De acuerdo a los estudios se estima que una de cada cuatro personas adultas padece hipersensibilidad dental y afecta a pacientes entre los 25 y 45 años. La hipersensibilidad dental es una sensación dolorosa breve pero aguda y se da en respuesta a diferentes estímulos externos. Dichos estímulos pueden ser térmicos: bebidas calientes y frías o químicos como sustancias dulces o ácidas o mecanismos, como el cepillado.

Entre los grupos de mayor riesgo están las personas que cepillan con fuerza sus dientes o pacientes con recesión gingival o los que están sometidos a un tratamiento periodontal, los bulímicos, pacientes con maloclusiones severas que son los que provocan problemas periodontales o personas con xerostomía.

Los dientes de padecer una mayor hipersensibilidad se da en los premolares, que son los dientes que tienden a ser cepillados con mayor fuerza, causando además abrasiones en los cuellos de los dientes por el uso de cepillos de cerdas muy duras.

Casi el 20% de los adultos padecen hipersensibilidad dental. Y se incrementa el problema con el consumo de bebidas y helados fríos. Para evitar se puede utilizar colutorios y limpiar los dientes con una pasta específica. Por lo general la hipersensibilidad dental va unida de las encías y provoca una sensación dolorosa cuando se consume una bebida caliente o fría o alimentos ácidos o cuando se limpian los dientes. Para corregir esto se puede utilizar un cepillo de dientes específico igual como una pasta de dientes y un colutorio para la hipersensibilidad.

Este padecimiento afecta en algún momento en la vida de una persona.

Son diversos los factores que predisponen a la hipersensibilidad, por ejemplo, cuando la dentina queda expuesta sin esmalte a nivel del cuello, usualmente es en este lugar en donde los túbulos dentinarios quedan expuestos. Hay algunas teorías por las cuales se produce el dolor en los dientes, una de ellas y la más aceptada es la teoría hidrodinámica en donde al aplicar el estímulo se genera un movimiento del fluido a través de los túbulos dentinarios, causando fuerza en las fibras amielínicas tipo C initradentales que es lo que produce dolor.

El padecimiento de la hipersensibilidad es del 28% entre el 16 y 24 años, del 32% entre los 25 y 34% y del 36% entre 35 y 44 años, del 26% entre 45 a 54 años y ya de un 12% de 55 años en adelante. Lo que indica el porcentaje es que con mayor edad se tiende a padecer o se evidencia más el problema.

La mejor alternativa de solución para dicho tratamiento es la prevención, debido que proporcionando una buena técnica, utilizando un buen cepillo suave en este caso, el correcto uso de hilo dental, evitar la enfermedad periodontal y sobre todo tratar con tiempo las palposiciones dentarias para evitar dichas problemáticas.

Siendo así, entre las recomendaciones está realizar un buen cepillado para hacer esto se debe comenzar con una limpieza bucal completa debe dedicar al menos dos minutos, inclinar el cepillo en unos 45 grados de ángulo contra la encía y deslizar el cepillo hacia afuera de la encía. Cepillar la parte interior, exterior y la superficie de cada diente usando brochazos de ida y vuelta. Limpiar la superficie de los dientes superiores y, posteriormente, la de los inferiores. Dar un suave masaje en la parte de los dientes con la que se mastica, en especial a los dientes difíciles o con empastes. Para tener el aliento fresco, es necesario asegurarse de limpiar la lengua también. No olvidar al finalizar el cepillado utilizar el hilo encerado, con cuidado se debe realizar dicha técnica para no ir a lastimar la encía o dentadura.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir