Home > Relaciones > Crisis de los cuarenta en las mujeres

Crisis de los cuarenta en las mujeres

Muchas veces se habla de la crisis de los cuarenta en terminos generales, pero responsablemente hay que entender que la crisis de los cuarenta en las mujeres merece atencion específica.

La vida después de los 40 puede llegar a ser un poco más complicada de lo que te cuentan en las películas, ya que allí no suelen mencionar todo el proceso de cambio físico y mental que causa la crisis de la mediana edad cuando se llega al cuarto escalón de la vida.


Esta crisis se representa de diversas maneras a lo largo del tiempo cuando se pasa cierta edad, porque no debe ser obligatoriamente a los 40 ya que el reloj genético no funciona de forma tan exacta.

Sin embargo, es muy común que luego de esta edad el cuerpo comience a generar ciertos cambios en aspectos que normalmente suelen ser tratados de una forma diferente por la persona en cuestión.

Crisis de los cuarenta en las mujeresA medida que las mujeres van creciendo se van sintiendo más maduras y dueñas de su propia vida porque las experiencias las van dotando cada vez más de un sinfín de aptitudes que le otorgan la oportunidad de enfrentar la vida en situaciones en las que normalmente no se sentiría cómoda.

En las mujeres es muy común ver que la auto aceptación comienza a ser un problema porque el cuerpo va generando poco a poco cambios físicos de los cuales no todas se sienten tan orgullosas como podrían estarlo.

Y no solo por la edad sino también que, en el caso de las madres, el cuerpo sufre las consecuencias por haber estado embarazada y se deforman ciertas partes para poder adaptarse al estado en donde luego intentan volver a su forma original, pero en la mayoría de los casos esta forma no vuelve a ser exactamente la misma.

La crisis de los cuarenta en las mujeres afecta mucho la autoestima en la mujer disminuya y se sienta menos que otros, lo que disminuye también la motivación por realizar actividades sanas para el propio beneficio, algo que resulta totalmente contraproducente ya que en esos momentos son los que mayor motivación por el cambio se deben tener, pero esta motivación debe conseguirse de forma externa cuando la autoestima no es una gran amiga.

La opinión de los demás juega un papel fundamental cuando se desconfía aún más de tu propio cuerpo. Saber que otros podrían hablar de tu físico o darte opiniones que nunca les pediste suele ser un motivo de retracción personal.

Nadie desea ser criticado, y mucho menos por el físico, pero la sociedad está acostumbrada a que el cuerpo de modelo de ensueño es lo único aceptado públicamente, sin darse cuenta que todo cuerpo es perfecto y bello en su propia forma.

La crisis de los cuarenta en las mujeres

A  diferencia de los hombres, no les da por cambiar de pareja o buscarse uno más joven (tendencia existente en algunas cuarentonas y cincuentonas) o se compran vehículos, ropa o cosas parecidas. Su situación es más hacia la angustia y se comienza a pensar en las cosas que no se lograron llevar a cabo en lo que van de vida, se asustan por lo que pueda suceder a la familia.

La entrenadora Cathy Meyer, en un artículo escrito para el Huftington Post, dice que “Es cierto que hombres y mujeresviven la crisis de edad de diversas maneras, también es verdad que se pasan por las mismas etapas al experimentarlas”.

La crisis de los cuarenta en las mujeresLa etapa que más se siente es la negación. He oído a mujeres expresar: “Todavía uso los chalecos de la época de la universidad”, como si eso  fuera garantía de la eterna juventud. Basta que en UN SOLO DIA, tengan que correr antes de cerrar el banco o alcanzar el bus, para llegar a la tercera etapa de la crisis de la edad: la depresión.

Antes podía correr el maratón de 10 K, y terminaba igual de bien”; tal vez algo exagerado, pero con una gran realidad, y es que se dan cuenta que el cuerpo no es lo que era. Como dijo Neruda: “Nosotros los de entonces ya no somos los mismos”, llevando al enojo, cuarto nivel.

Justamente, el sentimiento negativo hace que se movilicen en varios casos. Se nota un rollito en la cintura, se comienza una rutina de abdominales de una semana. O peor, se adquiere una máquina de ejercicios, que con el tiempo, se convierte en un colgador de ropa bastante costoso.

Esta es la etapa más delicada, porque muchas mujeres manifiestan el resentimiento con la pareja, porque sienten que postergaron sus carreras en pro de la familia, porque el trabajo que tienen no cumple con sus expectativas o porque están muy lejos de ser esa adulta que soñaron ser cuando eran unas niñas.

Es importante caminar lo más rápido posible esa parte del proceso; en algunos casos se aconseja buscar ayuda profesional, en otros casos lo mejor es buscar trabajar en la labor de aceptarse. En la medida  que se acepte la mujer como es, no se caerá en esas caricaturas del señor de 80 años y pelo negro o la abuela en minifalda de cuero.

Los especialistas afirman que llegados los 40, la mujer experimenta la llamada “segunda adolescencia”. Razonamiento con base biológica debido a que el cuerpo se prepara para un nuevo “terremoto hormonal” que lo cambiará para siempre.

Según la doctora Olga Córdoba, siquiatra, psicoterapeuta y profesora de Terapia de Familia de la universidad de Pontificia de Comillas, afirma: “Al llegar a la edad de los 40 años, las mujeres llegan pisando fuerte; transmiten seguridad en sí mismas y por lo general han alcanzado una estabilidad emocional y personal muy importantes”

Síntomas de la crisis de los cuarenta en las mujeres

No es fácil auto diagnosticarse con una crisis, porque al saber que esta existe podrías comenzar a sentirla en cualquier momento cuando realmente solo tienes ansiedad por saber qué está pasando con tu vida.

Sin embargo, existen maneras de diferenciar si realmente estás atravesando la crisis de la mediana edad o si solo te sientes insegura e inquieta por tu vida actual y tu futuro.

Síntomas de la crisis de los cuarenta en las mujeresUno de los más comunes suelen ser las preguntas que te realizas a ti misma cuando estás en un momento de duda existencial. Porque cuando comienzas a cuestionar tu vida actual es porque has llegado a un punto en el que no sabes si lo que estás haciendo realmente vale la pena para tu futuro, o si es lo que deseas hacer.

Cuando se es joven y se comienzas a andar por la vida, realmente empiezas sin un rumbo marcado en la mayoría de los casos, pero a medida que vas avanzando te vas forjando una meta en la que trabajas hasta conseguirla. Pero cuando llegas a esta edad comienzas a debatir si esa era realmente la meta correcta o qué has conseguido desde que la forjaste.

Esto no es algo que deba ser visto como un punto completamente negativo porque, a pesar de que estás reevaluando tu vida al completo, es un punto muy positivo para tu futuro ya que estás asegurando el rumbo que tomará tu vida a partir de hoy. Y si este rumbo debe ser diferente al que ya estás, pues se cambiará y siempre para mejor.

Otro síntoma muy común de la crisis de la mediana edad son las decisiones tomadas sin sentarte para analizar toda la situación, porque crees que el cambio debe ser realizado lo más pronto posible cuando podrías esperar a que la situación mejorase, o ir cambiando poco a poco ya que no era el momento adecuado.

Uno de los mayores ejemplos que solemos utilizar en estos casos es referente al trabajo. Si te encuentras en un ambiente en el que no te sientes cómodo, te sientes explotado y para nada valorado, aunque la mejor solución parezca renunciar no siempre es propio hacerlo de forma inmediata.

Antes de tomar este tipo de decisiones se debe analizar todo en base al futuro, porque no puedes permitirte perder tu fuente de ingresos fija sin saber de qué vas a vivir al día siguiente.

No sabes lo que podrías arrepentirte si tomases la decisión incorrecta en el momento incorrecto. Recuerda que posiblemente tengas una familia que dependa de ti y de tu salario; aunque tengas una pareja estable y próspera tú también tienes responsabilidades personales.

Los cambios hormonales también son un síntoma de la edad y estos podrían verse reflejados a la hora de dormir. Esto no está relacionado directamente con la menstruación, ya que los cambios hormonales no deben suceder precisamente por la llegada de la menopausia.

Hablamos de cambios naturales traídos por la nueva zona de edad en que el cuerpo se ve afectado de diferentes maneras. Una de ellas suele ser la complicación para conciliar el sueño durante las noches, o el repentino despertar constante que altera todo tu ciclo de sueño.

Síntomas de la crisis de los cuarenta en las mujeresY cuando todo parece perdido, aunque cada cosa se encuentre en su lugar, llegará el sentimiento de falta en tu vida. Ese sentimiento en donde creerás que algo se te escapa o algo te falta, aunque no sepas realmente lo que es.

Con tantos conflictos dentro de tu mente y el pensamiento del avance del tiempo con respecto a la edad en tu vida podría ser un síntoma para detectar una crisis de los 40 en ti. Porque no saber si estás encaminada hacia el éxito o si te encuentras estancada en un pozo sin salida hará que tu cuerpo refleje toda esa negatividad produciendo diversos cambios.

Pero no hay nada que altere más la mente de una mujer llegada a sus 40 años que el sentimiento de sentirse mayor de lo que realmente es. Este es un sentimiento que normalmente suele ser provocado por el trato y las actitudes de otras personas hacia ella.

Sin embargo, en ocasiones es algo psicológico que ellas mismas crean porque es lo que ven en el espejo cuando en ocasiones podría no ser cierto. El sentimiento de la edad es algo que podría llegar a causar un daño mental irreparable, aunque suena peor de lo que realmente es.

Si una mujer se siente mayor y está segura de que su físico se ve como el de alguien de más edad, su cuerpo comenzará a transformarse en lo que la mente desea llegando a lucir realmente como la mujer que ve en el espejo.

El dicho de “la mente es poderosa” se refiere a este tipo de situaciones, porque literalmente tu cuerpo es un reflejo de tu mente.

Consejos para sobrellevar la crisis de los cuarenta en las mujeres

Como todo en la vida, tu mayor aliada siempre serás tú misma seguido de tu familia y todas esas amistades que siempre estarán para ti sin importar la situación. Por esto debes aprender a apoyarte y saber que si tú sigues en pie, entonces no habrá nada que pueda derribarte.

Por eso es que la auto aceptación es tan importante dentro del ser humano, ya que esto crea una autoestima fuerte y con él vienen muchos beneficios para la vida. Ten paciencia contigo misma, acepta los cambios y prepárate para las situaciones que te obliguen a salir de tu zona de confort.

Consejos para sobrellevar la crisis de los cuarenta en las mujeres

Realiza actividades que te ayuden con tu crecimiento personal para que poco a poco te vayas sintiendo más cómoda contigo misma. Cuando te cuidas y aprendes a tomarte como una prioridad por encima de los demás comprenderás que no hay mejor sentimiento que la satisfacción que tú misma podrías llegar a entregarte.

Esto puede lograrse rápidamente aceptando tu edad como realmente es sin creer que luces mayor o intentar parecer más joven. Tu época de juventud ya pasó, pero no por esto queremos decir que ya estás entrando en la tercera edad.

Por el contrario, estás en la etapa de tu vida en donde la madurez se establece como un factor determinante para tu día a día, demostrando que la vida no ha podido más que tú y has conseguido las cosas que te has propuesto, y todo aquello que aún no obtienes es por lo que estás trabajando.

Así que sal de la rutina y comienza a realizar actividades que te liberen de tu propio ser. Deja que la monotonía sea tema del pasado y activa tu cuerpo y mente en cosas que nunca te has atrevido a intentar por cualquier motivo.

Porque la crisis realmente representa una oportunidad, aunque pueda parecer un tema de preocupación ya que las situaciones se sienten como si se te escaparan. El cambio que se genera, las inquietudes y dudas que se van formando en tu cabeza…

Todo esto puede ser agobiante al comienzo, pero puede ser tomado como la oportunidad para dejar de hacer esas cosas que no te satisfacen ni te otorgan ningún tipo de beneficio. Esta es la oportunidad de cambiar para mejor y hacer de tu vida lo que siempre  has querido.

Diferencias entre la crisis de los cuarenta en las mujeres y la menopausia

El principal temor de las mujeres al pasar por la crisis de los 40 es la menopausia y todos los cambios y efectos que esta trae consigo. Pero como ya hemos mencionado, la crisis de la mediana edad no está estrictamente relacionada con la menopausia.

Primero que nada, la menopausia está pautada a suceder muchos años después, normalmente luego de los 45 o 50 años de edad. Esta condición se puede identificar fácilmente por la ausencia de la menstruación, pero este no es el único síntoma que genera.

Con el desequilibrio hormonal que la menopausia provoca, los cambios de ánimo y humor suelen ser un duro golpe para la mujer que la esté pasando.

Diferencias entre la crisis de los cuarenta en las mujeres y la menopausiaLa falta o ansia por el deseo sexual también es muy notorio cuando la menopausia hace su aparición, al contrario de la crisis de la mediana edad en donde en la mayoría de las ocasiones el deseo sexual se ve fuertemente disminuido por la desconfianza física por la que atraviesa la mujer.

Algunos de los síntomas que provoca la menopausia pueden ser tratados con fármacos que regulen la producción de hormonas en el cuerpo y así poder llevar de una manera sana y controlada esta fase.

Por otro lado, los cambios que se ven al pasar por la crisis de los 40 no pueden ser controlados ni prevenidos ya que son algo natural, pero que no afecta físicamente ya que todo es visto de forma psicológica.

Sin embargo, siempre se puede buscar ayuda de un profesional en la psicoterapia para que te asistan mientras atraviesas por esta situación. De tal manera no te sentirías sola y podrías contar con alguien que no te juzgará ni criticará mientras le cuentas tus problemas como podría hacerlo alguien de tu círculo social.

Ser consciente de que estamos madurando y llegando a un punto de no retorno con respecto a la edad, en donde los cambios físicos no siempre son bienvenidos, puede llegar a ser un poco agobiante.

Pero debes aceptar que estos cambios van a suceder en algún punto de tu vida entre los 35 y los 45 años de edad normalmente, y está en ti determinar qué tanto afectan a tu vida en el presente y en el futuro.

You may also like
Las canas en las mujeres
Crisis de los cuarenta en los hombres
Tatuajes en adultos: Mas común de lo que piensas
Los vaqueros para mujeres – Cómo elegir los perfectos para ti
Botas para Mujer – Elevando tu estilo a otro nivel