Como mantener la piel joven a los 40

Mantener una piel joven, hermosa, bella y libre de las marcas que deja el tiempo, es el sueño de toda mujer. Vamos a brindarte la informacion que necesitas para que aprendas como mantener la piel joven a los 40, mantenerte joven despues de los 40  y que puedas mantener una piel radiante y fortalecida para que pueda luchar contra los años.

La piel es el órgano más grande de todo tu cuerpo, esta sirve como una barrera protectora entre tus entrañas y el resto del mundo, también ayuda a regular la temperatura corporal y actúa como un filtro. La piel se encuentra en un estado de constante crecimiento, con células viejas muriendo a medida que se forman nuevas células, este órgano es afectado por cada aspecto de tu vida, desde lo que comes hasta dónde vives; es importante resaltar que una piel sana es capaz de luchar contra los signos del envejecimiento, se cura mucho más rápido y se mantiene resiliente ante cualquier enfermedad potencial que pueda surgir.

Fácilmente borrar la huella del tiempo que se marca con propiedad en el rostro, manos, cuello; no lo podemos lograr, pero lo que sí lograremos hacer y es posible, es procurar que nuestra piel se conserve un poco más sana de acuerdo a ciertos cuidados que le procuremos. Una piel sana es bella a cualquier edad.

Como mantener una piel joven y bellaPor eso, es esencial desde edad temprana un adecuado tratamiento que la nutra y fortalezca, envejecer es un proceso fisiológico inevitable, sin embargo, se puede hacer que ella prevalezca y reluzca. Ahora, siempre y cuando no permitamos que factores externos como el estrés, la contaminación, el consumo de cigarrillo, los inadecuados hábitos alimenticios, el alcohol, medicamentos o la exposición prolongada a factores severos del clima como el sol, el viento, la humedad la maltraten antes de tiempo.

La genética es otro factor decisivo para que algunas pieles cuando llegan a los 40, presente la falta de tonicidad o firmeza y las arrugas avancen en aparecer. Pero, definitivamente lo que va a influir al llegar a los 40 es cumplir con ciertos hábitos como, por ejemplo, no beber o fumar y una correcta alimentación. Es así que si todavía estás en los 20 o 30 años es bueno tomar nota de esta introducción. Y para los que hemos llegado a los 40 cuáles serán esos tratamientos para que la piel se conserve sana y vital, he aquí una serie de recomendaciones

Dependiendo de la salud de nuestra piel podremos tener una buena apariencia, un cuidado de la piel adecuado es vital si estás preocupado por tu apariencia física, la piel poco saludable tiende a ser pálida y aburrida, mientras que la piel sana parece hidratada y vibrante. Las arrugas se desarrollan con más facilidad y se hunden más profundamente si tu piel está deshidratada y además puede dar lugar a parches irregulares que tienen un color moteado, cuando la piel es insalubre pierde elasticidad, que puede hacerla aguada y parecer delgada.

Sin Embargo, el cuidado apropiado de la piel no es sólo acerca de lucir bien y radiante, es acerca de mantenerse saludable. Malos hábitos de cuidado de la piel pueden conducir a erupciones, llagas, acné y arrugas, una piel poco saludable es más susceptible a enfermedades e infecciones y como si fuera poco es más propensa a crear cicatriz después de una lesión, es necesario tomar en cuenta que el cuidado adecuado es particularmente importante para las personas que experimentan problemas de piel, como la psoriasis o aquellas que sufren de alergias en la piel.

Ya sabes lo importante que es la piel y el rol decisivo que juega en tu cuerpo, también conoces lo importante que es cuidarla y protegerla; en adición a esto, conocemos que se han creado mil y un técnicas para el cuidado de la piel, en la internet hay alrededor de un millon de páginas web, foros y chats acerca del todo lo necesario para mantener una piel saludable, entonces, ¿Qué hacer realmente?, ¿cómo puedo obtener un piel sana, hermosa y vibrante?, pues, la técnica más utilizada y más eficiente a lo largo de muchos años han sido las infusiones dermicas, pues estas extraen todos los beneficios de las plantas para luego ser utilizados en nuestra piel.

La piel despues de los 40 años

No es secreto que tener un cutis soñado, no se obtiene de la noche a la mañana como leche fresca. Los cambios que experimenta la cutis, son numerosos y están sujeto a nuestro estilo de vida. No hace mucho tiempo, visitar al dermatólogo era sinónimo de problemas en la piel. Hoy visitar a una clínica, dedicada al cutis, significa Spa, centros de tratamiento anti envejecimiento o rutina de belleza. Existen actualmente un abanico de posibilidades al alcance, nada desdeñables.

Equipados con toneladas de información es fácil perderse en el mar de posibilidades habidas y por haber. El reto de adquirir un cutis fino y fresco, es posible, el caso de pieles maduras no es la excepción. En este artículo daremos una vuelta por las múltiples situaciones que se nos presenta a esta edad. Ojo:  todo cuidado de piel representa seguir unas reglas básicas tan sencillas con resultados a flor de piel, literalmente.

Es a partir de los 35 años que los cambios en el cutis comienzan a ser evidentes y, esto incluye ciertos factores como el consumo de malos hábitos alimenticios, el tabaco, el sedentarismo, junto al estrés y lógicamente la herencia genética. Pero en definitiva es la exposición al sol y la radiación ultravioleta la que mayormente va a intervenir en ese proceso, haciendo que disminuya tanto la calidad como la cantidad de las fibras de colágeno y elastina y todos los sistemas de autohidratación y glicosaminoglicanos.

Sin embargo, a pesar de llevar una alimentación lo más natural y realizar actividad física vamos a perder colágeno todos los días e incluso de acuerdo a los estudios entre los 20 y los 30 años la disminución de su producción es evidente y de manera drástica tanto que cuando la persona llega a los sesenta años el colágeno habrá reducido en más del 35 por ciento. No olvidemos que es el colágeno la proteína más abundante del cuerpo y es la responsable del componente estructural de todo el tejido conectivo que proporciona fuerza a los cartílagos, huesos, cutis, pelo, tendones y uñas.

Sin embargo, los efectos profundos de dicho envejecimiento solo se evidencian hasta los 50 años cuando realmente disminuyen las fibras del colágeno, las fibras elásticas pierden precisamente esa elasticidad y aumenta el grosor. Es la sumatoria de todo esto que el tejido conectivo pierde su capacidad de absorber la humedad, volviéndose la piel seca y formando las arrugas.

Donde se va a notar estos signos de cambio de la lozanía del cutis pasados los 40 años es en tres estructuras básicas: la grasa, los músculos y la piel, se notará en la flacidez, descolgamiento, poros abiertos, arrugas, manchas y cambios en la textura y coloración de la piel.

Conoce tu piel

Veamos nuestro cutis como un lienzo, una obra de arte que requiere tiempo, dedicación y siempre color para darle vitalidad. Algo claro es que la edad influye mucho en el tipo de cuido del cutis. Por ello, nos adentramos al mundo beauty del skincare y los pasos para mejorar nuestra rutina o crear una. Recuerda la visita a un especialista ayuda, brinda toda la información médica necesaria y confiable para mejorar tus posibilidades.

La historia, tiene sus curiosidades en los anales de la belleza femenina. Como en tiempos de Cleopatra, dejó en claro con sus numerosos rituales; la importancia para mantener la juventud y frescura. En el mundo de la belleza, existen inconmensurables productos para el cuidado de la piel. Para proceder a realizar tu skincare es necesario explicarte que categoría de cutis eres y tus particularidades. A continuación, te enuncio las pieles a la que puedes gravitar y estar identificada.

Aclaro, todas las pieles son mixtas, algunas tienden más la untuosidad y/o la resequedad. El cutis, puede ser expuesta en cuatro categorías, universalmente conocidas, identificar tu piel es el primer paso para el cuidado. Pieles grasas u oleosas, pieles secas y la combinación de piel grasosa y seca; se denomina mixta. Hay una cuarta que podemos introducir, sería la piel normal. Te explico, sin nada para que te rasques la cabeza, el concepto de cada una de ellas y sus diferencias.

Las PIELES GRASAS, se caracterizan por la abundancia en sebo, sustancia que produce a través de los folículos capilares. Los anillos foliculares, son los poros que ves reflejado en una piel. Entre más sebosa se encuentre la piel, es probables que los poros se encuentren más dilatados. la tendencia es que sea resbalosa. Este tipo de piel se caracteriza por generar mucho brillo y atraída al acné. Este incremento de sebo, puede generarse por situaciones hormonales, médicos, anímicos o hereditarios.

Para las PIELES SECAS, el caso pinta muy diferente. Los lípidos se encargan de mantener una red que retiene la humedad; sin esa capa que la proteja queda expuesta. Esta desventaja, produce pieles que tienden a atirantarse y ser sensibles. Pueden ser generadas por medicaciones, uso de elementos que deshidratan la piel, agentes externos como la polución, clima, etc. Al perder esta barrera, la piel puede tender mucho a la descamación y a envejecer con mayor rapidez.

El caso de las PIELES MIXTAS, esta es la que por naturaleza tenemos. Puedes notarlo, ya que siempre habrá zonas con más glándulas sebáceas que en otros puntos de la cara. En la zona T, hay más sensación untuosa que en la zona de las mejillas y pómulos. Las mejillas tienden a ser secas a normales, contrario a la zona de frente y nariz. Con solo observar detenidamente el patrón de los anillos foliculares, al ser evidentes diferencias de tamaños.

Una PIEL NORMAL, es la más privilegiada en el mundo dermatológico, pero no es tan común. Presenta la cantidad necesaria para la producción de sebo, obteniendo un balance para todo el rostro. Se destacan por la percepción aterciopelada de la piel y sin generar brillos. Manteniendo la humedad sin deshidratarse. Este tipo de piel es producto de las bondades de la genética. El cuidado de este tipo de piel es necesario, ya que a medida que madura tiende a resecarse.

Problemas comunes con tu piel

El cutis, puede estar predispuesta a una de las condiciones que te mencioné anteriormente; y es normal que presenté problemas. Las problemáticas de la piel, están sujetas a cambios que se suscitan desde adolescentes hasta convertimos en adultos. Los cambios hormonales, la exposición a climas agresivos, o la inclusión de fármacos, modulan el estado de la dermis. Conocer el estado del cutis, te permite identificar qué productos mejoran tu condición y potencian la mejor versión de ti.

La sensibilidad, la permanencia de granos, la hiperpigmentación o la madurez del cutis son los estados más habituales. Para cada caso, tenemos una descripción de manera clara y es prudente mencionar. No es una novedad que tengamos imperfecciones y que nos lleve a cierto grado de inseguridad. Todos pasamos por esos momentos, pero nos llenamos de paciencia para comprender que un adecuado tratamiento potencia nuestro estado anímico.

Un cutis sensible, puede experimentar cambios ante diferentes productos de belleza. Es por ello, que debes tomarte el tiempo necesario para aplicarte cosméticos en zonas puntuales de tu rostro. De esta manera, podrás detectar la reacción que genera en tu cutis y evitarás situaciones incomodas para tu rostro. La importancia es detectar todo aquel producto dedicado o apto para pieles sensibles, ya que te permitirán cuidar apropiadamente las zonas problemáticas.

Para el caso de los cutis con tendencia a acné, se caracterizan por la obstrucción del poro folicular. Esta condición genera lesiones visibles; en el rostro se perciben como brotes de granos medianos, espinillas o manchas rojas. Esta condición, no solo está limitada a los cambios en la adolescencia, estos pueden inopinadamente aparecer en la adultez. Son muchos los factores que pueden influir en este padecimiento; historia familiar, estrés, factores ambientales, polución, menopausia, rayos uv, etc.

La hiperpigmentación, se relaciona a casos en donde hay manchas notorias en zonas del rostro, siendo mayormente oscuras. Estas manchas, se deben a la sobreproducción de melanina, pigmento que nos brinda nuestro color de piel. Cualquier cutis puede ser susceptible a este padecimiento, por lo que es más normal de lo que crees. Existen condiciones adicionales que generan estas manchas, por enfermedades, exposición al Sol, quemaduras o reacción a ciertos cosméticos.

Los cutis maduras, es una condición que está presente en cualquier tipo de cutis. Es un efecto al que no podemos huir ni detener; pero si controlar con procedimientos estéticos, dieta y ejercicio. En estos casos, la cirugía estética ha sido el método ampliamente usado para estos males. El espectro tecnológico de la belleza con la amplia gama de productos faciales innovadores y precios asequibles. Los productos faciales han permitido mejorar el mundillo de las imperfecciones cutáneas, sin ser tan agresivas en la piel.

La mejor versión de tu piel

Todas aspiramos a tener una piel joven o reducir los pasos del envejecimiento, y existen un abanico de opciones. No es fácil orbitar en opciones de skincare que existen. Hay tanto hoy en día como los hay en granos de arena en el mar. No te desesperes por comprar todo, no pienses que tener las últimas cremas o exfoliantes solucionaran todo a lo inmediato. El cuidado de la piel es una tarea que se convierte en un estilo de vida.

Debes crear, ante todo, el hábito de ver tu piel como tu amiga, una flor que debe ser atendida con mucho cariño. Partiendo de ahí, apropiarte de productos destinados a tu tipo de piel y tu condición. Jamás consideres que, por ser cutis seca, debes usar productos oleosos porque puedes tener tendencia acneica. Toma en cuenta tu condición y enfocarte en esas condiciones. Todas estas variables debes sopesar a la hora de adquirir un cosmético.

Primero que nada, una visita a un Dermatólogo, te permite dilucidar cualquier duda para tus rutinas y tratamientos. Vale siempre, apoyarse de libros que te introduzcan a este mundillo. Adentrémonos a las rutinas y tratamientos, que resaltarán la mejor versión de ti y tu cutis. Primero, una rutina es un hábito que adquieres con el paso del tiempo y tratamiento son los productos que aplicarás. Al unir esto, te permitirá estar un paso más cerca de tu objetivo: vitalidad.

Si se trata de incentivar y hacer crecer la semilla del cuidado facial, tenemos el infalible ejemplo de Corea. Este país, se ha decantado por llevar a otro nivel lo que de piel y sus cuidados se refieren. Es usual ver personas con mascarillas a plena luz del día, en medio de la jornada laboral o un descanso. El rostro sano y fresco, prima sobre un maquillaje, porque la belleza radica en un rostro descansado y luminoso.

El cuidado para lograr una piel joven

La recomendación es hacer una limpieza doble: en aceite y agua, tanto de mañana como al finalizar tu día. El objetivo en la mañana es remover cualquier rastro de producto sobrante retenido durante la noche anterior. La limpieza doble, trata de capturar con un producto oleoso todo rastro de maquillaje o suciedad. A continuación, se aplica un agua micelar para terminar de remover cualquier partícula aceitosa.

Una vez que conseguimos un cutis libre de impurezas, queda un poco expuesta y deshidratada. Tras el paso de la limpieza doble es oportuno hidratar la piel. Un tónico a base de caléndula, controla la caída abrupta de humedad y equilibra el ph del cutis. Estas aplicaciones puedes hacerla, colocando el producto en la palma de la mano y a toques aplicar sobre el rostro. Este paso calma el cutis y deja una sensación relajante sobre la piel.

Seguimos con el ritual y aquí aplicamos un serum; ojo este producto debe acoplarse a las necesidades específicas de tu piel. Y variedad en serum hay hasta la saciedad, este permite la absorción de rápida y reparación dela cutis. Su principal beneficio es que ayuda a combatir los signos de envejecimiento. El retinol, el ingrediente antienvejecimiento por excelencia, es otro que que ayuda a la producción de colágeno y regeneración de la piel.

Aplicamos una crema hidratante, para contorno de ojos y rostro. Trata de usar cremas diariamente o por lo menos unas cuatro veces a la semana. Notaras una mirada descansada y radiante. Si dentro de estos productos, el Ácido hiauluronico, forma parte de los ingredientes, mejor porque beneficia a reducir los síntomas de la edad.

 

Hidratación

Una parte importante del cuidado de la piel es el agua. Porque para que la piel luzca joven, sana, bella, fresca y tersa, es importante que esté bien hidratada y más cuando uno va teniendo una mayor edad, la hidratación se va convirtiendo en una prioridad.

El cuerpo humano está compuesto en un 70% de agua y conforme vamos creciendo, de forma inexplicable consumimos menos agua, lo que debería ser totalmente al contrario. Deberíamos aumentar el consumo del agua, conforme cumplimos años. El consumo de agua natural nos permite mantener la piel joven, sana y bella.

Los expertos recomiendas por lo menos 8 vasos de agua pura al día, en otros lugares escucharas 2 litros de agua al día. Esta cantidad son aparte del café o té que consumas al día.

Exfoliación Facial

Para tener una piel joven, es fundamental una exfoliación mensual, está se puede preparar de manera casera y realizarla con facilidad, se hace una mezcla de dos cucharadas de aceite de jojoba, con dos de aceite de trigo, 10 gotas de aceite esencial de rosa, dos de gel de aloe vera y la cantidad suficiente de harina de avena que dé la consistencia, ésta se aplica por toda la cara, el cuello y el escote y se retira con agua tibia de media hora a 45 minutos después.

Limpieza

En la mañana es muy importante lavar el rostro con agua fresca, lo suficiente que sientas que te has dado un baño y luego utilizar un jabón facial suave. Después aplicar una crema hidratante que no tenga ningún derivado petroquímico. Para terminar con una crema de protección solar. Y usar maquillaje natural no oclusivo.

Para evitar la disminución del colágeno que es la proteína más abundante en el cuerpo y que se encarga de unir y apoyar los tejidos del cuerpo y mantener la piel joven, sana y bella es básico el consumo de ciertos alimentos que permitan la restauración del colágeno, entre estos, alimentos ricos en proteínas y vitaminas C y K.

La limpieza del rostro es tan importante como su hidratación.  Permite regular la secreción de cebo, previene la obstrucción de los poros y por ende la aparición de puntos negros y acné. Además, elimina las células muertas y combate los radicales libres que son los causantes del envejecimiento precoz de la piel. También ayuda a que las cremas, infusiones y mascarillas naturales penetren bien en todas las capas de la piel, evita infecciones por bacterias y mejora el aspecto de la piel.

Lo ideal es realizar una limpieza profunda al mes, limpiezas superficiales 2 a 3 veces por semana, una exfoliación y desmaquillar y lavar el rostro todos los días previo a la hidratación.

Faciales en tu hogar

Faciales en tu hogarUn tratamiento facial es la forma más rápida de limpiar, revivir y refinar la piel descolorida, dejando la piel luminosa, suave y brillante. Un tratamiento facial también hace un trabajo minucioso al relajar los nervios alterados para que no solo luzcas más joven sino que también te sientas más fresco y relajado. Un tratamiento facial una vez cada quince días te asegurará una piel joven y fresca durante mucho tiempo.

La forma más efectiva de hacerse un tratamiento facial es ir a un salón de belleza y sentarse mientras los expertos hacen su trabajo. Si no tienes tiempo o no puedes permitirte el lujo de los tratamientos de salón regulares, puedes hacerte un tratamiento facial en casa. Elije un momento en el que puedas estar tranquila y sin ser molestada.

Prepara todo antes de empezar para que puedas relajarte y disfrutarlo. Sigue la rutina a continuación para un rápido tratamiento facial en el hogar:

  • Recoge tu cabello y mantenlo lejos de la cara y el cuello, usa una diadema para retirar el cabello de la frente.
  • Limpia tu rostro y cuello con leche limpiadora y sécate primero con un pañuelo facial y luego con una toalla húmeda.
  • Aplica la crema por toda la cara y mezcla bien, luego masajea la cara y el cuello hacia arriba.
  • Prepara una mascarilla adecuada a tu tipo de piel y sobre el rostro bien limpio, extiende una capa bastante espesa evitando la zona de la boca y un gran círculo alrededor de los ojos. Luego acuéstate boca arriba y manten la máscara puesta durante 15 a 20 minutos o hasta que se seque. No hable mientras la máscara esté en su cara.
  • Cuando esté seco, lavate la cara y el cuello con agua fría, manteniendo los ojos cerrados. Seca tu piel y aplica tónico cutáneo.
  • Si tienes una cita importante, usa tónico para la piel después del facial, luego aplica crema hidratante y maquilla.

Masajes para la piel

Masajes para la pielMasajear la cara es esencial para una piel de aspecto juvenil, especialmente para los mayores de 40 años. Una forma eficaz de contrarrestar las arrugas, el masaje es un proceso lento y sus resultados son evidentes sólo si se continúa durante un período de tiempo.

No es una poción mágica que pueda traer un cambio de la noche a la mañana y hay que tener paciencia con ella. Sin embargo, no hay duda de que el masaje reduce la carnosidad poco atractiva, tensa los tejidos y músculos faciales y aumenta la circulación sanguínea.

Una vez que tengas líneas de expresion o arrugas, solo podrá deshacerse de ellas mediante cirugía plástica. Los masajes y los ejercicios faciales pueden ayudar a prevenir la formación de nuevas líneas, pero no pueden eliminar las viejas que ya están en la cara.

Al tonificar los músculos y nutrirlos, puede prevenir la formación de nuevas líneas y arrugas. Recuerda, ya sea que tengas una piel grumosa, flácida, marchita o cetrina, tu rostro puede recuperar la apariencia de juventud bajo la acción de tus propios dedos. Las líneas y arrugas suelen aparecer en la frente, las sienes, los ojos, la nariz, las mejillas, el mentón y la boca.

El masaje es efectivo solo si la piel está completamente limpia. No olvides eliminar todos los restos de maquillaje, de lo contrario, los poros de la piel se bloquearán con partículas de suciedad. Todos los puntos negros deben ser eliminados.

Si la piel es grasa, elimine la oleosidad aplicando leche limpiadora. El jugo de limón fresco también es muy eficaz para eliminar el exceso de grasa. Si la piel está seca, utiliza una buena crema hidratante antes de masajearla. Si la piel es grasa, es recomendable utilizar alguna loción astringente. Aplica crema de vitamina E antes de un masaje, pero la cantidad de esta crema debe ser suficiente solo para dar suficiente grasa a la piel para que las manos y los dedos se muevan suavemente sobre la cara.

Después de haber limpiado la piel, presiona con los dedos ligeros pero firmes, ejerciendo un poco de presión mientras aplica una buena crema. Los dedos entrenados pueden sujetar la piel con firmeza y aplicar una presión uniforme. Con el paso del tiempo, los defectos visibles como las arrugas, la flacidez y las células muertas se reducen considerablemente y se recupera un aspecto fresco y joven.

El masaje debe comenzar desde el cuello hacia arriba y terminar en la frente o las sienes porque todas las venas y tejidos obtienen un mayor suministro de sangre mediante este proceso. La piel alrededor de los ojos es delicada. Por lo que es recomendable aplicar crema en esta parte sin presionarla. La crema tarda de 15 a 20 minutos en ser absorbida por la piel, por lo que el masaje debe continuar ese tiempo.

Limpia el exceso de crema con un hisopo de algodón empapado en agua (preferiblemente agua de rosas). El mejor momento para masajear el rostro es antes de acostarse.

Nuestro Estilo de Vida y el Cutis

Si bien los productos de belleza permiten mejorar la calidad de la piel. Es necesario incorporar una serie de actividades a nuestro día a día, que favorezcan la producción de colágeno. La dieta, el deporte, el descanso, una vida relajada, aportan una inyección de juventud aumenta la producción de elastina. Más agua y menos bebidas azucaradas o alcohol; frutas y verduras, vitaminas potencian al organismo, cambios evidentes.

Estamos en un tiempo en el que tener 40 no es sinónimo de vejez.  El aumento de centros especializados en belleza, los tratamientos y productos proliferan. Ahora, hay múltiples opciones, desde tratamientos con efectos rejuvenecedores hasta productos naturales que mejoran el aspecto de la piel. En todo cuidado en la piel, sobre todo de 40 años a más, es la de crear hábitos de vida saludables, usar protector solar con SPF mayor a 50, bloqueando la incidencia de los rayos solares.

Considera que los mejores tips para el cuidado de la piel, consiste en darle importancia a lo que nos dice la piel. Las manchas, líneas de expresión, sensibilidad o resequedad, son síntomas de aportes ínfimos de vitaminas y tratamientos. La belleza de la persona, no se limita a un aspecto estético de maquillaje, es también presumir de una tez radiante y luminosa. Así como Corea define la belleza con mimos para la piel, así debemos adoptarla. No por moda, sino por crear hábitos saludables nos permitan longevidad para nuestro cuerpo y órgano.

Entre los cuidados que de una u otra manera pueden ayudar a contrarrestar un poco esta condición es adquiriendo hábitos saludables, hidratar tomando abundante agua, abundante fruta y verdura en la dieta, poca sal y azúcar y un buen sueño de calidad, ya que el sueño es el mayor reparador.

Hábitos recomendables para el cuidado de la piel después de los 40 años.

Dentro de los hábitos saludables que podemos adoptar para mantener la belleza se encuentran los siguientes:

  • Visitar a dermatólogos constantemente, ante problemas cutáneos o dudas respecto a que productos podemos usar para el cuidado de nuestra piel, que no produzcan efectos adversos a otras partes de nuestro cuerpo.
  • Conocer nuestra piel, aprender a diferenciar los diversos tipos e informarnos respecto al nuestro para comprender sus cuidados y saber qué tipo de productos utilizar.
  • Examinar nuestra piel visualmente para registrar alguna anomalía o efecto. Muchas veces lo que sucede en nuestra piel es síntoma de algún otro padecimiento por lo tanto es importante no solo para mantener nuestra belleza, por otro lado, entendemos que las arrugas sean desagradables para ti que te estas adaptando, sin embargo, es normal, lo que puedes hacer es posponer un poco su aparición con cuidados.
  • Utilizar productos cuya calidad es garantizada para que sean de gran ayuda y no perjudiquen nuestra piel, a largo o corto plazo de su uso.
  • Realizarse limpiezas fáciles, de día y de noche, son primordiales para nuestra higiene, disminuir los efectos del estrés, mejorar su aspecto físico y descartar impurezas.
  • Realizar exfoliaciones corporales y faciales, de manera constantes, contribuirán a que visualmente luzcan radiantes, renovando las células muertas. Para estos métodos se puede optar por productos caseros, sin embargo, desde informarte y saber elegir cual es el idóneo para tu tipo de piel.
  • Utilizar protectores solares, para disminuir los efectos de los rayos solares en nuestra piel, cabe destacar que estos deben utilizarse sin importar la variación del clima, pues contribuirán a reducir los efectos del ambiente, la aparición de manchas y arrugas.
  • Realizar constantemente masajes fáciles: Son de gran ayuda para mejor el aspecto de la piel y la aparición de arrugas.
  • Realizar ejercicios faciales, que contribuirán con mejorar la circulación sanguínea, disminuyendo la aparición de líneas de expresión y arrugas.
  • Consumir abundante agua, es primordial para hidratar nuestra piel.
  • Adaptar una dieta alimenticia balanceada, donde evitemos consumir alimentos que sean perjudícales para nuestra piel, optando por consumir frutas, verduras que aporten las vitaminas que nuestro cuerpo requiere.

Enlaces Externos Recomendados

Grupo Editorial 40
Grupo Editorial 40

Somos un grupo de adultos mayores de 40 años que queremos compartir nuestras experiencias y ayudarnos entre todos a vivir esta espectacular etapa de la vida.

Artículos Relacionados

Nuestras cuentas

237,951FansMe gusta
10SeguidoresSeguir

Artículos mas recientes