Aprender a  tocar un instrumento desde edad temprana permite que el cerebro desarrolle su potencial, se explore los diferentes niveles de la creatividad y maneje con propiedad otro lenguaje; por eso, es bastante recomendable que desde pequeños los padres estimulen a sus hijos a tocar un instrumento.

Ahora bien, si el deseo por aprender a tocar llámese guitarra, violín, piano es en edad adulta y se cuenta con 40 años de edad, es posible realizarlo? la respuesta es, Sí. Y es que los estudios avalan esto, está comprobado que así se cuente con 100 años sí se puede aprender de informática o un idioma o hasta tocar un instrumento.

Y no es que hoy se tenga la idea que entre más años se pierden más neuronas, que ellas mueren y no se regeneran.  Eso está descartado, porque sí se pueden crear nuevas células neuronales y además de eso, estar en un ejercicio continúo mental hace que se produzcan nuevas conexiones, nuevas sinapsis entre neuronas. Todo apunta entonces,  a que las personas que interpretan el violín suelen no padecer de Alzheimer. Aún no se ha verificado pero lo cierto es que practicar un instrumento hace que seamos más lúcidos, más creativos, siendo así, si en mente deseas aprender a tocar un instrumento, y tienes 40 años todavía tienes tiempo para hacerlo.

Acá cabe perfectamente lo que hemos escuchado desde los abuelos: “Nuestro cerebro está preparado para aprender durante toda la vida, pero debemos ejercitarlo”. Y es esencial tener claro que ser adulto de 40 no es impedimento infranqueable para aprender a tocar ese instrumento con el cual hemos soñado, qué existen  algunas dificultades? sí, como por ejemplo, el cuerpo no se adapta fácilmente a posturas o movimientos que no nos son naturales, la capacidad de memoria es menor, en un niño sabemos que la información se queda en el cerebro de forma fácil y sin esfuerzo. Otra de las dificultades es el tiempo ya que no se dispone de mucho, éste podría ser el mayor argumento para claudicar pero con una disciplina diaria de pocos minutos, se puede obtener lograr tocar el instrumento elegido, creo que merece la pena.

Además, las neuronas nunca van a dejar de crecer sin importar la edad en qué nos encontremos, así que por ese lado no hay obstáculo en querer aprender  y es posible, así cambiar las distintas formas de ver la vida, porque una de las grandes ventajas que se tiene frente a los niños o adolescentes es que es una decisión propia, que nace de la necesidad de querer aprender y expresarnos a través de la música, un adulto reconoce las dificultades, debilidades pero se es consciente de que alcanzar el objetivo es algo verdaderamente valioso.

Todo ese conocimiento de reconocer sus puntos débiles que también pueden ser, como el cansancio, la pereza o la impotencia de no ver los resultados rápidos pueden minimizarlo por ser una persona adulta (40 años o más) y sabes cómo sortear estos peligros con base a su experiencia de vida.

Para concluir no dejes de realizar este verdadero gusto de interpretar un instrumento, tómalo como un ejercicio de conocimiento hacia una nueva aventura, no existen las excusas, solo la autodisciplina, la voluntad y el autoaprendizaje, sólo hazlo y verás cómo consigues escuchar tu música preferida en tus propias manos.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir