14 Cambios que debes esperar a partir de los 40 años

0
182

A partir de los 40 años el cuerpo de la mujer experimenta inevitablemente algunos cambios físicos. Puedes sentirte más segura y cómoda en tu piel, o puedes sentir que empiezas a perder tu juventud, notando las primeras arrugas o como comienzas a aumentar de peso. Sin embargo, los 40 son también un momento en el que muchas mujeres empiezan a sentirse más capacitadas y a experimentar un renovado sentido de sí mismas.

Cambios hormonales

Después de los 40 años el cuerpo de la mujer experimenta muchos cambios. Uno de los cambios más significativos es la disminución de las hormonas. Esto puede provocar diversos síntomas, como sofocos, sudores nocturnos, aumento de peso y cambios de humor. Aunque estos cambios pueden ser difíciles de afrontar, hay algunas cosas que las mujeres pueden hacer para facilitar la transición. 

Una forma de hacer frente a los cambios hormonales es modificando el estilo de vida. Esto incluye seguir una dieta sana, hacer ejercicio regularmente y dormir lo suficiente. Además, las mujeres deben intentar reducir el estrés en sus vidas. El estrés puede exacerbar los síntomas de la menopausia y hacerlos más difíciles de afrontar. 

También hay muchos tratamientos disponibles para los síntomas de la menopausia. Entre ellos está la terapia de sustitución hormonal, que puede ayudar a equilibrar la disminución de las hormonas.

Los sofocos

Al llegar a los 40 años, puede esperar experimentar algunos cambios en su cuerpo. Uno de los cambios más comunes son los sofocos. Los sofocos son sensaciones súbitas de calor, a veces acompañadas de un rostro enrojecido y sudoración. Pueden ocurrir en cualquier momento, de día o de noche, y pueden durar desde unos segundos hasta varios minutos. Algunas mujeres también experimentan palpitaciones, ansiedad y/o dolores de cabeza con los sofocos. Aunque los sofocos no suelen ser perjudiciales, pueden ser incómodos y molestos. Hay una variedad de tratamientos disponibles para ayudar a controlar los sofocos y otros síntomas de la menopausia.

Libido bajo

Cuando una mujer se acerca a los 40 años, es probable que experimente una serie de cambios en su cuerpo. Uno de los cambios más comunes es la disminución de la libido, o el deseo sexual. Esto puede deberse a diversos factores, como los cambios hormonales, la fatiga, el estrés y los medicamentos. Aunque un menor deseo sexual no es necesariamente motivo de preocupación, puede ser frustrante para ambos miembros de la pareja. Hay algunas cosas que pueden hacerse para ayudar a mejorar la libido, como el ejercicio, las técnicas de relajación y hablar con un médico sobre la terapia hormonal u otros tratamientos.

Sequedad vaginal

El cuerpo humano cambia y se adapta constantemente, y este proceso no se detiene al llegar a los cuarenta. De hecho, hay una serie de cambios que las mujeres pueden esperar al llegar a este hito. Uno de los más comunes es la sequedad vaginal.

La sequedad vaginal se produce cuando los tejidos de la vagina se vuelven finos y menos lubricados. Esto puede causar molestias durante las relaciones sexuales, así como otros problemas, como las infecciones del tracto urinario. Hay una serie de factores que pueden contribuir a la sequedad vaginal, como los cambios hormonales, los medicamentos y la menopausia.

Afortunadamente, hay tratamientos disponibles para ayudar a aliviar los síntomas de la sequedad vaginal. Entre ellos están las cremas y geles tópicos, los suplementos orales y los cambios en el estilo de vida, como utilizar un humidificador o evitar irritantes como el jabón o las duchas vaginales.

Períodos menstruales irregulares

A medida que las mujeres envejecen, su cuerpo experimenta muchos cambios. Uno de los cambios más comunes es la irregularidad de sus periodos menstruales. Para algunas mujeres, esto puede significar sangrados más ligeros o más abundantes, periodos más o menos frecuentes, o incluso periodos omitidos. Esto se debe a una disminución de los niveles de estrógeno, que puede hacer que el revestimiento del útero se diluya. Esto puede dar lugar a manchados o hemorragias intermenstruales. Si experimentas algún cambio en tu ciclo menstrual, asegúrate de hablar con tu médico para descartar cualquier problema de salud subyacente.

Osteoporosis

Cuando las mujeres llegan a los 40 años, pueden experimentar una serie de cambios visibles e internos en su salud. Uno de esos cambios está relacionado con la osteoporosis, una enfermedad ósea relacionada con la edad que afecta aproximadamente a una de cada cuatro mujeres mayores de 50 años. La osteoporosis se caracteriza por el debilitamiento de los huesos, que puede provocar fracturas o roturas incluso con un traumatismo mínimo.

Las mujeres deben consultar a su médico de cabecera sobre cualquier preocupación relativa a la salud de su masa ósea y hablar sobre los cambios de estilo de vida que podrían reducir los riesgos asociados a la osteoporosis, como aumentar la ingesta de calcio, hacer ejercicio con regularidad y evitar el tabaco o el consumo excesivo de alcohol. Además, pueden recetarse medicamentos que ayuden a frenar una mayor pérdida ósea.

Aumento de peso

A medida que envejecemos, nuestro cuerpo experimenta cambios que en su mayoría están fuera de nuestro control. Un cambio que muchas mujeres experimentan en torno a los 40 años es el aumento de peso. Incluso si has tenido relativamente el mismo peso durante toda tu vida adulta, puedes notar unos cuantos kilos de más a medida que te acercas a la mediana edad.

Hay algunas cosas que pueden contribuir a este aumento de peso. En primer lugar, nuestro metabolismo se ralentiza de forma natural a medida que envejecemos, por lo que es posible que no podamos comer de la misma forma que cuando teníamos 20 y 30 años y seguir manteniendo nuestro peso. En segundo lugar, los cambios hormonales también pueden provocar un aumento de peso, sobre todo en torno a la menopausia, cuando los niveles de estrógeno empiezan a disminuir. Y, por último, a medida que envejecemos y nuestra vida se vuelve más ajetreada, a menudo tenemos menos tiempo para hacer ejercicio y cuidarnos, lo que también puede provocar un aumento gradual de peso.

Papra poder combatir esta situacion es importante incorporar el ejercicio físico, especialmente el aeróbico y tomar en consideracion nuestra nutricion, incluyendo alimentos saludables, con fibra y tomando mucha agua para mejorar la hidratación.

La caída del pelo

Los cuarenta son la edad en la que el pelo de muchas mujeres empieza a adelgazar. No es sólo que veamos más cuero cabelludo cuando nos separamos del pelo, sino que las propias hebras individuales son más finas y menos abundantes. La mujer media tiene unos 100.000 folículos pilosos en la cabeza, y a medida que envejecemos, empezamos a perderlos. Menos folículos significan menos pelos, y más finos. El resultado: tu cola de caballo es notablemente más fina que a los 20 o 30 años.

Dicho esto, los 40 son también la edad en la que muchas mujeres empiezan a notar sus primeras canas. (Dato curioso: la paleta de colores naturales de las mujeres incluye unos 50 tonos de gris.

Metabolismo lento

En la mujer el metabolismo se vuelve más lento cuando se acerca a los 40 años. Puede notar que gana peso con más facilidad y que le resulta más difícil adelgazar. También puede notar que su piel no es tan elástica como antes y que le salen arrugas. También puede empezar a perder pelo y a encanecer. Estos cambios se deben al proceso natural de envejecimiento y no son motivo de preocupación.

Vejiga permeable

Aunque la mayoría de las mujeres están en la flor de la vida durante los 40, hay algunos cambios que se producen en esta década de la vida. Uno de esos cambios es una mayor probabilidad de desarrollar una vejiga permeable.

Hay varias razones por las que esto ocurre. A medida que las mujeres envejecen, los músculos y ligamentos que sostienen la vejiga pueden debilitarse y estirarse, haciendo que sea menos capaz de retener la orina. Además, la uretra -el conducto que lleva la orina desde la vejiga al exterior del cuerpo- también puede debilitarse y estirarse. Esto dificulta el vaciado completo de la vejiga y aumenta las posibilidades de pérdidas.

Hay varias cosas que las mujeres pueden hacer para ayudar a prevenir o tratar la vejiga permeable. En primer lugar, intenta hacer regularmente los ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del suelo pélvico. Además, evita los alimentos y bebidas que irritan tu vejiga, como la cafeína y el alcohol.

Cambios en la piel

A medida que envejecemos, nuestra piel cambia. Y aunque algunos cambios son inevitables, hay cosas que podemos hacer para ralentizar el proceso de envejecimiento. He aquí algunos de los cambios cutáneos más comunes que experimentan las mujeres a los 40 años, y lo que puedes hacer al respecto.

  • Líneas finas y arrugas: Uno de los cambios más notables en la piel a los 40 años es la aparición de líneas finas y arrugas. Aunque no hay forma de prevenirlas por completo, puedes ayudar a reducir su aparición manteniéndote alejada del sol, usando protección solar y evitando fumar.
  • Sequedad: Muchas mujeres encuentran que su piel se vuelve más seca a los 40 años. Esto se debe a una disminución de la producción de grasa por parte de las glándulas sebáceas.
  • Nuestra piel pierde su elasticidad: Esto es especialmente cierto para las mujeres cuando empiezan a entrar en los 40 años. La piel se vuelve más fina y menos capaz de recuperarse después de ser estirada.

Hay algunas cosas que puedes hacer para ralentizar el proceso de envejecimiento y mantener el mejor aspecto de tu piel. En primer lugar, asegúrate de que utilizas un limpiador e hidratante suaves diseñados para la piel madura. También puedes considerar el uso de un suero o crema que contenga retinol u otros ingredientes activos que puedan ayudar a impulsar la producción de colágeno.

Asegúrate de proteger tu piel del sol aplicando un protector solar todos los días y llevando ropa protectora cuando estés al aire libre. Y por último, ¡no fumes! Fumar acelera el proceso de envejecimiento y puede causar graves daños a tu piel.

Pérdida de masa muscular

A medida que envejecemos, nuestro cuerpo experimenta muchos cambios. Un cambio que muchas mujeres experimentan al cumplir los 40 es la pérdida de masa muscular. Esto puede provocar una disminución de la fuerza y la movilidad, y puede dificultar las actividades cotidianas. Hay varias cosas que puedes hacer para combatir esta pérdida de músculo, como el entrenamiento de fuerza y una dieta saludable. Si te mantienes activo y cuidas de tu cuerpo, puedes ayudar a minimizar los efectos de la pérdida de músculo al envejecer.

Niebla cerebral

Cuando una mujer se acerca a los 40 años, puede esperar que su cuerpo sufra algunos cambios. Uno de estos cambios se conoce como niebla cerebral, que puede causar dificultades de concentración, memoria y toma de decisiones.

Hay algunas causas posibles de la niebla cerebral en las mujeres de más de 40 años. Una de ellas es el proceso natural de envejecimiento, que puede conducir a una disminución de la función cognitiva. Otra son los cambios hormonales que se producen durante la perimenopausia y la menopausia. Por último, los factores del estilo de vida, como la falta de sueño, el estrés y la mala alimentación, también pueden contribuir a la niebla cerebral.

Hay algunas cosas que las mujeres pueden hacer para ayudar a combatir la niebla cerebral. En primer lugar, deben intentar dormir lo suficiente y hacer ejercicio con regularidad. En segundo lugar, deben seguir una dieta sana y tomar suplementos si es necesario. En tercer lugar, deben intentar reducir el estrés en sus vidas.

Cambios de humor

Cuando una mujer se acerca a los 40 años, puede esperar experimentar algunos cambios en su estado de ánimo. Por un lado, puede sentirse más ansiosa o estresada que en sus años de juventud. También puede ser más propensa a la depresión y la inseguridad. Además, puede notar que sus patrones de sueño están alterados y que se siente más cansada durante el día. Todos estos cambios pueden atribuirse a los cambios hormonales que se producen en el cuerpo de la mujer durante este periodo.

_

En conclusión, cumplir 40 años es una época de muchos cambios para las mujeres. Los cambios hormonales, los cambios en la fertilidad y la perimenopausia pueden provocar síntomas físicos y emocionales. Sin embargo, también hay muchas cosas positivas al cumplir los 40. Es una época en la que las mujeres tienen más confianza en sí mismas, están asentadas en sus carreras y suelen tener más ingresos disponibles. Así que, aunque puede haber algunos retos, también hay muchas recompensas que esperar.