La felicidad de tener un hijo después de los 40 años

0
343

La vida de las mujeres es compleja e imponente, con el pasar de los años, viven diferentes etapas que les permite transcender, pensar más allá de los límites, esforzarse por cumplir sus sueños y aspiraciones, para finalmente aceptar que son seres valiosos, capaces de realizar lo que se propongan, claro esta que se requiere disciplina, es el punto decisivo e influyente en el proceso vital.

En esta sociedad acelerada, llena de compromisos y eventos a cada momento, de competencia y constantes desafíos laborales muchas veces las parejas optan por no tener hijos o por tenerlos luego de haber cumplido muchas de sus metas y sueños, en la actualidad es un asunto que se pospone cada vez más y más, muchas mujeres lo empiezan a tomar en consideración o toman la decisión de incorporar a sus hogares un hijo a los 40 años de edad. En otro caso muy raro es cuando se ha luchado por tener un hijo luego de cumplir los 30 años; ya que también debemos considerar que en la actualidad las parejas se unen para organizar algo estable, ya sea por matrimonio religioso o civil entre las edades de 27 a 34 según las estadísticas y debido a quistes de ovarios, bajo conteo de espermas u otra situación hormonal que aparecen en estas edades no se ha podido cumplir el sueño de ser padres, muchas veces a estas parejas se les interviene para que puedan salir en estado de embarazo.

En épocas anteriores, la función de las mujeres era la reproducción, asociada con dedicar su vida directamente a la relación entre parejas, desde pequeñas debían entender su función en la sociedad y adaptarse sin reproches.

Afortunadamente, las perspectivas respecto a la mujer han variado, gracias a la lucha por defender sus ideales, actualmente podemos observar a féminas ocupando cargos importantes, en oficinas, en aulas de clases y desde diferentes oficios, la importancia no es a lo que se dediquen es el esfuerzo por conseguir sus objetivos y cumplir sus metas.

En realidad, ser ama de casa tampoco esta mal, es un oficio agotador, que desempeñan de manera excepcional. Lo que se debe destacar es como la mujer tiene sus criterios claros y entiende que su función la determina su mente y criterios.

El destacar el cambio de ideología de las mujeres en la actualidad no se plantea con el objetivo de menospreciar el matrimonio o unión sentimental, básicamente trata de exaltar los logros y mostrar la admiración hacia la determinación que tienen las féminas de ser multifacética.

Se debe tener en cuenta que estos procesos fomentan que las parejas tengan la oportunidad de decidir en qué momento vivir sus experiencias, garantizando el sentirse preparados para dar pasos importantes, en los que se requiere preparación, madurez y entendimiento, por lo tanto, acordar el momento idóneo es sabio.

¿Maternidad y embarazo, son lo mismo?

El proceso del embarazo es complejo, ya que es donde la mujer da vida a un nuevo ser humano por medio de su cuerpo, en el cual es alojado y protegido por 9 meses para posteriormente dar a luz, analizándolo de otra perspectiva, estar embarazada no solo es un proceso biológico, también involucra aspectos sociales donde es esencial el poder de decisión y preparación.

El deseo de tener un hijo, debe ser examinado con cautela, informándonos respecto a cada cambio y cuidado que se beben tener en cuenta para esta fase, considerando que su rutina y habitualidad cambiaran, posterior al parto es necesario priorizar el cuidado del bebé.

Por otro lado, estar embarazadas es una aspiración cuestionable entre las mujeres, por un lado, están las que desean priorizar su vida laboral y experimentar diversas aventuras, en otro quienes tienen el instintito de madre y se siente preparada para ello.

En este caso se debe diferenciar entre maternidad y estar embarazadas, la maternidad va más allá de dar a luz, se requiere de responsabilidad y de estar preparados para el cambio, erradicando el mito que asegura que “todas las mujeres desean estar embarazadas”, pues no es así.

Existen mujeres que desean experimentar la maternidad, pero clínicamente están privadas de ello o simplemente desean un hijo, pero no vivir el proceso biológico de dar a luz, por ende, recurren a la adopción o alquiler de vientres.

Sin duda, el proceso para tener un hijo presenta diferentes factores a tener en cuenta, en caso de tener pareja es primordial llegar a un acuerdo, donde se respete la decisión de ambas partes, para las que desean tener un hijo sin vínculos amorosos o sexuales existe la posibilidad de la inseminación artificial, donde se podrán experimentar ambos, el embarazo y la maternidad.

¿Las mujeres después de los 40 años pueden quedar embarazadas de manera natural?

A los 40 años la probabilidad de quedar embarazada de manera natural disminuye, sin embargo, es posible, para poder lograrlo se requiere de la asistencia de especialistas, que además de brindar la asesoría debida se encarguen de examinar los periodos de ovulación. Conocer los días más propensos para ser fertilizadas también se puede realizar midiendo la temperatura corporal o llevando un control de ovulación con el método del calendario.

¿Las mujeres pueden tener un hijo a través de parto natural después de los 40 años?

Además de quedar embarazadas de manera natural, las mujeres pueden someterse a tratamientos médicos como la congelación de sus óvulos para ser fertilizados in vitro y adherirlos a su organismo, otra opción es recurrir a la donación de óvulos o espermatozoides (en algunos casos ambos son donados).

Gracias a los avances tecnológicos, mediante estos métodos las mujeres pueden tener un hijo después de los 40 años, sin embargo, se requieren de muchísimos cuidados, de revisión médica.

¿Qué debo tener en cuenta al decidir tener un hijo a los 40 años?

Un punto importante a tratar es el cuidado que usted a sus 40 años debe tener en consideración al estar embarazada, tome nota de los siguientes puntos a tener en cuenta:

  • Acudir periódicamente a las citas con su ginecólogo, si es necesario pedir al médico que acuda a su domicilio de tener complicaciones para salir de su hogar (por tráfico, días de mucho calor u otras situaciones)
  • Sus hormonas a los 40 años estarán en desbalance, por lo que una dieta balanceada con minerales y vitaminas será lo ideal para su embarazo.
  • Hacer un poco de ejercicio, caminatas cortas no más de 20 minutos le pueden ser de gran ayuda.
  • Procurar descansar adecuadamente, reposar en el día pero sentada no acostada.
  • Contar con el apoyo de su pareja, conversar y tener charlas variadas para que usted se sienta animada y su mente un poco ocupada.
  • Acudir de inmediato al hospital o clínica de presentarse cualquier síntoma que perturbe su salud.
  • Si es su primer hijo, dejarse aconsejar, no querer saber lo todo, los consejos de sus padres, familiares y amigos que hayan pasado por la maternidad le caerán bien.

En esta coyuntura se unen dos grandes términos que de manera individual son complejas y vínculos, lo son más, al referirnos a maternidad sabemos que se requiere de cuidados y paciencia, la edad, los 40 años, donde los individuos experimentan grandes transiciones, pero no es tan ilógico pensar en tener hijos en estos periodos.

Tener nuestras prioridades claras es decisivo para las acciones que realizaremos para cumplir esos anhelos, más allá de simplemente tenerlas en mente es necesario materializarlas, pero entender que para ello el trabajo es arduo.

Ser madre es una de las mejores etapas, si realmente lo deseas es cuando más disfrutaras de cada experiencia, aunque suene tan simple es necesario tener tantos factores en cuenta, ya que estarás a cargo de tu bienestar y el del bebé.

Un hijo deseado y planificado tendrá mas posibilidades de tener una vida estable al lado de una mujer cuidadosa, con la experiencia y amor necesarios para hacer de este un proceso de lleno de felicidad, para ambos.

Como futuras madres es necesario diferenciar entre cuidado y sobre protección, entendemos que su llegada fue muy deseada, que esperas que el hijo este todo el tiempo sano, que no contraiga enfermedades o lesiones, pero para ser realistas es algo imposible, el ser humano debe vivir, experimentar, conocer el mundo, estimular que su organismo produzca anticuerpos y caerse un par de veces para aprender a reivindicarse.

Son procesos que con el tiempo se empiezan a entender y vivir, sin embargo, no está de más mencionarlo y la asesoría, para que procuren tener precaución con ello, el ser cuidadoso no te limitará vivirlo con felicidad, siempre y cuando no se descuide ninguno.

¿Por qué proceso debo optar para tener un hijo a los 40 años?

En realidad, en estas etapas o fases, es indispensable asistir a ginecólogos, especialistas en procesos reproductivos a médicos de confianza, que examinen de manera minucioso el historial clínico e indiquen cual es más saludable para ambos.

Que las opiniones ajenas interfieran en las decisiones propias es un gran desacierto, pues probablemente llenen nuestras mentes de ideas falsas, lo recomendable es asistir al médico, buscar ayuda profesional que busque el bienestar de la mujer y del hijo.

Cabe destacar, que el acompañamiento es gratificante durante la etapa de embarazo y la maternidad, en estos procesos es necesario involucrar a nuestro entorno social, pareja, padres e incluso amigos de confianza. Sin duda, a los 40 años las mujeres que priorizan el cuidado propio, aun son fuertes, pero ante cualquier emergencia se requiere un buen apoyo.

Como motivación o pareja es necesario que también se informen, que contribuyan a este proceso con empatía y comprensión, el acompañamiento no es solo físico, también debe ser emocional y psicológico, contribuirá de gran manera a mejorar durante las crisis o etapas emotivas, recordando que están procreando vida y su garantizar su buena crianza es esencial.

A pesar de todos los problemas que se puedan presentar, la tecnología y medicina han avanzado a paso agigantado, pueden hoy día hacer que cualquier mujer, de cualquier edad o con problemas menores pueda salir embarazada, aunque a avanzada edad se corren ciertos riesgos no es imposible tener la felicidad de un hijo a los 40 años, siempre que se hagan las revisiones pertinentes, exámenes antes y después; y se cuente con la ayuda de profesionales en la materia. Puede que este sea su primer, segundo o tercer hijo, en todo caso contar con expertos que le puedan guiar, aconsejar y brindar apoyo es lo más conveniente luego de sus 40 años, para que así usted pueda recibir con la mayor felicidad posible a este nuevo miembro de su familia.

Sin importar el proceso o método por el cual se tendría un hijo a los 40 años, se debe tener en cuenta lo siguiente.

Sin duda, para las mujeres que desean ser madres tener un hijo representa felicidad y dicha, sin embargo, se debe tener constante disciplina y responsabilidad, para respetar y seguir las recomendaciones.

La salud del bebé dependerá en gran parte del cuidado de la madre previo y posteriormente a su nacimiento, en el caso de las que desean tener un hijo de manera natural es necesario evitar el consumo de alcohol y cigarrillos, tener una dieta balanceada, dormir las horas indicadas, e ingerir ácido fólico. Cabe destacar que las que optan por este método son susceptibles a abortos, problemas cardiacos y diabetes, es por ello que los cuidados constantes son necesarios.

Tener un hijo no es un juego por lo tanto son decisiones que deben tomarse con seguridad, priorizando la salud del nuevo ser con cariño, esfuerzo y afecto.

¿Qué representa el tener un hijo después de los 40 años?

Una de las causas principales que provocan que las mujeres deseen tener hijos a los 40 años, es por que siente satisfechas con las experiencias previamente vividas, por lo tanto, es una decisión madura considerando que es planificado con cautela, al tener como prioridad la estabilidad económica y mental.

La felicidad que representa tener una compañía es esencial para motivarnos a cuidar nuestra a salud, no obstante, se debe tener en cuenta que al tener un hijo se debe priorizar la atención a la vida de otra persona, además de tener la certeza de sobrellevar los cambios del periodo adulto con los de la maternidad.

Con el paso de los años, en algunas mujeres el deseo de experimentar la maternidad aumenta por ende el compromiso suele ser mayor, en estos casos uno de los beneficios primordiales es que las madres tienen mayor raciocinio acerca de educación que les brindaran a sus hijos.

Las mujeres mayores de 40 años, se encargan de transmitir a sus hijos hábitos sanos de cuidados en la alimentación y de ejercitación física, debido a que a través de sus experiencias adaptaron su vida a estas alternativas de cuidado.

Debido a que han dedicado cierto transcurso de la vida a ámbitos laborales y a asegurar su estabilidad económica, las mujeres pueden dedicar mayor parte del tiempo a sus hijos, a su formación y a la estimulación de sus habilidades, teniendo en cuenta la felicidad mutua.

¿Por qué es necesaria la información acerca de tener un hijo después de los 40 años?

La información siempre es necesaria para eliminar de nuestras mentes variados tabús entorno a un mismo tema, en el caso de tener un hijo después de los 40 años, lo más frecuente es creer que no tendrán energía y que el cuidado hacia él bebe será limitado, no obstante, es totalmente falso, la energía no está en dependencia de la edad, los hábitos saludables son de gran influencia en el funcionamiento del organismo así que lo primordial es el cuidado no la edad.

El conocimiento es necesario, antes, durante y después del embarazo, leer estimula nuestros sentidos y cultiva la mente con lo esencial ante este tipo de decisiones. En el caso de optar por otros procedimientos que no son los naturales, ya sea por criterio propio o por problemas de salud, no olvides que también necesitas cuidarte, un nuevo ser necesita de tus atenciones.

No abandones los proyectos de vida sin antes informarte, la ayuda psicológica también es de gran apoyo, las limitaciones son mentales no obstante no debemos olvidarnos de los necesario que son los cuidados, las decisiones deben tomarse con claridad, conociendo los efectos y repercusiones, analizando nuestra coyuntura con claridad, no existe la mejor edad para vivir la maternidad, mediante sean cuidadosos.

Buscar orientación no es sinónimo de debilidad o ignorancia, es esencial que asistamos en todas las etapas del proceso, no solo durante la primera, transmitamos la información de manera clara y concisa, cabe destacar que durante la crianza de hijo también es necesaria la asesoría en todos los ámbitos de la vida.

Es importante iniciar a desligarnos de los mitos que generalmente nos rodean, la manera de saber que es verdadero o falso es la asesoría, dependerá de tu disponibilidad para aprender.

Con todos estos puntos, una buena actitud y apoyo sentimental y emocional de su pareja, usted recibirá con mucha felicidad a su hijo; recuerde que los 40 años son para vivirlos no para pensar negativamente. Claro está el cuerpo no es el mismo cuando tenemos 40 años que cuando tenemos 20, pero todo puede ser sobrellevado, todo tiene solución y muchas cosas han cambiado, la mentalidad de las personas es diferente a las de hace 50 años, antes las mujeres no trabajaban, no se superaban y no tenían igualdad, hoy día todo cambio y prácticamente las mujeres llegan a su plenitud a los 40 años.

Nota del Editor: Contenido creato inicialmente en septiembre 25, 2015 y revisado en marzo 22, 2022.