de incluir harinas en el plato o dulces, puedes adicionar carnes magras y vegetales.

¿Cómo afecta la dieta en la salud?

Una dieta saludable y variada, bien implementada y cumplida al pie de la letra aportará todos los beneficios que te prometieron al momento en que te la recetaron. Si la dieta no cumple, quizás estés realizando algo indebido o no ha pasado el tiempo necesario para que el cuerpo se acostumbre a la nueva alimentación y poder notar los efectos.

En la actualidad las dietas saludables son buscadas por personas que no solo quieren notar un cambio drástico en su físico, sino también quieren mejorar su salud por medio de una buena alimentación que los ayude con problemas metabólicos, orgánicos u hormonales.

Una de las dietas más saludables conocidas resulta ser una dieta mediterránea. Esta trabaja de manera muy activa en el organismo para disminuir los riesgos sobre ciertas patologías, incluyendo el cáncer.

La dieta mediterránea consta de alimentos con altos índices de carbohidratos, al igual que ricos en vitaminas y minerales. Esta dieta disminuye el consumo alimenticio de proteínas, sin eliminarlas completamente de sus platillos.

Los platillos basados en esta dieta se elaboran haciendo uso de aceite de oliva, el cual ayuda a elevar los niveles del buen colesterol y evitan la oxidación del mal colesterol. Este último es una de las mayores causas de las formaciones de placas en zonas como las venas y las arterias.

Las semillas también son muy utilizadas en estos platos para ayudar con el colesterol total y los triglicéridos sanguíneos.

Respetar los horarios de la comida también se vuelve un requerimiento para una buena dieta ya que los desórdenes alimenticios suelen comenzar por esta causa.

Toda dieta saludable tiene el importante componente del agua. El agua se convertirá en tu mejor aliada antes, durante y después de cada comida puesto que su consumo otorga muchos beneficios para el cuerpo. Por ejemplo, se recomienda ingerir un promedio de 4 a 6 vasos de agua al día, equivalentes a 1 litro o litro y medio de agua por día. Trata de no tomar mas de 2 litros de agua al dia, ya que perderás minerales.

Más de la mitad de tu cuerpo está formado por agua, y si restringes su consumo, este podría dejar de funcionar de forma óptima ya que tu cuerpo utiliza el agua de distintas maneras para completar ciclos que no podría finalizar sin este líquido tan común, pero tan valioso.

No te olvides de la fibra, la cual es vital para reducir los niveles de colesterol y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

Cada alimento tiene su función dentro del cuerpo y no se debe eliminar por completo ninguno de ellos. Consulta con tu nutriólogo de confianza y da el primer paso en la mejoría alimenticia creando una dista saludable para ti.

Como controlar los antojos

Controlando los antojos cuando tienes una dieta balanceada Al menos una vez por semana, puedes darte el placer de comer con medida, alimentos calóricos, dulce de tu preferencia. La idea es que el cuerpo caiga en la tentación para llegar a saciarse. Si bloqueas el cuerpo de este tipo de alimentación, genera ansiedad; tarde que temprano, afectará tu elección nutricional. Es mejor dejar que el cuerpo quede satisfecho, siempre manteniendo la medida, para darle equilibrio emocional como físico.

Los chocolates, puedes ser consumidos, siempre que contengan más del 70% de cacao. Ya que con este porcentaje hay menos presencia de azúcar y la absorción es la adecuada para el cuerpo. Si el porcentaje es menor, estarías consumiendo azúcar, que es lo que consumes sin prestar atención.

Una dieta balanceada consiste en comer todo lo que nos apetezca, pero controlando aquellas que nos engordan o produzcan insulina y buscar aquellos cuyo aporte energético-nutricional nos adelgacen, por su absorción lenta.

La selección inteligente de alimentos es clave, porque aporta beneficios positivos sobre nuestro organismo. Podemos consumir alimentos grasosos, diferentes texturas, jugos proteicos, jugos verdes, realizar comidas variadas. Con el fin de mantener una dieta balanceada que no sea monótona.

Podemos incluir en nuestro menú, comidas internacionales; no limitarse estrictamente a lo culturalmente conocido. Puedes romper la barrera esquemática, aplicando nuevas técnicas culinarias. Esta aventura puedes involucrar a la familia y convertirlo en un estilo de vida.

Los antojos, son consecuencia de un mal balance en la presencia de minerales que no nos provee de la energía necesaria. Se combate también con dosis adecuada de magnesio, potasio y un estilo de vida que ofrezca variedad en la selección de productos para nuestra alacena.

Mantente informada

Uno de los pasos para mantener el balance en el cuerpo metabólicamente hablando es conocerlo. Las consultas médicas con un nutricionista son fundamentales para reconocer que hábitos hemos empleado bien y que hemos empleado mal. Si logramos discernir que alimentos nos favorecen en el metabolismo y nos mantiene en equilibrio, estaremos controlando como alimentarnos. mucha literatura relacionada.

Las plataformas virtuales, pueden acercarnos a mejorar el conocimiento que poseemos sobre alimentación y como cuidarnos. Sin duda la tecnología de la comunicación, es una buena herramienta que debemos usar. Si conocemos que es lo que estamos consumiendo y disminuimos los impulsos por ansiedad, tendremos dominio de nuestro entorno. Existen en este sentido, variedad de programas médicos, que hablan de este tema. Comprender como funciona nuestro metabolismo y la incidencia es nuestro cuerpo y estado de ánimo, nos hace consiente de cómo mejorar.

Minerales importantes para una dieta balanceada

En cada célula, se aloja la mitocondria es donde ocurre la generación de energía. Transforma los carbohidratos en glucosa, proteínas en aminoácidos; grasas en forma de lípidos; todo esto con ayuda de oxígeno. Según estudios, en la población existe deficiencia de dos minerales esenciales para la combustión, necesarias, en la célula que es la que no da energía.

La insuficiencia de ATP, está ligada a una baja presencia de magnesio y potasio. Estos minerales, son cruciales para poder realizar el proceso bioquímico y crear el ciclo Krebs. De fallar, el sistema del cuerpo también falla. Nos ayuda a comprender porque caemos en la tentación de alimentos potencialmente dañinos y con falta de energía. La información es poder; se debe tener cuidado en caer en tendencias y productos, por moda o percepción social.

Ayúdate con ejercicios

Los ejercicios pueden ayudarte cuando tienes una dieta balanceada Sin duda, la alimentación moldea significativamente el metabolismo, el proceso que asimila los nutrientes. Sin embargo, para mejorar el desempeño, se debe aplicar actividades físicas que estimulen al cuerpo a mejorar la absorción de los alimentos. El balance de la dieta, de lo que consumimos, debe ser complementario a rutinas de ejercicios. El ejercicio promueve la circulación de la sangre, mejora el bombeo para el corazón y acelerar el proceso de asimilación.

De llevarse a cabo, el cuerpo mejora notablemente su funcionamiento. Porque promueve el bienestar anímico y general. Así reduce la cantidad de grasa en el cuerpo y desarrolla carne magra o metabólicamente activa. Estas actividades, pueden ser realizadas desde la comodidad de tu hogar, o en las instalaciones de gimnasios o al aire libre. Las opciones tú las defines, la idea es mantener en movimiento el cuerpo para fomentar buenos hábitos físicos.

Se recomienda para todas aquellas personas que realizan alguna actividad física, incluir alimentos ricos en potasio o citrato de potasio. Al sudar, se disipan muchos minerales, uno de ellos el potasio. El potasio se encarga de combustionar la glucosa en la célula y poder suministrarle al torrente sanguíneo. Con un déficit de éste, el organismo al no poder asimilarla, comienza a sentir su falta.

Recuerda en tomar los ejercicios según tu nivel físico y no te extralimites, el ejercicio en exceso también causa daño y lesiones, concéntrate en ejercicios fáciles de practicar como rutinas de aeróbicos, pesas, caminatas y bicicletas, nadar o practicar algún deporte como el pingpong, tenis o golf. Con todos estos consejos aliados de una buena alimentación y rutina de ejercicios encontraras en tu vida buena salud, tanto física como mental.

Enlaces externos para ayudarte a crear una dieta saludable