Las redes sociales pueden ser una herramienta de aprendizajes, desde el punto de vista educativo, pues nos permiten, compartir documentos (actividades, temario, apuntes,…), comunicarnos de forma rápida, eficaz y simultánea (a través del chat, tutorías entre profesor alumno y alumnos-alumnos), compartir enlaces de páginas de interés, videos, fotos, archivos, documentos,… que pueden facilitar el aprendizaje de las asignaturas, pero no solamente de forma aisladas, sino de forma inclusiva, pudiéndonos dar la posibilidad de trabajar a través de proyectos, partiendo de los intereses del alumnado. Pero ello no es todo, pues se pueden crear grupos de contactos entre otros colegios, creando así una red de redes, con la que se puede trabajar de forma simultánea y hacer que el aprendizaje sea más enriquecedor.

Por otra parte, podemos aprender de las redes sociales, pues estas hacen que el alumnado pueda aprender de forma autónoma e independiente, por el simple hecho de formar parte de la red.

Ello se debe, al proceso comunicativo que se establece entre los diferentes miembros, así como la posibilidad de compartir información de diferentes formas.

Como se puede ver, se pueden obtener grandes beneficios de las redes sociales, pero para ello es necesario informar y concienciar a los nuevos usuarios de esta herramienta, de qué son las redes sociales y qué nos pueden ofrecer, así como alentar de las repercusiones que pueden tener un mal uso de las mismas, dado que estas están jugando un papel muy importante en nuestras vidas.

En las redes sociales nos podemos encontrar diferentes roles, como son los sujetos activos y los pasivos, pues hay personas que son más extrovertidas a las que no les cuesta nada comunicarse ya sea a través de la red o en persona, pero sin embargo, aquellas personas más pasivas, a las que les cuesta comunicarse, el uso de la red hace que se desinhiban y poder mantener así relaciones con otras personas que pueden compartir con ellas aficiones, gustos e intereses.

Es por ello, por lo que desde la educación deberíamos apostar por un aprendizaje en red, pero nunca sin perder de vista la relación docente-discente, así como no olvidar la necesidad de formar para un buen uso de la herramienta. A pesar de las posibilidades que nos ofrecen, entre las que está mejorar los procesos comunicativos, así como el aprendizaje, es necesario abordar desde la educación el uso seguro y responsable de las redes sociales. Esto es una tarea difícil, pues el alumnado se puede mostrar un poco reticente a tratar el tema.

La sociedad en ocasiones se muestra en contra de las nuevas tecnologías haciendo alusión solo a los inconvenientes que tienen, y ello se debe a la mala prensa que en ocasiones se hace, y se les olvida hablar de los beneficios que pueden aportar, pero como siempre, la polémica parece que vende más. Se suelen hacer campañas de desprestigio, sin darse cuenta, que si se enseña a trabajar con ellas y hacer un buen uso de las mismas, esto da lugar a un sin fin de beneficios y reduce los peligros. Es por ello, por lo que cada vez existen más trabajos y profesionales que intentan hacer ver como el uso de las tecnologías pueden ayudar en el día a día facilitando el trabajo, a la vez motivando al alumnado, los cuales aprenden a trabajar de forma colaborativa, así como a llevar lo aprendido a su vida diaria. Y es que no hay mejor aprendizaje que el de descubrir algo por uno mismo.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir