Ser abuelos jóvenes

Comparte este artículo:

Convertirse en abuelos jovenes puede ser una gran sopresa y puede cumplir todas las expectativas de la segunda mitad de la vida.

También puede aumentar la alegría e, irónicamente, mantener a los abuelos jóvenes. Los abuelos suelen tener más energía y están más dispuestos a asumir riesgos porque no tienen otras responsabilidades. Sin embargo, convertirse en abuelo a una edad temprana conlleva su propio conjunto de retos, como tener poco tiempo para sí mismos y perderse otros hitos en la vida de sus nietos.

Ser abuelos jóvenes Una de las maravillas que le da la vida a toda mujer es la capacidad de ser madre y sin duda en un tiempo posterior ver como su descendencia se desarrolla y se reproduce, convirtiéndose en abuelos, cuando usted es abuelo por lo regular se cuenta con una edad avanzada a no ser que usted tenga a su primer hijo a una edad temprana o menor a los 20 años, si ha sido así para usted tenga en cuenta que puede ser abuelo a sus 40 años.

Se dice que ser abuelos es una sensación maravillosa, incontrolable, la cual usted no puede asimilar de un solo bocado, usted ira viendo conforme pasen los años como se va adaptando cada día mejor al ser abuelos, con todo el cariño y amor que estos nietos le brindaran, sin importar que usted tenga 40 años o menos.

El cambio de padres a abuelos

Al escuchar la palabra “abuelo” a todos se nos vienen a la mente esa figura paterna más allá de nuestros verdaderos padres que significaron una gran diferencia dentro de nuestras vidas. Porque los abuelos siempre serán un punto de apoyo para sus nietos, alguien con quien contar y de quien depender también.

Cuando nos convertimos en padres esperamos lo mejor de la vida para nuestros hijos y que puedan triunfar en todo lo que se propongan, incluso en todas aquellas cosas que tú no pudiste conquistar por diversas razones.

Y siempre comentamos que nuestros hijos sabrán todo el sacrificio que hemos hecho por ellos cuando atraviesen por la misma situación que nosotros, es decir, cuando ellos también se conviertan en padres.

Pero lo decimos de manera tal para que comprendan que ser padre no significa algo tan sencillo como a veces lo hacemos parecer. Porque las experiencias y las circunstancias nos crea un instinto que hace que podamos mantener a un niño al momento de su nacimiento.

Todo esto se transforma en enseñanzas para transmitirlas hacia nuestros hijos cuando llega el momento, aunque ese momento no debe ser obligatoriamente apresurado. Y cuando decimos que queremos convertirnos en abuelos tampoco significa que lo queremos ya, sino que lo queremos en algún momento de nuestras vidas antes de llegar a morir.

El momento perfecto siempre llega cuando debe llegar, y la transformación de padres hacia abuelos es tan rápida que a veces puede sorprenderte, sobre todo cuando no estás completamente preparado para que suceda. Pero los 40 no son exactamente el momento ideal para todos en el que queremos conseguir nietos.

A medida que pasa el tiempo las situaciones cambian y a veces aún queremos conocer el mundo y vivir experiencias que el destino nos coloca frente a nosotros para poder disfrutar de cada una de ellas, pero ¿qué determina que estamos listos para ser abuelos?

Acepta lo inesperado: convertirse en abuelo a una edad temprana

Con 40 años, la noticia de ser abuelo puede significar toda una sacudida dentro de tu vida actual porque no es algo que deseabas, esperabas o siquiera imaginabas. Es algo que llega totalmente por sorpresa y te deja sin saber qué pensar durante los primeros momentos.

El conflicto con la edad y saber que serás llamado abuelo cuando tú aún te sientes como una persona en la mejor etapa de su vida, trabajando para conseguir todo aquello que se propone y cumplir las metas que aún están escritas en tu libro de vida.

Sin embargo, es algo a lo que no puedes decir que no porque es tu propia sangre y terminarás sintiéndote agradecido de estar vivo para presenciar este milagro de la naturaleza.

Cuando los bebés van creciendo todo se va pintando del color que será realmente por el resto de tu vida, pero el proceso puede ser un poco complicado dependiendo de la relación que lleves con tus hijos.

Las diferencias de edades y generaciones entre tus hijos y tú podrían marcar también una diferencia en lo que el significado de crianza quiere decir para cada uno de ustedes.

Tú, al ser alguien adulto, podrías intentar ser un poco más tradicionalista y velar siempre por el bienestar de tus nietos sin importar lo que haga o la situación en la que se encuentren. Pero tus hijos, al ser jóvenes y modernos, podrían querer un nuevo método de crianza y enseñarles diferentes aspectos de la vida a sus hijos de los que tú no siempre estarás del todo de acuerdo.

La diferencia de opiniones que esto crea suele ser un indicador de conflictos dentro de la familia, porque ambas partes quieren lo mejor para el nuevo miembro, pero el camino que desean tomar es totalmente opuesto entre sí.

En estas ocasiones lo mejor sería conversar y llegar a un acuerdo en cuanto a la crianza del menor, porque no es para nada justo que el infante reciba dos tipos de enseñanzas mientras que no tiene a la otra parte cerca.

Sin embargo, deben ser conscientes de que la forma de ser de los niños se desarrolla cuando aún son pequeños, lo que indica que depende de todos ustedes como familia colocar los límites adecuados para que el niño aprenda a diferenciar el bien del mal de la forma correcta.

Cómo convertirse en abuelo a una edad temprana puede cambiar tu vida

Ser abuelos jóvenes

A los 40 cada uno de nosotros aún está trabajando para nuestro propio beneficio, a veces con hijos que aún están en proceso de crecimiento, y a veces con hijos lo suficientemente grandes como para valerse por sí mismos.

Pero los nietos pueden llegar en cualquier momento porque no siempre son planeados, y mucho menos en las edades actuales en donde los jóvenes muchas veces no saben lo que hacen durante sus encuentros sexuales.

De hecho, si tienes 40 años y tus hijos están grandes como para ser capaces de concebir, eso quiere decir que tú también los tuviste mientras aún eras joven. Así que recibir la noticia de que un nieto está en camino no siempre es la mejor noticia, pero tampoco te sorprende completamente porque podrías decir que tus hijos están siguiendo tus pasos.

Sin embargo, existe una gran diferencia entre convertirte en abuelo cuando tus hijos ya tienen más de 20, y cuando aún están en la adolescencia. Además de que el sentimiento también cambia en gran medida.

Realmente no existe una edad ideal para convertirse en abuelo, así como tampoco lo existe para convertirse en padre. Cuando el cuerpo está preparado para engendrar y comenzar el proceso evolutivo que la reproducción conlleva, no hay nada que lo detenga o retrase.

A pesar de que exista un sinfín de métodos anticonceptivos, las situaciones podrían llegar a salirse de control en cualquier momento, consiguiendo que un nuevo bebé venga en camino aún sin desearlo.

Pero no desearlo no significa no quererlo, ya que son muchos los padres que reciben con los brazos abiertos cualquier bendición que les llegue a sus vidas, y lo mismo ocurre con los abuelos.

Los abuelos son muy sobreprotectores con sus nietos y es muy difícil dejarlos de lado cuando se enteran que vienen en camino. De igual manera, cada familia es un mundo completamente diferente entre sí y las posibilidades pueden ser infinitas.

Pero si la naturaleza te entrega un nieto para que lo cuides y críes como lo hiciste con tus hijos, ¿cómo podrías decirle que no?

Beneficios de ser abuelos a los 40

No todo significa malas noticias cuando nos convertimos en abuelos a los 40 años, porque esta edad nos da una ventaja sobre las demás personas que reciben a su primer nieto por encima de los 50 años.

Esta edad nos proporciona, primero que nada, una ventaja física inigualable que podremos disfrutar con nuestros nietos. Salir al parque, ir a correr y pasar tiempo juntos como si fuese tu propio hijo. Además de las sorpresas que se llevarán esas personas al saber que es tu nieto y no tu hijo.

Los abuelos suelen disfrutar de un resurgimiento de la juventud tras convertirse en abuelos. Los estudios han demostrado que los abuelos experimentan una disminución de sus tasas de mortalidad, así como de las tasas de enfermedad. Además, los abuelos a menudo descubren que tienen más energía después de convertirse en abuelos y es más probable que sigan siendo activos en su edad avanzada. Esto puede deberse, en parte, a la mayor sensación de propósito que conlleva ser abuelo.

La actividad física es una gran ventaja, pero la madurez a esta edad nos proporciona también el beneficio de que, cuando ellos tengan unos 10 años, tú aún estarás en plenas condiciones para continuar disfrutando. Poder compartir tus conocimientos y experiencias de vida con esta personita que te escuchará atentamente porque desea aprender de ti.

Cuando ellos tengan 20 años tú aún estarás presente en sus vidas para disfrutar como si de un amigo cualquiera se tratase, así que podrán salir y divertirse todos juntos sin tener que ver al abuelo como esa figura mayor de la cual hay que preocuparse y cuidar.

Si bien es cierto que al ser más joven tiendes a consentir mucho más a los niños a espaldas de sus padres, también podrás aprovechar la oportunidad para enseñarle a tus hijos de una manera más calmada y satisfactoria cómo poder criar a tus nietos mientras ellos aún crecen.

Además que podrás ayudar a cuidarlos mientras ellos trabajan o finalizan sus estudios, siempre y cuando cumplas tú también con el tiempo necesario para realizar estas labores. Porque no debes olvidarte de que también tienes una vida por fuera de tus hijos y nietos.

Por esto tampoco debes consentir en exceso a tus nietos, para que tus hijos no lo vean como una oportunidad para desobligarse de ellos y dejarte una mayor carga en cuanto a las responsabilidades del nuevo miembro de la familia.

Cumplir con un deber de padres sustitutos está bien de vez en cuando, pero no les entregues la oportunidad completa de olvidarse de sus responsabilidades como padres cuando son quienes más tiempo deberían de pasar con los pequeños.

De igual manera, el significado de la palabra “abuelos” tiene un gran peso para la vida de toda persona que tenga la oportunidad de conseguir nietos a la edad que sea. Claro que, mientras pases por esta experiencia a los 40, tendrás muchas más chances de vivir momentos y crear recuerdos con tus nietos a lo largo de los años que te durarán muchos más.

Está demostrado que las personas que se convierten en abuelos tienen aún más posibilidades de obtener una vida más larga que aquellos que llegan a la vejez sin tener descendencia.

La actividad física y mental que requiere un nieto es tan alta que en ocasiones les proporciona a las personas la oportunidad de alargar su vida porque encuentran una nueva motivación para seguir en pie. Por esto debes agradecer siempre que tu familia siga creciendo, ya que no hay límites para este tipo de eventos.

Disfruta de la llegada de cada nuevo miembro y aprovecha todas las oportunidades para tener experiencias únicas con ellos, o volver a vivir las cosas que hacías con tus hijos, ahora con los más pequeños.

Qué les ocurre cuando de conviertes en abuelo y eres jóven

Tener un nieto es una de las experiencias más gratificantes que puede tener un abuelo. También conlleva muchos cambios. Los abuelos se encuentran de repente en un nuevo papel y a menudo tienen que aprender a equilibrar su tiempo entre su familia y su trabajo. He aquí algunas cosas que les ocurren a los abuelos cuando se convierten en abuelos:

  1. Sienten un propósito: Convertirse en abuelo es como encontrar su nuevo papel en la vida. Muchos abuelos sienten que por fin tienen un propósito y algo que esperar.
  2. Se implican más en la vida de sus nietos: Los abuelos suelen implicarse más en la vida de sus nietos de lo que nunca lo hicieron con sus propios hijos. Esto se debe a que ahora tienen tiempo y quieren estar ahí para sus nietos.
  3. A menudo se sienten como una tía o un tío para los niños Cuando el abuelo asume este papel, suele sentir un sentimiento de parentesco y amor por su nueva familia. Esto puede ser especialmente cierto cuando sus nietos se han mudado de casa y viven solos.

Abuelos jóvenes: toda la alegría, ninguna responsabilidad

Abuelos jóvenes: toda la alegría, ninguna responsabilidad Abuelos jóvenes de nuevo: toda la alegría, ninguna responsabilidad. Para muchos, ser abuelo es una de las experiencias más gratificantes que ofrece la vida.

Lo mejor es que obtienes todos los beneficios sin ninguna responsabilidad. Puedes mimar mucho a tus nietos sin tener que preocuparte de cambiarles los pañales o prepararlos para la cama. ¡Lo único que tienes que hacer es disfrutar de tu tiempo con ellos!

La función de los abuelos en la actualidad

Convertirse en abuelo a los 40 se siente como ser padre, o en muchas ocasiones es como ser padre de dos hijos con diferencia de edades.

Como hemos mencionado, si tu hijo es mayor de 20 años, tu labor será completamente asistencial para poder enseñarle a cómo criar a tu nuevo nieto, pero si tus hijos aún están en la adolescencia, pasarías de convertirte en padre y abuelo, a padre por partida doble.

Muchos no lo ven como un inconveniente y otros lo miran como algo tan problemático que prefieren no aceptarlo cuando se enteran. Pero la verdad es que las funciones que deberás cumplir como abuelo primerizo siempre serán las mismas, sin importar las edades en que tus hijos conciban a sus hijos.

Todo comienza con la crianza en casa y la manera en que le enseñas el mundo a esa nueva criaturita que hace poco acaba de nacer.

Tu deber como abuelo es hacerle comprender que siempre tendrá una figura paterna incluso más allá de su verdadero padre, que la atienda, la cuide y siempre vele por su bienestar a futuro.

Transmitir cada uno de los valores que has aprendido al formar tu propia familia desde los inicios se convierte en algo fundamental para ayudar a que la nueva familia que están formando tus hijos sea sana y próspera.

Mientras los nietos aún están pequeños, tu labor consistirá en la enseñanza durante los próximos meses para que guíes a tus hijos por el camino correcto y que sepan cómo tratar a sus hijos una vez que tú no estés, para que puedan aprender lo bueno y lo malo logrando que tus nietos sean criados de la forma correcta.

Una vez los bebés ya no son tan bebés comienza el proceso de favoritismo que es totalmente inevitable, ya que tener la oportunidad de poder criar nuevamente a un ser humano es un regalo muy satisfactorio para todo padre.

Evitarás cometer los mismos errores y verás a una nueva vida crecer sabiendo que forma parte de tu árbol genealógico, lo que te motivará a querer convertirte en toda una figura a seguir para que ese niño o niña en un futuro te tenga siempre presente de la manera más positiva posible.

Como ser un buen abuelo

Para ser buen abuelo, debse compartir, disfrutar y reír a cada momento ante los sucesos y el diario vivir con sus nietos, a tus 40 años lo seguro es que puedas brindar y aportar mucho a su hija o yerna, o a la mujer que se unió a tu hijo.

Al cabo de toda situación veras que todo está bien cuando tengas en tus brazos a tu nieto, trata de brindarle todo el amor, comprensión y respeto que se merece, tanto su nieto como tu hijo, no les perturbes su momento y crea de todo una buena experiencia, enseguida te comentaremos de una manera breve algunos consejos para ser buenos abuelos:

  • Enseñar – Cuando fuiste madre por primera vez quizá tu madre te ayudo en algún punto de su embarazo o crianza de su hijo, a lo mejor te enseño a cambiar pañales o a tomar la temperatura del niño, o a educar adecuadamente a tu hijo, pues debes ponerte en los mismos zapatos y manos a la obra, a ir a enseñar a su hija o yerna, pero siempre con respeto, cuando sea necesario no es meterse en la relación de los nuevos padres, ayudar sin perjudicar.
  • Aceptar – Cuando tenemos poca edad, más aun a los 40 años, tenemos miedo a que nos digan abuelos, elimina por completo esto de su mente ya que ser abuelo no es estar viejo, es simplemente un paso de nuestras vidas donde contamos con una felicidad doble, ver la felicidad de nuestros nietos e hijos.
  • Como ser un buen abuelo Apoyar – Tu debes, a tu edad de 40 años, entender y comprender cada situación en la que se encuentran nuestros hijos, quizá siendo el caso de una hija por su corta edad puede estar insegura, inexperta y contener un factor psicológico un tanto negativo ante este nuevo reto que se le presenta en su vida. Con tu experiencia puedes brindarle todo el apoyo necesario; en algunos casos también lo que sucede es que no se cuenta con una casa o una estabilidad laboral, para ello ayúdalos en darle su hogar en un inicio hasta que ellos como pareja puedan ser capaces de salir adelante y encontrar una estabilidad económica.
  • Aprovechar – Lo más bello de toda mujer es ser madre, y no muy mejos de eso puede también ser abuelos; por lo que trata de aprovechar al máximo este momento, la niñez es una etapa muy rápida que se pasa en un abrir y cerrar de ojos, el cariño de un niño solo es por un tiempo luego todo cambia, al crecer ellos se independizan y toman su rumbo en la vida, vive al máximo esta hermosa etapa de tu vida que sin duda es corta y difícil de vivir dos veces.

En conclusión, convertirse en abuelo a una edad temprana puede ser una experiencia alegre que cambia tu perspectiva de la vida. También puede ser una forma estupenda de mantenerse joven y activo. Sin embargo, es importante recordar que cada situación es diferente, y que debes ir paso a paso. Si estás pensando en convertirte en abuelo, consulta con tu familia y amigos para conocer sus puntos de vista. Y lo más importante, ¡disfruta del tiempo con tus nietos!

Ahora que te has convertido en abuela

Una de las mejores noticias que puede recibir una mujer cuando está esperando es saber que va a ser madre, porque al fin cumplirá con el tan ansiado sueño de comenzar una familia. Pero cuando el tiempo va pasando y los hijos ya están grandes, la noticia que siempre se espera es que serás abuela.

Cuando una mujer se convertirá en abuela se vienen todos los recuerdos de cuando fue madre por primera vez, acompañados de una mezcla completa de sentimientos que inundan su mente y su corazón de tan solo pensar que podrá tener a una nueva vida entre sus brazos y poder enseñarle cómo afrontar al mundo.

Sin embargo, cuando la mujer aún está en sus 40 años esta noticia podría ser representada de diversas maneras dependiendo también de la edad que tengan sus hijos al momento de entregarle esta gran noticia.

Si tus hijos ya están lo suficientemente grandes como para poder traer un nuevo bebé a la familia sin tener que preocuparse por un sustento, ya que tienen un trabajo y una pareja estable, esto quiere decir que tú también los tuviste cuando fuiste joven.

Gracias a esto el sentimiento por el que ellos están pasando al tener un bebé en una edad tan corta es algo que tú podrás comprender completamente y lograrás servir de asistencia hacia ellos entregándoles todos los consejos que necesiten para que puedan atravesar esta situación sin los mismos inconvenientes por los que tú tuviste que pasar.

No obstante, también tendrán la oportunidad de contar con todo tu apoyo en cualquier tipo de atención y cuidados que el bebé necesite. Porque no hay nada más satisfactorio que saber que los padres estarán allí para cuidar de sus nietos y que el apoyo será infinito.

Cuando los hijos aún no tienen una edad acorde para poder cuidar de un bebé es cuando el problema comienza a volverse un poco más personal, ya que tú aún estás en una edad en la que continúas avanzando y progresando como persona en tus metas personales.

No queremos decir con esto que tu evolución hacia el éxito se vea comprometida, pero el tiempo que ahora inviertes en ti podría verse considerablemente disminuido por la atención y cuidados que ahora requerirán tus nietos, sin contar con que tus hijos necesitarán aún más ayuda por la corta edad que poseen.

¿Cómo cambia tu vida al convertirte en abuela?

Los 40 son una edad de muchos cambios para toda persona dependiendo de cómo haya llevado su vida durante todo este tiempo. En ocasiones alguien a esta edad sigue cosechando éxitos personales para lograr una meta que se propuso hace mucho tiempo y otras veces ya se está en la cúspide de su carrera.

En cuanto a la familia, esta es una edad muy movida para cada quien porque aún estás en una edad apta para convertirte en madre o podrías ya tener algunos hijos mayores, pero también es una edad en la que podrías convertirte en abuela.

Los adolescentes de hoy en día conocen muchísimo sobre la sexualidad gracias a las redes sociales y todo el contenido para adultos que se encuentra de forma gratuita a través del internet. Pero esto no quiere decir que su nivel de educación sexual sea tan elevada como para tener los conocimientos necesarios para protegerse de la mejor manera.

A falta de este tipo de conocimientos es que se crean los embarazos en adolescentes. ¿Y qué sucede cuando tienes una hija aún entre los 14 y los 18 años y te enteras de que ha salido embarazada?

Esta puede ser toda una noticia para ti porque no es algo que esperarías con normalidad dado que aún se encuentran en una edad de estudios y autodescubrimiento. Aquí es cuando tu vida sufre realmente un giro de 180° sin siquiera pensarlo.

Porque no solo viene una responsabilidad para con tu nuevo nieto, sino que aún tienes el deber de cuidar de tu hija para que pueda construir un futuro sano para ella, y ahora para su nuevo hijo también.

Así que entras en un papel de madre y abuela al mismo tiempo; básicamente te conviertes en una madre por partida doble con todas las responsabilidades que deberás asumir.

Aunque esto siempre es una decisión que se debe tomar con la mente en frío porque son muchas las mujeres que prefieren echar a sus hijas de casa en cuanto se enteran que han quedado embarazadas a tan corta edad.

En caso de brindar un apoyo completo hacia tu hija y quedarte con ella por el resto del camino debes saber que tu vida se transformará en la de una nueva madre porque el cuidado del bebé quedará bajo tus manos, no solo porque quieres que reciba lo mejor, sino también porque deseas que tu hija continúe adelante y no retrase sus planes de vida por el nuevo bebé.

Ventajas de convertirte en una abuela joven

Cuando se tiene hijos a una edad tan corta estos se llegan a acostumbrar a ver una figura materna a una edad tan joven que se les hará extraño ver a las madres de otros niños casi doblando la edad de la suya.

Esto va evolucionando de tal manera que no ven del todo negativo que ellos deseen ser padres también a una edad corta como su madre lo fue una vez, y cuando te dan la gran noticia puedes verle muchos lados positivos a la nueva situación.

La figura de una abuela siempre ha sido vista como esa señora de edad mayor, con anteojos grandes y un bastón. Pero tú serás esa figura que se mantiene en una forma física óptima y aún luce tan joven que podrías hacerte pasar por su madre y causarle una gran sorpresa a todos cuando se enteren de que en realidad eres su abuela.

La corta edad te otorga el beneficio de ver a tus nietos crecer y evolucionar como personas, así como una vez viste a tus hijos atravesando ese camino.

Esto hará que el recuerdo que puedas generar de toda la familia sea aún mayor, permitiéndote también vivir experiencias por partida doble, retomando viejas costumbres que tenías con tus hijos cuando estos eran pequeños, pero ahora con sus hijos y contándoles cómo sus padres hacían todo eso también contigo.

Cada una de las enseñanzas que quizá no pudiste transmitirles a tus hijos ahora tendrás la oportunidad de hacérselas llegar a tus nietos de una mejor manera gracias a la madurez que has desarrollado, pero con la simpleza que una madre posee.

Sin embargo, no todo puede ser bueno porque no todas las mujeres reciben esta noticia con los brazos abiertos. Algunas incluso se rehúsan a ser llamadas abuelas teniendo aún 40 años porque eso las haría ver mayores de lo que realmente son.

Como aún te encuentras en una etapa intermedia de tu vida en la que aún no eres considerada un adulto mayor, pero ya dejaste de ser una jovencita, todavía estás con posibilidades de convertirte en madre, y si esto se sincroniza con los hijos de tus hijos podría ser un poco incómodo para ti.

Primero que nada porque te quitaría el protagonismo de ser madre ya que la mirada de todos se fijaría en tus nuevos nietos. Además que en el futuro tus hijos y nietos tendrán la misma edad, llegando a la casualidad de ser llamada madre y abuela por dos personas diferentes con las mismas edades.

Por este motivo muchas mujeres prefieren ser llamadas por sus nietos con un nombre más dinámico y moderno para evitar la vergüenza que les causa ser llamadas abuelas cuando aún lucen como una mujer joven.

Consejos para ser una mejor abuela

Como madre que aún eres ya tienes todos los conocimientos que una mujer necesitaría para cuidar de la vida de un nuevo bebé dentro del núcleo familiar, pero el ser abuela es un sentimiento un poco más diferente a ser madre.

Cuando fuiste tú quien dio a luz, el cuidado de los niños estaba estrictamente ligado a ti y a tu pareja por lo que cualquier error que estos cometieran era tu culpa, pero cualquier logro que obtuvieran también era gracias a ti.

Cuando pasas a ser abuela sabes que la responsabilidad será compartida con tus hijos porque tú también querrás formar parte de cada momento importante dentro de la vida de los bebés. Así que te involucras lo más que puedas y a veces esto creará conflictos con tus hijos por las diferentes maneras en que crían al nuevo infante.

Es un hecho que las abuelas consienten demasiado a sus nietos y les permiten conductas y acciones que quizá en sus casas no está permitido por sus padres, así que cuando estos los ven el regaño es algo seguro, pero la abuela saldrá en defensa del menor porque sabe que es por ella que está haciendo lo que hizo.

Estas son actitudes que deberías intentar contener porque, al fin y al cabo, no son tus hijos sino tus nietos y sus padres desean criarlos de una forma en la que se sientan cómodos, lo que en muchas ocasiones es una manera muy diferente a la tuya.

Está bien consentir a tus nietos, pero el exceso siempre será algo negativo a futuro, así que velar por el bien de los bebés es también velar por el bien de tus hijos ayudándolos a fomentar los mismos valores.

Tus nietos serán tus nuevos hijos

La educación de tus nietos no está ligada completamente a ti, lo que te dará la libertad de tener tus propias actividades y compartir con tu círculo social en eventos grupales, cosa que no podías hacer de la misma manera cuando tus hijos estaban pequeños.

Sin embargo, el sentimiento de ser abuela no se distancia mucho del sentimiento de ser madre y solo querrás que tus nietos sean vistos por todos tus conocidos para demostrar que posiblemente seas la primera de todos ellos en convertirte en abuela.

Incluso podrías hacerlos pasar como tus hijos dependiendo de la situación, o jugarle alguna broma a algún conocido que tenías mucho tiempo sin ver. Ya que la edad te permite disfrutar de este tipo de situaciones.

La satisfacción de tener un nuevo miembro en la familia que podrás cuidar y complacer como quieras, sin tener la responsabilidad completa de la crianza, es algo enorme que aumentará tus ansias de vida.

Porque está demostrado que los nietos tienen un efecto de vitalidad extra en los abuelos, ya que saber que un nuevo bebé forma parte de sus vidas les da un motivo más para querer prolongar el tiempo que pasarán en este mundo.

Es un 30% la cantidad de personas que viven más cuando se convierten en abuelos, alargando las posibilidades de tener un sinfín de experiencias que recordarán por muchos años más.

La energía que te ofrecen los 40 podrá ser utilizada para salir a pasear con tu nuevo nieto y aprovechar cada momento que vivas junto a él. Esto sin dejar de lado a tus hijos, porque también estás en una edad adecuada para que todos salgan juntos.

Una gran ventaja de ser una abuela joven es que no eres la típica señora por la que hay que preocuparse y entregarle un cuidado mayor. Por el contrario, serás un punto de ayuda innato para el apoyo del resto de la familia y pasarán muchos años hasta que te conviertas en esa señora mayor que debe estar en los ojos de todos a cada momento.

De hecho, podrías tener la oportunidad de convertirte en bisabuela aun estando en vida y con una edad no tan avanzada. Algo que no muchas mujeres pueden presumir, porque ver que tu familia continúa creciendo otorga una felicidad inmensa para cada mujer.

Aprovecha todas las oportunidades que te entrega la vida y disfruta de todos los nietos que tendrás gracias a tu corta edad, sin privarte de poder convertirte aún en madre y compartir mucho más tu vida con los nuevos miembros de la familia.

Enlaces externos sobre ser abuelos jóvenes

Te recomendamos

La felicidad de tener un hijo después de los 40 años

La vida de las mujeres es compleja e imponente, con el pasar de los años, …

Un matrimonio feliz a los 40 años

Todos soñamos con un matrimonio feliz, vivir tranquilos con nuestro amor hasta llegar a la …

Como el divorcio de los padres afecta a los hijos

El divorcio de los padres es una de las principales causas de angustias en los …

0 0 votes
Article Rating
Subscríbete
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios
0
Queremos saber que piensas, déjanos tu comentariox