Al llegar a los 40 años, es el momento de replantearse un plan de carrera adecuado con el periodo de vida y la experiencia adquirida en la vida.

  • La crisis y el placer de aprender, es algo que ha crecido en un 75% en el número de universitarios mayores.
  • El 42% de los estudiantes mayores de 45 años, ve posible el lograr un empleo.

Alrededor de los 40 años, una persona está lo suficientemente madura, además de la experiencia en la vida, para decidir muy claramente cuáles son los objetivos para la segunda mitad de la vida, y como desarrollarla con la opción académica que decida emprender.

El primer paso, es una etapa investigativa, ya que habrá que observar lo que ofrece el mercado y hacer un análisis  muy  claro si ha encontrado exactamente  la actividad a la cual desea vincularse; claro está, que dicho proceso  no implica que sea una decisión definitiva. Entonces, lo que se debe hacer en primera instancia, es buscar la mayor cantidad de información  posible, sobre la materia  que se va a estudiar. Dicha información debe incluir la oferta educativa universitaria y terciaria, carreras nuevas y conocidas, temáticas, título que se otorga, la duración y el campo con que cuenta la actividad elegida en el mercado laboral.

Tener presente el profesionalismo de las instituciones estatales y privadas que dictan la carrera elegida, la oferta laboral existente, y lo más importante: la eventual demanda en el país y en el exterior

Otro punto importante: Los costos de matrícula, las cuotas y los gastos en los libros y apuntes que insumirá la carrera; Este tema, después de los 40 años, se puede manejar con una mayor soltura, ya que probablemente se cuente con los recursos económicos  para una inversión en el estudio de una nueva profesión.

CARRERAS CORTAS: LA NUEVA ALTERNATIVA

Es imprescindible un análisis si la carrera seleccionada, si congenia con los intereses personales, los gustos y habilidades, y si está realmente dispuesto a invertir tiempo y esfuerzo.

En un mundo cada vez más rápido, existen lo que se conoce como “Carreras Cortas”: Nuevas carreras que proponen excelentes planes de estudio y un desarrollo no muy largo para graduarse. Por ejemplo:

  • Acompañante terapéutico.
  • Agente de viajes y turismo.
  • Asesor de imagen corporativa.
  • Chef internacional
  • Crítico de cine.
  • Cosmetología.
  • Diseñador de parques y jardines.
  • Grafólogo.
  • Técnico en hemoterapia.
  • Instrumentista
  • Psicomotricista
  • Organizador de eventos.
  • Psicólogo social.
  • Visitador médico.
  • Profesor de yoga

Entre muchas otras que existen dentro del abanico de profesionales tan atractiva como diversas

UNA NUEVA VOCACION… ¿POR QUE NO?

Es muy común el creer que la vocación es algo innato. Esto no es del todo cierto, no se nace para ser médico, abogado, contador, cura. Se nace con algunas potencialidades y cualidades que pueden ser desarrolladas o no; pero en definitiva, la vocación se construye  a lo largo de la vida, por medio de las historias personales, los intereses, las aptitudes, los valores y las expectativas. De ese detalle, para definir la vocación, es importante el interrogarse y conocerse. Este proceso puede ser relativamente fácil, ya que, al transcurrir el primer ciclo de experiencia laboral, y comenzando el segundo,  se puede definir con una mayor determinación.

La vocación en esta etapa, puede resultar reveladora, despertar estímulos y preferencias que hasta este momento no había explorado.

Puede ser que con la carrera inicial, busque profundizar la profesión, por medio de un estudio superior o maestría. O descubra una nueva inclinación hacia otro tipo de materias y decidir una carrera totalmente diferente.En cualquier situación, lo más importante es la actitud y deseo de comenzar un nuevo ciclo de estudio o de perfeccionamiento después de los 40 años, teniendo la convicción de contar con la energía  y experiencia necesaria para la consecución  de nuevos objetivos y horizontes laborales

Comenzar o terminar estudios no es cosa exclusiva de los jóvenes. Muchos hombres y mujeres retoman los estudios luego de casarse y tener hijos. Si tienes dudas, te ofrecemos algunos consejos:

  • ORGANIZAR LOS HORARIOS: Hay miles de cosas por hacer, atender hijos, trabajar, cuidar la casa y ahora, estudiar. Si tu intención es una carrera universitaria, verificar horarios para cursar cada materia. Si la modalidad es virtual, tendrás mucha más autonomía para estudiar en las horas libres.
  • RETOMAR LOS HABITOS DE ESTUDIO: Con el paso del tiempo, la mente está enfocada en las tareas rutinarias, que nada tiene que ver con el estudio, y seguramente esos hábitos estarán relegados en lo más profundo de tu mente. Es necesario refrescarse, y los más difíciles de retomar, pueden ser memorizar y aprender textos. Se puede elegir técnicas de estudio: preparar resúmenes, gráficos conceptuales, infografías. Cualquier método es válido. Se puede comenzar con 20-30 minutos de estudio y lectura al día.
  • NO SENTIR TEMOR: El proceso de aprendizaje no conoce edad; cualquier persona puede hacerlo, solo depende de la voluntad y la constancia, es por eso que no se debe sentir temor por el hecho de comenzar una carrera. Una causa del porque las personas no vuelven a estudiar, es el factor económico, debido a los altos costos de libros y materiales, recuerda que se trata de una inversión a futuro.

No tengas miedo…. Nunca es tarde para comenzar a estudiar de nuevo

 

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir