A los 40 años completamos muchos sueños, metas y deseos que han sido quizá consecuencia de mucho sacrificio y esfuerzo, todo a nuestro alrededor se ve acomodado o mejor dicho puesto en un buen lugar, nuestra situación económica, social, familiar y profesional han alcanzado quizá la cúspide o se ha logrado a través de logros, dedicación, estudios o experiencia el mayor prestigio y posición en todo ámbito, quizá tengamos hijos chicos o grandes; o tengamos la felicidad de estar esperando a nuestro primer hijo; hijos a los que trataremos de darle lo mejor, lo que quizá nos allá hecho falta en nuestra niñez, juventud y adolescencia, trataremos de proveerles de la mejor cultura, prácticas y buenos valores, de brindarle la mejor educación, a los 40 años nuestra vida se ve perfecta, llena de virtudes, éxitos y buenas nuevas.

A la poste de todo lo anterior debemos notar que para alcanzar nuestros objetivos a los 40 años muchas veces nos olvidamos de nuestro alrededor, nos volvemos un tanto egoístas para sí mismos y solo nos preocupamos por el porvenir y bienestar de nuestro hogar o familia, olvidando o desplazando por completo la amistad. Tener amigos es un bien para todo ser humano, sin importar que nos puedan fallar o no, estos son una necesidad y una parte fundamental con el que usted a sus 40 años debe aceptar sin importar cuantos compromisos tenga en su diario vivir.

¿Pero que nos pueden brindar los amigos a mis 40 años, si tengo estabilidad económica y una gran familia?

Una amistad puede en ciertos momentos de sufrimiento y soledad acompañarle, brindarle sus consejos y hacerlo salir de la situación en la que se encuentre, póngase por ejemplo que tenga un problema con su pareja sentimental, a sus hijos no puede socorrer ni hablarles acerca de esto, y es a un amigo a donde iría a para, donde el será la persona que pueda escucharlo y a la vez servirle de terapia para asimilar lo que ha sucedido y por supuesto dar los mejores consejos. Los amigos también pueden brindarle distracción, entretenimiento y recreación que tanto hace falta en los 40 años, cuando se vive un nivel de estrés alto y el cual pide a gritos ser liberado, con nuestros amigos podemos observar un juego de béisbol con mucha alegría, podemos discutir acerca de una jugada apretada y en fin pasarla bien, si es mujer puede ir de compras con su mejor amiga, probar y probar diferentes blusas hasta que ambas estén de acuerdo cosa que nunca hará su pareja sentimental, además los amigos pueden sacarnos de apuros, darnos alguna ayuda económica, médica o social en cualquier momento en que algún familiar no lo pueda hacer.

Como todo, existe un punto a tratar que no es del todo bueno, y es el tipo de amistad que debemos poseer, debemos tener cuidado de las personas que vayamos a elegir como nuestros amigos, no todos serán buenos, también los hay los que desean aparentar querernos a su lado y en realidad buscan alguna conveniencia, solo están para sacarnos provecho; existen personas buenas y malas recuérdelo siempre, para que usted pueda verificar que una persona es realmente su amigo o amiga debe darle paso al tiempo, luego de notar ciertas afinidades, como parecerse en el modo de actuar, de vestir, de convivir, de compartir las mismas pasiones, de ver gentileza, desvelo y aliento para con su persona de parte de esta persona, puede decir que es un verdadero amigo y luego de ello depositar toda su confianza, abrir parte de su vida y compartir de buena manera con él o ella.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir