La brecha de vida entre las personas que viven en la ciudad y los que viven en el campo es cada vez mayor. En la actualidad un adulto mayor que viva en una gran metrópoli puede alcanzar los 80 a 85 años, sí mucho, sólo 10 años menos que en las zonas rurales.

Según los geriatras la calidad de vida del hombre del campo es mucho más sana, porque así, ambos grupos los que viven en la ciudad como los que viven en el campo pueden salir a caminar, meditar, subir escaleras; la sensación no es la misma de bienestar porque lo que brinda estar al lado de la naturaleza es mucho mayor.

Probablemente es una obviedad pero son muchos los beneficios de vivir en el campo y más los perjuicios de vivir en la ciudad, al menos para la salud mental. Así, que si todavía estás decidiendo entre un fin de semana en alguna discoteca o estar encerrados en casa, es mejor que decidas salir al bosque y dar una caminata por la montaña o cerca un río o lago. Ya los estudios científicos demuestran que entre más tiempo lleves viviendo en la ciudad se exponen más al estrés, la ansiedad y dubitativamente a la esquizofrenia.

En estudios realizados por un grupo de siquiatras descubrió con un grupo de voluntarios tanto de los que viven en la ciudad como los que viven en el campo que aquellos expuestos al orden de lo citadino mostraron una mayor actividad en la amígdala, como sabemos es la parte del cerebro que controla las respuestas emocionales y que es hiperactiva en personas con trastornos de ansiedad social. Mientras los que vivían en el campo, lo que sucedió con ellos es que se estresaron pero ante la vigilancia de los científicos, por supuesto, todo se encontraba con unos monitores de su actividad cerebral.

Ahora se sabe que incluso el gen más vinculado a la esquizofrenia solo aumenta en un 20% el riesgo, pero esta enfermedad es hasta dos veces más común en las personas que viven o nacen en las ciudades.

Existe un interesante estudio sobre la incidencia creciente de asma, eczema y alergia en el mundo desarrollado, mientras que aquellas personas nacidas o criadas en granjas, en el campo tienden a desarrollar una respuesta inmune reduciendo dichos factores ofensivos para el organismo.

Recordemos que los seres humanos desarrollan unas defensas naturales en el cuerpo que dependen de los linfocitos reguladores T que van a limitar la respuesta, cuando las células de este número es baja, el sistema inmune reacciona exageradamente a los estímulos más leves, incluso sin reaccionar en el cuerpo algún daño. De ahí son las principales fuentes de las enfermedades alérgicas, pero en las personas que han vivido en el campo es mínimo. Se dice que muchos estudiosos concluyen que las alergias aparecen como consecuencia de que todo está demasiado limpio y desinfectado, por eso explican que las personas del campo son mucho más sanas porque no han impedido el desarrollo natural del sistema inmune.

Es así que está comprobado científicamente que las personas que viven en la ciudad es más estresante su vida diaria y la causa mayor de número de enfermedades, como por ejemplo, sufrir de depresión, ansiedad y hasta esquizofrenia.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir