Como tratar los problemas de piel sensible

0
372

Si bien la piel sensible puede aparecer en cualquier parte del cuerpo, es más evidente en la cara. Ocurre cuando la función de barrera natural de la piel se ve comprometida, causando pérdida de agua y permitiendo la penetración de irritantes. Los síntomas se ven exacerbados por factores a los que la piel facial está más expuesta, desde el sol hasta algunos ingredientes en cosméticos y limpiadores.

La piel es el órgano más grande del cuerpo, para ser precisos, recubre todo el cuerpo, te abarca, te contiene y te delimita; es la barrera que te protege del medio ambiente, y por eso debes cuidarla y nutrirla correctamente. Para algunos basta con asearse a diario y humectarse de vez en cuando con alguna crema corporal, sin embargo, hay pieles que cotidianamente se ven afectadas por la exposición a los diversos agentes ambientales.

Tener una mejor comprensión de las causas de la piel facial sensible y los factores que pueden empeorarla, puede ayudar a reducir su impacto y disminuir las ocurrencias.

Que hacer si tienes la piel sensible

Como tratar los problemas de piel sensible

Reacciones alérgicas, quemaduras solares, irritaciones, rojez, resequedad, eczemas, son todas condiciones a la cual están propensas las personas de pieles sensibles. Condiciones como calor, sol, viento y frío excesivo, deshidratación, y otros factores como químicos en productos de belleza y cuidado personal, e incluso algún medicamento, pueden afectar severamente el estado de pieles sensitivas.

Si tienes piel sensible, hay algunos pasos que puedes seguir para que tu piel se sienta mejor.

Protege tu piel del sol. Use un protector solar con un SPF de amplio espectro de 30 o más todos los días. Evite jabones fuertes y detergentes que puedan resecar su piel. Use agua en lugar de jabón cuando se lave la cara. Los emolientes pueden ayudar a reducir el enrojecimiento y la inflamación. Aplique humectantes todos los días para mantener su piel hidratada.

Los productos para piel sensibles suelen ser bastante costosos y no siempre alivian por completo los síntomas, de manera que antes de gastar mucho dinero probando distintas marcas y cremas, intenta con estos remedios caseros para pieles sensibles; pueden resultar una manera mucho más económica de mejorar tus problemas de piel, y sólo necesitaras ingredientes sencillos que puedes encontrar en casa o adquirir fácilmente a precios modestos.

La importancia de la hidratacion para la piel sensible

La piel sensible puede ser propensa a la sequedad y la irritación, lo que dificulta que algunas personas mantengan los niveles adecuados de hidratación. Sin embargo, la deshidratación puede tener un impacto significativo en la piel sensible, causando enrojecimiento, descamación e incluso lesiones. Para prevenir estos problemas y tratar cualquiera que ocurra, es importante mantener la piel adecuadamente hidratada.

Primeramente destacar el rol fundamental que cumple la hidratación para una piel y un cuerpo saludable, tomar agua durante el día es necesario para evitar la resequedad por deshidratación, pero también puedes beneficiarte de tomar agua tibia con limón y miel todas las mañanas en ayuno.

Este simple hábito aporta gran cantidad de vitamina C y demás antioxidantes requeridos para la sintetización de colágeno, estos compuestos también se encargan de combatir los daños de radicales libres y estimular la renovación de las células de la epidermis. Al mismo tiempo, el consumo de este sencillo té con limón y miel promueve la eliminación de toxinas e impulsa el funcionamiento del sistema inmunológico.

Para quienes tienen una piel sensible, crear una rutina de cuidado de la piel eficaz es ya una tarea desalentadora. Requiere ser más exigente con los productos que eliges, e incluso así, algunos pueden ser demasiado fuertes para tu piel. Sin embargo, para las personas con piel sensible, crear una rutina de cuidado de la piel eficaz puede ser aún más difícil debido a que muchos de los productos destinados a este grupo demográfico son también lo suficientemente suaves para las personas sin piel sensible.

El impacto del maquillaje y productos de belleza

Las personas con piel sensible a menudo dudan en usar maquillaje porque los productos pueden ser irritantes. Sin embargo, hay formas de hacer que el maquillaje funcione para la piel sensible sin causar problemas. Se sabe que las empresas de cosméticos utilizan sustancias químicas fuertes en sus productos que pueden causar irritación, enrojecimiento e incluso acné. Hay muchas opciones de maquillaje seguras y suaves que pueden utilizarse en la piel sensible sin causar ningún problema.

Por ejemplo, elige una marca de maquillaje que no contenga productos químicos agresivos y opta por productos sensibles a la luz cuando sea posible. Además, utiliza maquillaje a base de agua en lugar de productos a base de aceite, evita el uso de purpurina y otros aditivos que pueden ser irritantes, y aplica el maquillaje con moderación.

Si tienes una piel sensible, es importante tener en cuenta los ingredientes del maquillaje y encontrar productos que no te causen irritación.

Otros aspectos que debes tener en cuenta es regular el uso de maquillaje, si tienes piel sensible debes comprobar que no sea tu maquillaje el que esté afectándote, elige las marcas y productos que mejor se adapten a la condición de tu piel, y en general evita usar mucho maquillaje, ya que esto puede obstruir tus poros y causar irritación fácilmente.

El mismo consejo aplica para productos de cuidado y belleza personal, trata de elegir versiones hipo-alergénicas y libres de fragancia, opta siempre por las opciones más naturales que contengan antioxidantes e ingredientes como té verde, aloe vera, camomila, rosa mosqueta, avena, caléndula, plantas marinas; evita cremas procesadas con muchas sustancias químicas como las líneas anti-edad.

Tratamientos para una piel sensible

Como tratar los problemas de piel sensible

En casos de quemaduras e irritaciones, utiliza aloe vera real, corta las hojas de la planta de forma transversal y limpia los cristales con cuidado, utilízalos para aplicarlos en la zona afectada, déjalos reposar por dos o tres horas, o toda la noche, y simplemente lava con agua fresca a la mañana siguiente. El aloe vera tiene gran contenido de vitamina E, que permite regenerar los tejidos dérmicos, y también tiene efectos calmantes y desinflamatorios, siento capaz de aliviar comezón, irritación y quemaduras menores.

Las compresas frías de té verde o té de camomila también son ingredientes puros que contribuyen al rejuvenecimiento de la piel. El alto índice de antioxidantes que se encuentran en el té verde lo hacen ideal desinflamar ojos hinchados colocando bolsitas de té enfriadas en la noche antes de dormir; también puedes aplicar la infusión con un poco de miel utilizando un algodón para esparcirla en la cara, funciona como un tónico natural que alivia la rojez en la cara y aporta firmeza a la piel. También es anti-bacterial y astringente, por lo cual ayuda igualmente con problemas de acné.

Prueba el yogurt griego como mascarilla facial. Sí, estás leyendo bien, el yogurt aporta increíbles beneficios para la piel, es un producto natural y de fácil acceso que sirve como base para hacer mascarillas hidratantes y refrescantes. El yogurt tiene proteínas y probióticos que mantienen la piel saludable y joven; el ácido láctico que contiene funciona como un compuesto anti-envejecimiento, haciendo del yogurt un tratamiento natural ideal para combatir arrugas y marcas en la piel. También ayuda a eliminar la piel muerta, y vigoriza la piel aportando una apariencia suave y poros cerrados.

Añade unas cucharadas de miel para incrementar los beneficios, la miel es un humectante natural y anti-bacterial que favorece la salud de la piel y previene el acné. El aceite de oliva extra virgen o aceite de coco son otros ingredientes para combinar que podrías probar para el cuidado de tu piel, el ácido graso omega-3 presente en estos aceites asegura una nutrición profunda para tu piel, aportando brillo y vitalidad.

El pepino es otro alimento que ayuda notablemente con la irritación en la piel, es muy utilizado para aliviar la hinchazón de los ojos, y también ayuda a desvanecer manchar e inflamaciones, sólo debes enfriar un par de rodajas en la noche y colocarlas sobre tus ojos durante un rato, inmediatamente sentirás cómo tu piel absorbe la humedad, enriqueciéndose y refrescándose con las propiedades de este ingrediente.

Otra mascarilla deliciosa para probar es mezclar aceite de coco con cacao, esta combinación aporta inmensas cantidades de antioxidantes, promueve la irrigación sanguínea de la epidermis, estimulando la renovación de las células. Otros ingredientes que puedes utilizar para experimentar con mascarillas caseras para el cuidado de tu piel puede ser avena, aguacate, mango, arcilla natural, leche de almendras, e incluso rodajas de papas para aliviar quemaduras e irritaciones.

Por último, recuerda siempre utilizar un buen protector solar hipo-alergénico que aseguro el cuidado de tu piel contra los rayos UV.

Enlaces externos sobre piel sensible