Hay un viejo refrán que dice: “Todo el mundo quiere ir al cielo, pero ninguno se quiere morir”. Y mirando en retrospectiva, en lo que a la salud  se refiere, tiene mucho de verdad, ya que en la época de la niñez y la juventud, nos creemos inmortales, y que nunca nos enfermamos. Cuando se llega a la madurez, todas esas actividades de abuso, nos pasan la cuenta de cobro, cuando es tan fácil (no es sencillo) cuidar la salud, no solo para el presente joven, sino para el futuro adulto.

Una buena alimentación, la práctica diaria y adecuada de rutinas de ejercicios, y alejando sustancias de nuestro cuerpo, como el tabaco y el alcohol, son factores relevantes para que los hombres puedan llevar una vida plena y saludable. Sin embargo, tampoco podemos desconocer otros aspectos, como el paso del tiempo y la herencia genética, donde se pueden generar algunas enfermedades que solo pueden ser identificadas y prevenidas a través de chequeos médicos.

En promedio, una de cada siete muertes, son atribuibles, directamente, a la hipertensión arterial, según el Ministerio de Salud. La frase “Más vale prevenir que curar”, es mucho más que un cliché. Esta enfermedad, al igual que muchas otras, se generan de manera imprevisible, y la manera de poder diagnosticarla es con las medidas de presión arterial regulares. Si bien los cuidados del hombre deben ser desde la niñez, el paso del tiempo y las predisposiciones genéticas a contraer enfermedades familiares, hacen que sea obligatorio el realizarse constantemente chequeos médicos, sobre todo después de cumplir los 40 años.

“Todo dependerá del estilo de vida y el estado físico de cada persona, pero en forma general, los hombres se deben realizar una valoración de su salud al momento que cumple los 40 años. En caso que no muestre ninguna complicación, volver a repetirlo a partir de los 45 de manera anual” Explica una especialista.

Una de las muchas prevenciones que se recomiendan, es la realización periódica de un electrocardiograma, ya que sirve para detectar enfermedades cardiacas, además que tiene la ventaja de que es un procedimiento que te entrega resultados de manera inmediata y no es invasiva.

Pero hablando de riesgos puntuales, las enfermedades más comunes son los infartos al miocardio, diabetes e hipertensión arterial. Además de un electrocardiograma, los hombres deben hacerse el test de esfuerzo, y otros exámenes que ayuden a identificar como está el colesterol, azúcar o cualquier tipo de insuficiencia presente en el organismo, como la resistencia a la insulina o posibles problemas renales.

FACTORES DE RIESGO

No todas las herencias son buenas. Las herencias genéticas aumentan las probabilidades de que los pacientes se vean afectados  con más frecuencia, volviéndose en pacientes de alto riesgo para los doctores. En dicho caso, es recomendable hacerse exámenes preventivos, independientemente de la edad.

Claro está que existen otros factores de riesgo que aumentan la presencia de enfermedades; si la persona sufre de sobrepeso, es fumador, no practica deporte y consume alcohol todos los días. En estos casos, además de los exámenes antes mencionados, se hace necesario descartar deficiencias respiratorias, intestinales, problemas de vesícula, riñón e hígado.

La práctica de alguna actividad deportivo siempre es recomendable, pero la práctica deportiva de manera esporádica, puede ser igual de contraproducente que no hacerlo; los deportistas de fin de semana son los más propensos a infartos cardiacos, ya que sufren de una exigencia sin la adecuada preparación. Si van hacer ejercicios una vez a la semana, es mejor no hacerlo. La cantidad mínima requerida son 3 días a la semana.

Respecto al tema del consumo de alcohol, si bien existen estudios benéficos sobre una copa de vino al día, a largo plazo es mejor evitar su consumo, ya que en Chile, existe un gran porcentaje de problemas hepáticos, cirrosis y diabetes.

Si se habla de condiciones ideales, para visitar al urólogo, el control preventivo debería comenzar desde la misma infancia, y realizar controles periódicos a lo largo de la vida. No obstante, existen momentos “críticos” en donde visitar al profesional es importante. Hombres que a cualquier edad:

  • Noten presencia de sangre en la orina, infecciones urinarias con fiebre, expulsión de cálculos (piedras) en la orina, dificultad o imposibilidad al orinar, escape involuntario de orina.
  • Con síntomas o molestias en los genitales, dificultad para mover el prepucio, secreciones anormales, ulceras o heridas, dolor testicular y/o aumento de tamaño.
  • Si sospecha problemas de fertilidad.

LOS EXÁMENES PREVENTIVOS SEGÚN LA EDAD

Entre los 30 y 40 años

Para realizarse anual si no presenta problemas: presión arterial, VIH y gonorrea (si no se tiene pareja estable), perfil lipídico, glicemia y resistencia a la insulina, radiografía del tórax si es fumador

A partir de los 40

Una sola vez sino presenta problemas: electrocardiograma, perfil lipídico, glicemia, uricemia, hemograma, orina completo, radiografía de tórax y espirometría (si ha sido fumador)

A partir de los 45

Realizar una vez al año: electrocardiograma, perfil lipídico, glicemia, uricemia, hemograma, orina completo, radiografía de tórax y espirometría (si ha sido fumador) y medición de antígeno prostático.

A partir de los 50

Ecografía abdominal, colonoscopia (alteraciones del tránsito intestinal), endoscopia digestiva (dolor abdominal), angio-resonancia magnética, ecocardiograma (cada 3 o 4 años, si no presenta complicaciones) y Holter de presión arterial (cada 5 años, si no presenta complicaciones)

 

Cuidarse la salud es muy económico, no hacerlo, nos sale muy caro.

 

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir