Home > Salud > Antojos de comida: Aprende como manejarlos

Antojos de comida: Aprende como manejarlos

Los antojos de comida pueden ser un problema difícil de manejar, pero hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar. En primer lugar, entiende qué está causando el antojo de comida. A menudo, sentimos un antojo de comida porque nuestro cuerpo nos está diciendo que necesita nutrientes o energía. Si sabes cuál es la causa del antojo, puedes tratar de resolver el problema antes de que sea demasiado fuerte. Además, asegúrate de que comes comidas y tentempiés equilibrados a lo largo del día, para que tu cuerpo no dependa de un tipo específico de alimento para satisfacer su hambre.

Comprende por qué se te antoja la comida

Antojos de comida: Aprende como manejarlosCuando tratas de seguir una dieta sana, puede ser frustrante que se te antojen constantemente alimentos poco saludables. Es importante entender por qué se te antoja la comida para poder resolver el problema. He aquí algunas razones comunes por las que la gente puede tener antojos de alimentos poco saludables:


  • No estás recibiendo suficientes nutrientes. Si tu cuerpo no está recibiendo los nutrientes que necesita, puede empezar a desear alimentos poco saludables como forma de intentar conseguirlos. Asegúrate de que llevas una dieta equilibrada con mucha fruta y verdura.
  • Estás estresado. Cuando estás estresado, tu cuerpo libera cortisol, que puede hacerte desear alimentos azucarados o grasos. Intenta encontrar formas de relajarte y desestresarte, como el yoga o la meditación.
  • Estás aburrido. Cuando tu mente está aburrida, puedes empezar a desear alimentos poco saludables como forma de mantenerla ocupada. Intenta encontrar formas de ser más activo, como dar un paseo, hacer jardinería o jugar con tus hijos.
  • Tienes antojos de comodidad y conexión. A veces, cuando se te antoja algo, es porque necesitas sentirte mejor o conectarte. Cuando esto ocurra, intenta conectar con un amigo, una mascota o ir a ver una película.
  • Tienes una adicción que interfiere con tus hábitos alimentarios saludables.

Busca una alternativa más sana a los alimentos que te apetecen

Cuando intentas comer de forma saludable, puede ser difícil lidiar con los antojos de comida. Puede que sientas que te pierdes algo si no puedes comer la pizza o el helado de siempre, pero hay muchas alternativas más sanas que pueden ayudarte a mantenerte en el camino. Si tienes antojo de pizza, prueba a hacer una versión saludable con masa integral y muchas verduras. Si el helado es tu debilidad, prueba con un plátano congelado en su lugar o con un yogur bajo en grasas con fruta. Con un poco de creatividad, puedes encontrar alternativas saludables para todas tus comidas favoritas.

Duerme lo suficiente para acabar con los antojos de comida

Duerme lo suficiente para acabar con los antojos de comidaLa mayoría de la gente sabe que dormir lo suficiente es importante, pero muchos no se dan cuenta de lo importante que es. No dormir lo suficiente puede provocar todo tipo de problemas, incluidos los antojos de comida.

Los estudios han demostrado que cuando la gente no duerme lo suficiente, es más probable que tenga antojos de alimentos poco saludables. Esto se debe a que cuando la gente está cansada, su cerebro no funciona tan bien como debería. Esto puede llevar a una mala toma de decisiones, incluyendo la de elegir mal lo que se va a comer.

Las personas que han descansado bien son menos propensas a desear alimentos poco saludables que las que están cansadas. Esto se debe a que cuando la gente duerme lo suficiente, su cerebro funciona mejor y es capaz de tomar buenas decisiones sobre qué comer.

Así que si quieres evitar los antojos de comida, asegúrate de dormir lo suficiente cada noche.

Come regular y saludablemente para evitar los antojos de comida

Los antojos de comida son uno de los retos más comunes cuando se trata de comer de forma saludable. La gente suele tener antojos de alimentos poco saludables, como los dulces y la comida rápida, en lugar de frutas y verduras. Aunque es imposible no experimentar nunca un antojo de comida, puedes evitarlos comiendo de forma regular y saludable.

Comer de forma equilibrada cada pocas horas te ayudará a mantener el azúcar en sangre estable y a minimizar los antojos. Además, asegúrate de que ingieres suficientes proteínas, fibra y grasas saludables en tu dieta; estos nutrientes te ayudan a mantenerte lleno y satisfecho entre las comidas. Si experimentas un antojo de comida, intenta satisfacerlo con un tentempié o una comida sana en lugar de una opción poco saludable.

Bebe mucha agua para evitar los antojos de comida

Bebe mucha agua para evitar los antojos de comidaEl agua es esencial para la vida. Ayuda a regular nuestra temperatura, amortigua nuestros órganos y transporta los nutrientes por todo el cuerpo. La mayoría de nosotros sabemos que necesitamos beber agua para mantenernos sanos, pero muchos no nos damos cuenta de la importancia de beber suficiente agua para evitar los antojos de comida.

Un estudio publicado en el Journal of Human Nutrition and Dietetics descubrió que quienes bebían más agua tenían menos antojos de comida. Los participantes en el estudio que bebían más agua también comían menos calorías y perdían peso. El agua puede ayudar a suprimir el hambre y los antojos al ayudar a llenarte.

La deshidratación puede confundirse a menudo con el hambre, por lo que es importante beber mucha agua a lo largo del día para evitar confundir la sed con el hambre. El agua no sólo nos ayuda a mantenernos hidratados, sino que también puede ayudar a impulsar nuestro metabolismo y ayudar a perder peso.

Otros consejos para evitar los antojos

  • Si la comida no está disponible, ¡no puedes comerla! ¡Vacía el tarro de las galletas y mantenlo así! Ten a mano opciones de alimentos saludables.
  • Reconoce los sentimientos y emociones que conducen a un antojo de comida. ¿Tienes antojos de comida cuando estás aburrido, solo o estresado? Si puedes identificar un factor desencadenante, puedes afrontar la emoción que te hace desear un determinado alimento.
  • No te castigues. Siempre hay un mañana. Llama a un amigo, aprovecha tu red de apoyo y comparte tus sentimientos con alguien.
  • Duerme lo suficiente. Cuando estás cansado, es más probable que se te antojen cosas.
  • No te rindas nunca. Cuando tengas un «desliz», haz lo que sea necesario para recuperar el control. Intenta practicar la moderación la mayor parte del tiempo,
    Piensa en la moderación y no en la abstinencia en todo momento.
  • Comprende que el autocontrol y la disciplina por sí solos no son suficientes. Si dependes totalmente de ti mismo para controlarte, fracasarás. Es necesario establecer relaciones de cuidado y apoyo. Si actualmente no tienes una red de apoyo, empieza a crear una HOY.
  • Haz ejercicio. Aumenta las endorfinas que te hacen sentir bien y reducen tus antojos. Intenta hacer al menos 30 minutos de actividad física cada día.
  • Usa la moderación. En lugar de atiborrarte de todo tipo de alimentos con la esperanza de que tu antojo desaparezca, come de 100 a 200 calorías de tu comida «anhelada».
  • Sustitúyelo con alimentos bajos en grasa y carbohidratos complejos. Si tienes hambre de chocolate, come yogur de chocolate sin grasa. Prueba las barritas de higo o las pasas para un antojo dulce.
  • Nunca te saltes una comida. Come cada tres o cinco horas. Intenta hacer seis comidas más pequeñas o comidas regulares con tentempiés nutritivos.
  • Comprende que los antojos de hambre suelen estar relacionados con el estrés; un paseo por el parque, conexiones espirituales, una chimenea acogedora, baños… todo ello estimula las regiones del cerebro que estimulan el placer. Las técnicas de relajación y el yoga también pueden funcionar. En resumen, sustituye los alimentos reconfortantes por experiencias placenteras.
  • Ten cuidado con ciertos medicamentos. Pueden estimular el apetito. Los fármacos utilizados para el tratamiento de la depresión y el trastorno bipolar pueden ser estimulantes del apetito. Otros medicamentos, tanto de prescripción como de venta libre, también pueden influir en el apetito. Si estás tomando un medicamento y te preocupan los antojos de comida, coméntalo con tu médico o farmacéutico. Tal vez puedas encontrar una alternativa que no haga que tus ansias se descontrolen.
  • Distráete. Ocúpate. Haz cualquier cosa que no sea ceder a tu deseo de comer.
  • Mira dentro de tu frigorífico y de los armarios de la cocina y haz algo de «limpieza en casa». Deshazte de las cosas poco saludables y empieza a comprar de forma más inteligente. Una planificación cuidadosa contribuirá en gran medida a mejorar tus posibilidades de éxito.