Cómo perder peso a partir de los 40 años

0
146

Perder peso después de los 40 años puede ser una tarea difícil. El metabolismo se ralentiza y resulta más difícil deshacerse de esos kilos de más. Sin embargo, hay ciertas cosas que puedes hacer para facilitar el proceso. Aquí tienes algunos consejos sobre cómo perder peso cuando tienes más de 40 años.

La dificultad de perder peso después de los 40

Perder peso después de los 40 puede ser una tarea difícil. Muchas personas se dan cuenta de que su metabolismo se ralentiza y no son capaces de perder peso tan fácilmente como en sus años de juventud. Hay algunas cosas que puedes hacer para ayudarte a perder peso, pero puede llevar algo de tiempo y esfuerzo.

Si tienes más de 40 años e intentas perder peso, puedes considerar la posibilidad de cambiar tu dieta. Comer alimentos saludables y hacer ejercicio con regularidad puede ayudarte a perder peso y mantenerlo. También es posible que quieras hablar con tu médico sobre formas de estimular tu metabolismo u otros medicamentos que puedan ayudarte a perder peso.

Perder peso puede ser difícil a cualquier edad, pero es especialmente difícil a partir de los 40 años. Sin embargo, con un poco de esfuerzo, puedes conseguirlo.

Los cambios hormonales a partir de los 40 que dificultan la pérdida de peso

A medida que envejecemos, nuestras hormonas cambian y ya no pueden metabolizar eficazmente los alimentos que comemos. Esto ralentiza nuestro metabolismo y hace más difícil perder peso. Si añadimos el hecho de que nuestro cuerpo se vuelve menos eficiente a la hora de almacenar energía en forma de grasa, no es de extrañar que a muchos de nosotros nos resulte más difícil perder peso después de los 40.

Hay algunas cosas que podemos hacer para combatir este cambio hormonal y seguir perdiendo peso, incluso después de los 40. En primer lugar, debemos prestar más atención a los alimentos que comemos y asegurarnos de que son ricos en nutrientes y fácilmente digeribles. En segundo lugar, tenemos que hacer ejercicio con regularidad y mantener nuestros músculos tonificados para que sigan quemando calorías con eficacia. Por último, debemos ser pacientes y constantes con nuestros esfuerzos de pérdida de peso, ya que puede costar más ver los resultados después de los 40.

Un metabolismo más lento después de los 40 años dificulta la pérdida de peso

A medida que envejecemos, nuestro metabolismo empieza a ser más lento. Esto hace que sea más difícil perder peso, incluso si comemos de forma saludable y hacemos ejercicio con regularidad. Un metabolismo más lento significa que nuestro cuerpo no es capaz de quemar calorías tan eficazmente como antes. Esto puede ser frustrante para quienes intentan perder peso o mantener un peso saludable.

Hay algunas cosas que puedes hacer para ayudar a impulsar tu metabolismo, como comer comidas más pequeñas con más frecuencia, beber mucha agua e incluir proteínas en tu dieta. Sin embargo, incluso con estos cambios en el estilo de vida, la pérdida de peso puede seguir siendo difícil si tu metabolismo está muy ralentizado. Si te cuesta perder peso, habla con tu médico sobre las formas de ayudar a mejorar tu metabolismo.

Diferentes tipos de alimentos que hay que evitar después de los 40 para perder peso

A medida que envejecemos, nuestro metabolismo se ralentiza y nuestras hormonas cambian. Esto puede hacer más difícil perder peso y mantenerlo. He aquí algunos tipos de alimentos que debes evitar después de los 40 para ayudarte a mantenerte delgado y sano:

  • Carbohidratos procesados: Incluyen el pan blanco, la pasta, la bollería, las patatas fritas, etc. Se convierten rápidamente en azúcar en el cuerpo, lo que puede provocar un aumento de peso.
  • Grasas saturadas: Se encuentran en las carnes grasas, los productos lácteos enteros, los alimentos procesados, etc. Pueden aumentar los niveles de colesterol y contribuir al aumento de peso.
  • Azúcares refinados: Se encuentran en los dulces, galletas, pasteles, refrescos, etc. Provocan picos en los niveles de azúcar en sangre, lo que puede provocar antojos y aumento de peso.

Los mejores alimentos para adelgazar después de los 40

A medida que envejecemos, nuestro metabolismo empieza a ralentizarse y resulta más difícil perder peso. Sin embargo, hay ciertos alimentos que pueden ayudarnos a librar la batalla de los kilos. He aquí los mejores alimentos para perder peso después de los 40: 

  • El salmón está repleto de proteínas y ácidos grasos omega-3 saludables, que son esenciales para la pérdida de peso. El salmón es también una gran fuente de selenio, un mineral que ayuda a impulsar el metabolismo.
  • El yogur griego es una excelente fuente de proteínas y calcio, ambos esenciales para la pérdida de peso. El yogur griego también contiene cultivos vivos y activos, que pueden ayudar a mejorar la digestión y promover un intestino sano.
  • El té verde es rico en antioxidantes y se ha demostrado que potencia el metabolismo y ayuda a perder peso.

Ejercicio para que los mayores de 40 años pierdan peso 

Un estudio reciente publicado en la revista Obesity descubrió que las personas de más de 40 años que hacen ejercicio regularmente tienen más probabilidades de perder peso y mantenerlo que las que no hacen ejercicio.

El estudio siguió a 1.500 adultos de entre 40 y 59 años durante un periodo de cuatro años. Los que hacían ejercicio al menos tres veces por semana tenían más probabilidades de perder peso y mantenerlo que los que no hacían ejercicio. Además, los que hacían ejercicio también tenían más probabilidades de tener menos grasa corporal, menor presión arterial y mejores niveles de colesterol que los que no hacían ejercicio.

Si tienes más de 40 años y quieres perder peso, el ejercicio regular es la clave. Intenta hacer al menos tres entrenamientos a la semana y empezarás a ver los resultados en poco tiempo.


En conclusión, si tienes más de 40 años y quieres perder peso, hay algunas cosas que puedes hacer para aumentar tus posibilidades de éxito. En primer lugar, céntrate en una alimentación sana y asegúrate de hacer mucho ejercicio. Además, intenta evitar las dietas de moda o las soluciones rápidas, ya que suelen ser ineficaces e incluso pueden ser perjudiciales. Por último, recuerda que perder peso lleva su tiempo, así que ten paciencia y no te rindas si no ves resultados inmediatamente.