Como cuidar el cabello en invierno

0
92

El cuidar el cabello en invierno es una preocupacion de muchas mujeres cuando se acerca esta estacion y queremos darte los mejores tips.

Cada estación provoca en nuestros cabellos ciertos efectos que requieren de cuidados especiales.

Adaptar los productos capilares a nuestra rutina para cuidarlo no requiere de tanto tiempo, si nuestro cabello es corto. Los cabellos largos, como siempre, requieren de más atención, independientemente de la época del año.

“El verano los quema y el invierno los seca”, se suele escuchar en las peluquerías.

Es posible que el verano incentive a las personas a cuidar más el cabello, tal vez en la playa con el afán de lucir una melena más sana y brillante, no falte en los bolsos aceites esenciales y protectores solares capilares con ácido hialurónico, o gorros que combinen con los trajes de baño.  

Lo cierto es que podemos mantener nuestro cabello sano durante todo el año adoptando algunos trucos, evitando algunos hábitos dañinos, entre ellos, pasar el secador muy cerca del pelo por mucho tiempo o pasar la planchita en todo momento sin protección térmica. Algo muy común en épocas bajo cero.

Épocas de renovación

En otoño se produce la llamada “renovación capilar”. En este periodo notamos una caída más de la habitual. Si bien, perdemos el pelo durante muchos meses de año, pero es en otoño donde más se nota, sobre todo en cabelleras largas. El cabello vuelve a crecer al cabo de unos meses, sin necesidad de vitaminas ni tratamientos.

Es un ciclo progresivo, por lo que se estima que la renovación completa del cabello se produce en 5 años. Si bien estos procesos suceden naturalmente se puede proteger al cabello de las inclemencias del tiempo y los factores ambientales que lo debilitan. Dejando que el ciclo natural se cumpla, si descuidarlo del todo.

¿El cuero cabelludo sufre más en invierno?

Sí, el cuero cabelludo sufre más en invierno. El cuero cabelludo es bombardeado constantemente por el frío, lo que puede provocar sequedad y picores. Además, el cuero cabelludo también es más susceptible a la caspa en invierno. Todos estos factores pueden hacer que el invierno sea una época dura para tu cuero cabelludo.

¿Por qué deberías cambiar tu rutina de cuidado del cabello en invierno?

Cuando el tiempo exterior es espantoso, tu rutina de cuidado del cabello debería ser encantadora. Al igual que cambias tu vestuario para adaptarte a los meses más fríos, también deberías cambiar tus productos capilares y la frecuencia con la que te lavas el pelo. He aquí la razón:

El cuero cabelludo está más seco en invierno. Los bajos niveles de humedad combinados con la calefacción interior pueden eliminar la humedad de la piel y del cabello. Esto puede provocar caspa y un cuero cabelludo escamoso y con picores. Para combatirlo, busca champús y acondicionadores que sean hidratantes y calmantes, como los que tienen leche de avena o aloe vera. También es conveniente que te laves el pelo con menos frecuencia durante el invierno.

Tu pelo es más propenso a romperse en invierno. El clima frío combinado con el aire seco puede hacer que tu pelo sea frágil y propenso a romperse.

Factores externos que debilitan nuestro pelo

Los cambios constantes de temperatura alteran el buen estado del cabello. Con el frío los poros del cuero cabelludo se cierran, lo que favorece que el cabello se reseque y aumenta el riesgo de que aparezca enrojecimiento y descamación en esta zona.

El viento actúa dañando  la cutícula y resecando el cabello en exceso. En días de mucho viento es recomendable llevarlo recogido, sobre todo si el cabello es muy largo. Evitaremos que se enrede y lo dañemos al momento del cepillado.

La contaminación presente en el aire dañan las escamas de la capa protectora del cuero cabelludo y agreden también a la cutícula, lo que se traduce en un cabello más quebradizo, opaco, decolorado y con las puntas abiertas.

Los cambios de temperatura que se producen por el paso continuo del frío exterior  hacia ambientes calefaccionados afecta directamente a la humedad del cabello y es uno de los responsables principales de la mayor sequedad capilar que la mayoría de las melenas experimentan en esta época del año.

Lo que le pasa al pelo en invierno: el encrespamiento y la humedad

Cuando el tiempo exterior es espantoso, tu pelo puede convertirse en una pesadilla. El clima invernal puede causar todo tipo de problemas a tus cabellos, desde el encrespamiento y los cabellos sueltos hasta la estática y las puntas abiertas. Pero no desesperes, hay formas de ayudar a tu pelo a sobrevivir a la estación.

Uno de los mayores problemas del cabello en invierno es el encrespamiento. Cuando el aire es seco, absorbe la humedad del cabello, dejándolo reseco y propenso al encrespamiento. La mejor manera de combatirlo es utilizar un champú y un acondicionador hidratantes, y usar un acondicionador sin aclarado o un aceite para ayudar a sellar la humedad.

Otro problema que puede surgir en invierno es la humedad. Cuando el aire está lleno de humedad, puede hacer que tu pelo se hinche y se encrespe.

Consejos básicos para proteger y reparar tu cabello cuando hace frío

Cuando las temperaturas empiezan a bajar, es importante que cuides más tu pelo. Aquí tienes ocho consejos para ayudar a proteger y reparar tu pelo cuando hace frío:

1. Evita lavarte el pelo con demasiada frecuencia. Lavar el pelo lo despoja de los aceites naturales que ayudan a mantenerlo sano. Si puedes, lávate el pelo sólo un par de veces a la semana.

2. Cuando te laves el pelo, utiliza un champú y un acondicionador hidratantes. Busca productos que contengan ingredientes hidratantes como la glicerina o la manteca de karité.

3. No te olvides del cuero cabelludo. Masajea tu cuero cabelludo con un aceite nutritivo antes de acostarte para evitar la sequedad y la descamación.

4. Duerme con una funda de almohada de satén o un pañuelo sobre la cabeza para evitar que se rompa por la fricción durante la noche.

 Como lavar y acondicionar tu cabello durante el invierno

Cuando el tiempo exterior es espantoso, puede pasar factura a tu pelo. El clima invernal puede hacer que tus mechones estén secos, quebradizos y sean más propensos a la estática y a la rotura.

Pero no hace falta que sufras durante la estación con unos mechones poco agraciados. Siguiendo unos sencillos consejos, puedes mantener tu pelo sano e hidratado durante todo el invierno.

Empieza por cambiar a un champú y acondicionador suaves e hidratantes formulados para el cabello seco

Lavar el cabello con agua templada.

Es muy común que en invierno utilicemos el agua muy caliente provocando daños en las cutículas y debilitando las fibras capilares. Si las duchas con el agua extremadamente caliente son de tu agrado, es recomendable cubrir tu cabello con una gorra de baño y proceder a su lavado de manera independiente, con una temperatura media y al terminar con un chorro de agua fría. Esto ayudará a cerrar las cutículas para que el cabello no pierda humedad y se mantenga bien hidratado.  

Utilizar champú y acondicionador más hidratante que lo habitual. 

Los acondicionadores están formulados con ingredientes hidratantes y suavizantes que permiten mantener la cutícula a raya frente a los efectos medioambientales. Además, incorporan sustancias como las siliconas, que se adhieren a la cutícula a modo de capa protectora, evitando así el encrespamiento.

Los acondicionadores tienen también un efecto más inmediato: desenredar el cabello y facilitar el peinado. Se suelen utilizar después del champú, sobre el pelo mojado, dejándolos actuar alrededor de un minuto y enjuagando después, aunque también hay versiones de acondicionadores que no necesitan aclarado (no rinse) y otros que se aplican sobre el cabello seco.

Los cabellos grasos deben aplicar el producto solo en largos y puntas, evitando la raíz, mientras que lo más aconsejable para los cabellos secos y desvitalizados es buscar productos ricos en aceites hidratantes como el de almendras.

Cómo mantener tu pelo hidratado en invierno

A medida que el tiempo se enfría y el aire se vuelve más seco, es importante que cuides más tu pelo para evitar que se reseque. Aquí tienes algunos consejos para mantener tu pelo hidratado en invierno:

  • Utiliza un champú y un acondicionador suaves. Elige productos diseñados para cabellos secos o sensibles, y evita los que tienen productos químicos agresivos.
  • Limita el uso de herramientas calientes. Si tienes que utilizarlas, asegúrate de usar antes un spray protector del calor.
  • No te olvides del acondicionador sin aclarado. Puede ayudar a retener la humedad antes de peinarte.
  • Sécate al aire siempre que sea posible. Si tienes que secarte con el secador, utiliza la posición más baja y no lo acerques demasiado a tu pelo.
  • Acondiciona en profundidad una vez a la semana.

Otros productos que te pueden ayudar

Baños de crema  

Aportan al cabello los nutrientes esenciales para devolver el brillo y la vitalidad. Los baños de crema son una excelente cura para cabellos expuestos a cambios bruscos de temperatura y daños ambientales. Una vez aplicados, estos ingredientes cumplen su cometido allí dónde son más necesarios, tratando en profundidad la raíz, reconstruyendo la cutícula y la capa hidrolipídica, y ayudando a que el cabello refuerce sus defensas naturales.

Primero se lava el cabello con champú sin aplicar acondicionador. Secamos con toalla y separamos por mechas para poder aplicar la crema de forma uniforme hasta cubrir todo el largo del cabello sin tocar la raíz. Para que los nutrientes penetren en las cutículas cubrir el cabello con una gorra de ducha, dejar actuar durante 5 minutos.  Pasado este tiempo enjuagar con agua templada a fría. Con el calor el producto se absorberá mucho mejor.

Shock de keratina

Consiste en un tratamiento reestructurante intensivo. Nutre el cabello dañado alcanzando altos niveles de hidratación, reparando en profundidad. El cabello luce con más brillo, liberándolo de frizz y sus resultados son duraderos. Este tratamiento se realiza en salón en manos de profesionales ya conlleva muchos pasos que garantizan los resultados finales que son de aplacar el frizz y eliminar el encrespamiento. Los resultados pueden durar hasta 5 meses, dependiendo del estado del cabello, la técnica y de los cuidados posteriores.

Para potenciar el efecto liso del producto, es conveniente dejarlo actuar 48 hs.

Accesorios para protegernos del frío.

Los gorros y sombreros son un gran aliado para combatir el frío y proteger nuestro pelo. Si bien, muchas personas los evitan porque arruinan el peinado, es aconsejable en días bajo cero, con lluvias o días de mucho viento. Los cambios bruscos de temperatura son el peor enemigo para el cabello y contrarrestan todos los cuidados que le propiciamos. Utilizar gorros que en su interior este confeccionado de seda o satén, para minimizar los efectos de la fricción. Para evitar la estática en el cabello, luego del lavado y secado, aplicar un spray con efecto antiestática no frizz. Utilizar hebillas invisibles para mantener el peinado en su lugar.

Para mantener el volumen al quitar el sombrero y no tenerlo chato y pegado al cuero cabelludo, utiliza una espuma o mousse con efecto voluminoso. Se aplica luego de lavado, con el cabello aún semi húmedo. Procede al secado en lo posible, dejarlo airear sobre el lado contrario a como se utiliza habitualmente. Todos estos trucos favorecerán la estética ya al que al quitar el sombrero, el cabello lucirá peinado, voluminoso y si el efecto de aplastamiento que dejan los gorros o sombreros.

Artículo anterior10 Beneficios para tu salud de eliminar los refrescos
Artículo siguienteLa cirugia estética, lo que debes saber
Martha Lopez
Tengo más de 30 años de experiencia en el sector de la belleza. He trabajado como maquilladora, esteticista y asesora de belleza. También he sido portavoz de varias marcas de belleza nacionales. Actualmente soy escritora y bloguera independiente, especializada en todo lo relacionado con la belleza. Me apasiona ayudar a las mujeres a sentirse bellas y seguras de sí mismas. Creo que cada mujer tiene su propio tipo de belleza, y me encanta ayudarlas a encontrarla y aceptarla. Ya sea enseñándoles a hacer su propia rutina de maquillaje o de cuidado de la piel, o simplemente dándoles consejos sobre qué productos utilizar, me encanta ver a las mujeres sentirse bien consigo mismas.