Como cuidar los zapatos de cuero

0
114

Los zapatos de cuero son una inversión. Como cualquier inversión, necesitan ser cuidados adecuadamente para conservar su valor. El cuero es un material natural que necesita ser tratado con cuidado. Descuidar el cuidado de sus zapatos de cuero puede hacer que se agrieten, destiñan y se vuelvan frágiles.

El cuidado de sus zapatos de cuero no tiene por qué ser difícil ni requerir mucho tiempo. Una simple limpieza con un paño húmedo después de cada uso ayudará a eliminar la suciedad y la sal que pueden dañar el cuero. También debería aplicar un acondicionador de cuero cada pocos meses para mantener el cuero flexible y evitar que se agriete. 

Siguiendo unos sencillos pasos para el cuidado de sus zapatos de cuero, podrá prolongar su vida útil y asegurarse de que siempre tengan el mejor aspecto. 

Principales puntos a tener en cuenta

  • En primer lugar, debe limpiarlos regularmente con un paño suave o un cepillo. Esto ayudará a eliminar cualquier tipo de suciedad o residuos que puedan dañar el cuero. 
  • Segundo, debe acondicionarlos regularmente con un acondicionador de cuero de calidad. Esto ayudará a mantener el cuero suave y flexible y evitará que se agriete. 
  • Tercero, debe guardarlos en un lugar fresco y seco cuando no los esté usando. Esto ayudará a evitar que el cuero se reseque y se agriete. 

Los zapatos de cuero son una excelente inversión

Una de las mejores inversiones que se puede hacer es en el tipo de calzado de cuero de calidad. La única pega es que debe cuidar esos zapatos religiosamente. Un par de zapatos de calidad le durará toda la vida con el cuidado y el mantenimiento adecuados.

Además, los productos que utilice en su calzado de piel no tienen por qué costar más que el precio de los zapatos. Hay una serie de consejos que le ayudarán en el cuidado y conservación de esos zapatos de cuero para que no sólo le duren más, sino que mantengan un aspecto estupendo. 

Lo primero que hay que recordar es que dos pares de zapatos de cuero de buena calidad durarán más del doble que un par. Esta imposibilidad matemática es, sin embargo, cierta, ya que al comprar dos pares de zapatos de cuero, puede usar un par cada dos días y dejar que los zapatos se sequen en una horma de cedro para que absorban la humedad de su piel y del cuero mientras mantienen la forma correcta del zapato.

Como limpiar zapatos de cuero

Cuando se trata de limpiar zapatos de cuero, hay algunas cosas que deberá tener en cuenta. En primer lugar, querrá evitar el uso de productos químicos o limpiadores agresivos, ya que pueden dañar el cuero. En su lugar, opte por un jabón suave o un betún para zapatos. También querrá asegurarse de limpiar sus zapatos con regularidad -al menos una vez a la semana- para evitar que la suciedad y los residuos se acumulen.

Como cuidar los zapatos de cuero

Para limpiar sus zapatos de cuero, empiece por quitar los cordones u otros accesorios. A continuación, utilice un cepillo suave o un paño para eliminar la suciedad superficial o los residuos. Si sus zapatos están especialmente sucios, es posible que tenga que utilizar una solución suave de agua y jabón. Una vez que sus zapatos estén limpios, asegúrese de pulirlos en seco con un paño suave. 

¿Cómo limpiar las manchas en los zapatos de cuero claro?

Suponiendo que los zapatos de cuero en cuestión sean de la variedad más elegante, hay algunas formas diferentes de limpiarlos dependiendo de la gravedad y el tipo de mancha. Para las manchas ligeras en la superficie del zapato, se puede utilizar un paño húmedo para limpiarlas. Si la mancha es más difícil de eliminar o si se ha impregnado en el cuero, se puede utilizar un jabón suave con un cepillo blando. Es importante no restregar con demasiada fuerza, ya que esto puede dañar el cuero.

Para las manchas más difíciles, existen limpiadores comerciales para el cuero que pueden adquirirse en la mayoría de las zapaterías. Deben utilizarse siguiendo las instrucciones del frasco. A veces, incluso las manchas más difíciles no salen del todo y es mejor consultar a un profesional en lugar de arriesgarse a dañar aún más los zapatos. 

Cómo eliminar los malos olores de los zapatos de cuero

Cuando se trata de eliminar los malos olores de los zapatos de cuero, hay algunas opciones diferentes que puede probar.

Una de ellas es simplemente colocar los zapatos en un lugar bien ventilado durante unos días. Esto permitirá que el olor se disipe por sí solo.

Otra opción es espolvorear talco o bicarbonato de sodio dentro de los zapatos y dejarlos reposar toda la noche. El bicarbonato ayudará a absorber el olor.

Por último, también puede probar a utilizar un limpiador o acondicionador de cuero comercial. Simplemente siga las instrucciones del producto y aplíquelo a sus zapatos. 

Cuidar el interior de los zapatos

Con el tiempo, el interior de sus zapatos puede ensuciarse tanto como el exterior. He aquí algunos consejos que le ayudarán a limpiar el interior de sus zapatos de cuero y a mantener su mejor aspecto.

En primer lugar, empiece por quitar los cordones de sus zapatos. Esto le dará un mejor acceso al interior del zapato y facilitará su limpieza. A continuación, utilice un cepillo suave o un paño para quitar la suciedad o los restos que pueda haber en el interior del zapato. Si hay suciedad apelmazada, puede utilizar un paño húmedo para restregarla suavemente. Asegúrese de evitar mojar el cuero, ya que esto puede dañarlo. 

Limpiar el interior de sus zapatos de cuero es importante para evitar que crezcan bacterias y hongos. He aquí algunos consejos sobre cómo limpiar el interior de sus zapatos de cuero: 

  • Quite los cordones y la plantilla de sus zapatos.
  • Limpie el interior de sus zapatos con un trapo o esponja húmeda. También puede utilizar un jabón suave si es necesario.
  • Deje que sus zapatos se sequen al aire completamente antes de volver a poner los cordones. 

¿Cómo impermeabilizar los zapatos de cuero?

Si a menudo se encuentra caminando o trabajando en lugares donde hay mucha humedad, puede dotar de algo de impermeabilización a sus zapatos o botas de cuero. Esto ayudará a proteger el calzado de las manchas de sal, de la nieve y del agua.

Si los zapatos se humedecen, guárdelos en una horma para que se sequen, pero no coloque nunca los zapatos de cuero cerca del calor directo, como una estufa o una chimenea.

Hay algunas cosas que puede hacer para evitar que sus delicados zapatos de cuero sucumban a los elementos. En primer lugar, puede comprar un spray repelente al agua diseñado específicamente para los zapatos. Esto ayudará a crear una barrera entre el agua y el cuero. En segundo lugar, asegúrese de evitar que se mojen en primer lugar llevando botas de lluvia o un paraguas cuando llueva o nieve. Si se mojan, rellénelos con papel de periódico para ayudar a absorber la humedad y déjelos secar de forma natural a temperatura ambiente. Por último, lustre regularmente sus zapatos con una crema o cera de calidad para calzado; esto ayudará a crear una barrera contra el agua y la suciedad. 

Acondicionando los zapatos

El acondicionar el cuero de tus zapatos es parte de cuidar tus zapatos.

En primer lugar, es importante entender que hay diferentes tipos de cuero, y que cada tipo requiere diferentes métodos de cuidado. Por ejemplo, el cuero de anilina natural es más delicado que el cuero de grano completo y, por lo tanto, necesita ser acondicionado más a menudo. 

Para acondicionar los zapatos de cuero, necesitará una crema o un betún de calidad. Aplique una pequeña cantidad de crema o abrillantador en un paño limpio y suave y frótela en el cuero con un movimiento circular. Asegúrese de cubrir toda la superficie del zapato. Deje que la crema o el abrillantador se impregne en el cuero durante varios minutos antes de sacarle brillo con un segundo paño limpio y suave. 

Acondicionar sus zapatos de cuero con regularidad le ayudará a durar más tiempo y a mantener su mejor aspecto. 

Productos especializados para el calzado

Cuando se trata de limpiar y cuidar los zapatos de cuero, es importante utilizar los productos adecuados. El cuero es un material natural que puede dañarse fácilmente con productos químicos fuertes y materiales abrasivos. Por eso es importante utilizar productos especializados para el cuidado del cuero cuando limpie sus zapatos.

Hay una gran variedad de productos para el cuidado del cuero disponibles en el mercado, por lo que es importante elegir uno que esté diseñado específicamente para los zapatos de cuero. Busque un producto que contenga aceites y ceras naturales, que ayudarán a nutrir y proteger el cuero. Evite los productos que contengan productos químicos fuertes o abrasivos, ya que pueden dañar el cuero.

Cuando limpie sus zapatos, siga siempre las instrucciones de la etiqueta del producto. Asegúrese de probar primero el limpiador en una zona poco visible del zapato para asegurarse de que no daña el cuero. 

Productos caseros para cuidar tus zapatos

Por último, muchas personas tienen éxito en el cuidado de sus zapatos con diversos productos domésticos no creados específicamente para el calzado de cuero. Por ejemplo, la vaselina frotada suavemente en el cuero y dejada reposar un poco antes de ser limpiada mantiene los zapatos uniformes de cuero con un aspecto estupendo. Otros juran por la cera para muebles rociada ligeramente y limpiada con un paño. 

La parte más importante del mantenimiento de los zapatos de cuero es el estado, la limpieza y el cuidado diarios.

Artículo anterior9 Principales problemas de parejas
Artículo siguienteComo afrontar el rechazo de una mujer
Laura Sofia
Siempre me ha apasionado la moda. De pequeña, solía jugar a disfrazarme con la ropa de mi madre y a peinarme y maquillarme yo misma. Esto me llevó a seguir una carrera en la moda. Llevo muchos años trabajando como asesora de moda y me encanta. Me encanta ayudar a la gente a encontrar su propio sentido del estilo y ver cómo crece su confianza cuando aprenden a lucir su nuevo look. Además de ser asesora de moda, también soy escritora y estilista independiente. He publicado en varias revistas y publicaciones en línea, y actualmente tengo mi propio blog en el que comparto consejos de estilo con mis lectores.