La demencia senil es una enfermedad de amplio conocimiento global, difícilmente alguien no la conozca ya que es uno de los principales temores que se tiene en la medida que se va envejeciendo.

  • Para prevenir la demencia senil, será muy importante desarrollar a diario actividades que estimulen la actividad cerebral, para mantenerlo así en forma. Al igual que el resto de músculos, si no lo usamos se atrofia por lo que Algunos ejemplos que podemos realizar son: leer libros y periódicos, hacer cuentas, escribir, hacer pasatiempos… Así como también juegos de memoria y sudokus.
  • Deberás también relacionarte con el entorno para que nuestro cerebro no sufra los efectos del tiempo. Se recomienda mantener relación no solo con nuestros familiares y amigos de toda la vida, sino también con otras personas, por ejemplo acudiendo a centros cívicos y sociales. Allí podremos conocer gente nueva, con intereses y gustos similares a los nuestros… y además, ejercitaremos así nuestra memoria al tener que recordar caras nuevas y nuevos nombres.
  • Será favorable para nuestra mente el hecho de crear hábitos y rutinas, ya que al establecer un horario fijo para desarrollar las actividades diarias, ejercitaremos la memoria y prevendremos la demencia senil.
  • Asimismo, determinados estudios médicos han demostrado que el complejo vitamínico B, y en concreto las vitaminas B6, B9 (ácido fólico) y B12, ayudan a prevenir la demencia senil. De esta forma, se recomienda seguir una dieta balanceada que haga especial hincapié en la ingesta de las vitaminas de este tipo.
  • Por otro lado, también será muy importante hacer ejercicio de forma regular para así oxigenar el cerebro y favorecer el rejuvenecimiento de las células y retrasar problemas motores.
  • Queremos destacar el hecho que nuestro médico será quien mejor podrá aconsejarnos sobre la prevención de la demencia senil. Por lo que si crees que empiezan a aparecer indicios de demencia senil o algún otro tipo de trastorno cognitivo, deberás dirigirte a la consulta médica.

Recuerden que la enfermedad de Alzheimer o demencia senil de tipo Alzheimer, es un trastorno encefálico de deterioro crónico y progresivo que se acompaña de efectos profundos en la capacidad de recordar, aprender y razonar. Podemos decir que en uno de los trastornos más temidos de nuestra época debido a las consecuencias de gran deterioro que produce en la persona afectada.

Los principales síntomas que aparecen son la pérdida progresiva de habilidades y funcionamiento mental, la pérdida de memoria, confusión y alucinaciones. El comienzo del mal puede ser lento, los familiares más allegados suelen advertir que el individuo tiene algún olvido en sus quehaceres diarios.

La OMS define la enfermedad de Alzheimer como una dolencia degenerativa cerebral primaria, de etiología desconocida, que presenta síntomas neuropatológicos y neuroquímicos característicos. El trastorno se inicia, generalmente, de forma insidiosa y lenta y evoluciona progresivamente durante un período de años. La evolución acostumbra a ser larga (entre ocho y diez años), aunque a veces es de dos o tres años.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir