Un hecho totalmente comprobado es la alta y positiva influencia para el ser humano tener la compañía de una mascota y es mucho más para personas que han llegado al umbral de ciertas edades, en algunos casos estas personas afrontan una etapa de abandono por parte de los hijos, la soledad, conflictos emocionales o hasta la pérdida del rol laboral, que de una u otra manera van afectando la calidad de vida.

De ahí, que una mascota ya sea un perro, peces, un gato o pájaros, entre otros, pueden ser una gran herramienta no solo como una gran compañía sino como un “disparador” terapéutico” el cual contribuye a mejorar la salud mental de quienes superan barreras en años. Aunque está siendo demostrado que puede ser de gran utilidad en cualquier etapa de la vida.

Las Mascotas en el futuro de la sociedad

Todo apunta que la sociedad del futuro tendrá una población realmente vieja, esto es dado por el control de la natalidad, el aumento de la expectativa de vida y los avances de la medicina. Ya la Federación Internacional de la Vejez y Bayer Health Care han unido esfuerzos para indagar sobre el positivo impacto de las mascotas en la salud de las personas mayores y lo han compilado en estudios publicados a nivel mundial desde el año 1980 hasta el 2013, obteniendo una serie de resultados como lo siguiente:

  • Al tener una mascota nos permite centrar la atención en otro ser y se deja un poco pensar en sí mismo, en su condición física o problemas y se empieza es a dedicar parte del tiempo al entorno de la mascota, siendo ésta un gran catalizador de emociones y sensaciones.
  • Va a mejorar el estado de ánimo, debido que algunas de la “piruetas o pilatunas” de las mascotas promoverán pensamientos positivos y sensación de satisfacción con la vida en términos generales promoviendo el bienestar físico y mental.
  • Además, establece una conexión y un lazo afectivo de solidaridad, amor, confianza, donde se adaptan el carácter del cuidador generando con esto una gran estabilidad, asimismo, es una relación en la que pueden expresar sus sentimientos donde no son juzgados, ni criticados y más bien se sienten, escuchados.

 

Es un magnífico combatidor de la soledad, muchos adultos mayores han pasado por etapas de divorcio o los hijos ya se han independizado, siendo las mascotas una gran compañía y permite llenar en parte el vacío emocional del momento de esa etapa de vida.

Y es que tener que estar en actividad o al cuidado de una mascota como su alimentación, vacunas, baño o sacarlo a pasear va a reducir el sedentarismo o esas simples cotidianidades que afecta a un 98 por ciento de las personas que ya alcanzan ciertas edades.

Escogiendo la mascota

Algo importante es la elección de la mascota no se debe dejar al azar, lo primero es saber si realmente se requiere de este tipo de acompañamiento porque no se puede pretender tener una mascota solo un tiempo determinado y luego abandonar a dicho ser vivo. Es conveniente evaluar si usted tiene el tiempo y la disposición porque muchos adultos mayores pertenecen a clubes o tienen una vida social activa y un animal a lo mejor puede alterar su estilo de vida. De igual manera es evaluar que las competencias tanto físicas como mentales del adulto estén bien porque una mascota va a requerir nuestra atención y a lo mejor se puede es convertir en una carga en vez de un alivio. Además, es conveniente que la familia que desee donar una mascota debe prever que la persona realmente lo desea y que no es alérgico y que verdaderamente va a servir de gran apoyo y compañía.

Muchas de estas mascotas hoy por hoy cumplen funciones específicas, un ejemplo de esa ayuda vital es para las personas que sufren hipoacusia o deterioro auditivo, o tienen algún deterioro en su visión. Estas especies de animales están preparadas para ser de gran ayuda a las personas que presentan dichas incapacidades. Pero indudablemente uno de los principales beneficios es que pasan por lo anímico.

Las Mascotas y los Adultos Mayores de 40

Muchos adultos en estas edades de 40 años en adelante probablemente se sienten solos y a lo mejor una compañía de éstas puede ser reconfortante esto debido como se ha mencionado por la responsabilidad de su cuidado y un gran estimulante terapéutico ante signos de depresión y soledad. Y de ayuda prioritaria en mantener una actividad mental y física fortalecida. Es así, que muchas de las mascotas las consideran como un integrante más de la familia e incluso hoy en día hay una cantidad enorme de elementos para ellos, como por ejemplo, vestidos, collares, juguetes, etc; son en última una excelente compañía y consuelo.

Entre tantas ventajas que ofrece regalar una mascota a las personas mayores puede ser de gran sorpresa y se puede centrar en varios planos, por ejemplo, en lo físico mejora el tono muscular y la tensión arterial ya que se aumenta el ejercicio. Desde la perspectiva mental-psíquica va a mejorar el estado de ánimo y la autoestima, ya que ayuda a las personas a la aceptación de ser delgados o gordos, pobres o ricos, ya que un animal los aceptan tal y como son. Y por último, son una excelente ayuda en la socialización. Tal es así que una mascota constituye en sí mismo un gran vehículo de comunicación con otras personas. Y puede lograr entablar excelentes lazos de amistad.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir