Como escoger un vestido

El guardarropa de una mujer no está completo sin unos buenos vestidos, es una prenda de vestir muy versátil que puedes usar en cualquier momento.

Pero con todos los estilos y siluetas diferentes que hay en el mercado, puede ser complicado saber cómo elegir el más adecuado para ti. Aquí tienes algunos tips para elegir un vestido que favorezca tu figura y te haga sentir lo mejor posible.

Cuando vayas a comprar ropa, especialmente un vestido, ten siempre presente tu tipo de cuerpo. Si tienes curvas, busca vestidos con cintura imperio o con forma de línea A. Si eres de complexión pequeña, busca algo ajustado en la parte superior y con una falda acampanada.

Si tienes uno de los tipos de cuerpo más grandes, elige un vestido que tenga algún tipo de detalle en la parte inferior, como volantes o un dobladillo asimétrico. Los mejores vestidos para cualquier tipo de figura mostrarán tus activos y restarán importancia a tus defectos. Si tienes un busto más pequeño, el escote corazón siempre es favorecedor.

Diferentes tipos de cuerpo

Como escoger un vestidoCuando se trata de encontrar el vestido perfecto, se trata de conocer la forma de tu cuerpo. No todos los vestidos son iguales, y lo que queda bien en un tipo de cuerpo puede no quedar tan bien en otro. Por eso es importante saber qué tipos de vestidos son los mejores para tu propia forma.

El tipo de cuerpo más común es la forma de reloj de arena. Este tipo de cuerpo se caracteriza por una cintura pequeña y caderas y pechos llenos. Otros tipos de cuerpo comunes son la forma de pera, que se caracteriza por una parte superior del cuerpo más pequeña y una parte inferior más llena, y la forma de manzana, que se caracteriza por una parte superior del cuerpo más grande y una parte inferior más pequeña.

Cuerpo de reloj de arena

Si tienes un cuerpo de reloj de arena, debes elegir un vestido que acentúe tus curvas. Un vestido entallado mostrará tu cintura y tus caderas, mientras que una falda acampanada acentuará tu forma de reloj de arena.

También puedes probar un vestido envolvente o un vestido con cinturón para favorecer tu figura. Evita los estilos de caja y los vestidos demasiado holgados, ya que sólo te harán parecer más grande. En su lugar, opta por vestidos que abracen tus curvas y muestren tu figura femenina.

Cuerpo rectangular

Al elegir un vestido para un tipo de cuerpo rectangular, es importante tener en cuenta que quieres crear la ilusión de curvas. Para ello, puedes buscar vestidos ceñidos a la cintura y que tengan algún tipo de fluidez. Los vestidos de línea A son una gran opción, al igual que los vestidos envolventes.

Otra cosa que debes tener en cuenta es que debes evitar cualquier cosa que sea demasiado cuadrada o de corte recto, ya que esto sólo acentuará tu forma rectangular. Y por último, no tengas miedo de experimentar con diferentes vestidos con escote en v y longitudes de mangas: ambos pueden ayudar a crear la ilusión de curvas.

Cuerpo de pera

Hay algunas cosas que debes tener en cuenta al comprar vestidos si tienes un tipo de cuerpo de pera. En primer lugar, deberás buscar vestidos que se ciñan a la cintura para crear la ilusión de una figura más parecida a la de un reloj de arena. Los vestidos de línea A o de cintura imperio suelen ser favorecedores para las mujeres con forma de pera.

También querrás evitar cualquier cosa demasiado ancha, ya que esto sólo acentuará tus ya curvilíneas caderas y trasero. Para equilibrar tu proporción, busca vestidos con mangas o detalles en la mitad superior del vestido. Y por último, ¡no tengas miedo de mostrar tus piernas! Llevar un dobladillo más corto puede ayudar a alargar toda tu figura.

Cuerpo de manzana

Si tienes un cuerpo de manzana, la mejor silueta de vestido es la que se ciñe a la cintura. Esto ayudará a crear la ilusión de una cintura más fina. Los vestidos de línea A y los de cintura imperio también son buenas opciones, ya que rozarán tu sección media sin ceñirse a ella.

Deberías evitar los vestidos ajustados al cuerpo, ya que sólo resaltarán los bultos que puedas tener. En su lugar, opta por un vestido con vuelo o acampanado que roce tus zonas problemáticas. Los estampados y los colores llamativos también son estupendos para distraer la atención de un vientre grande.

Cuerpo de triángulo invertido

Si tienes un tipo de cuerpo de triángulo invertido, el mejor tipo de vestido que puedes elegir es uno que acentúe tu cintura y muestre tus curvas. Un vestido entallado con falda acampanada o un vestido envolvente son dos buenas opciones.

También puedes añadir un cinturón para ceñir la cintura y crear una silueta de reloj de arena. Aléjate de los estilos holgados o de caja, ya que te harán parecer más grande de lo que eres.

Sea cual sea tu tipo de cuerpo, hay formas de encontrar un vestido que favorezca tu figura y recuerda que siempre puedes acentuar tu look con bellos accesorios.

Como escoger un vestido basándote en detalles específicos de tu cuerpo

Si tienes poco busto

Si tienes poco busto, puedes optar por un vestido ajustado o drapeado. Un cuello en V o un escote redondo también ayudarán a dar la ilusión de un busto más grande. También puedes probar un vestido con volantes o adornos en la zona del pecho. Si quieres llevar un estampado, elige algo con rayas verticales, ya que te ayudará a alargar el cuerpo y hacer que tu busto parezca más grande.

Si tienes un busto grande

Hay algunos factores que debes tener en cuenta a la hora de elegir un vestido si tienes un busto grande. En primer lugar, deberás asegurarte de que el vestido se ajusta bien al pecho y a la cintura. Si es demasiado holgado en el pecho, acentuará la línea del busto y te hará parecer aún más grande.

Si te aprieta demasiado, será incómodo y podría hacer que la tela se estire y pierda su forma. En segundo lugar, querrás elegir un vestido con un escote que favorezca tu figura. Los estilos de cuello en V o cuello redondo pueden ayudar a alargar tu torso y alejar la atención de tu busto.

Por último, asegúrate de que el tejido del vestido no sea demasiado pesado o voluminoso. Un tejido ligero y vaporoso se adaptará mejor a tus curvas y no añadirá más volumen a tu cuerpo.

Si tienes caderas pequeñas

Si tienes las caderas pequeñas, hay algunas cosas que debes tener en cuenta al elegir un vestido. En primer lugar, debes asegurarte de que el vestido se ajusta bien al busto y a la cintura. No quieres un vestido demasiado holgado ni demasiado ajustado.

En segundo lugar, debes elegir un vestido que acentúe tus curvas. Un vestido entallado o con un cinturón puede ayudar a dar la ilusión de más caderas. Por último, debes evitar cualquier cosa que añada volumen a tus caderas, como los pliegues o los volantes. Si sigues estos consejos, seguro que encuentras el vestido perfecto para tu tipo de cuerpo.

Si tienes caderas grandes

Si tienes caderas grandes, el tipo de vestido que debes elegir depende del aspecto que quieras conseguir. Si quieres acentuar tus curvas, un vestido ajustado es una buena opción. Si quieres suavizar tus caderas, un vestido suelto y fluido es una mejor opción.

Otro factor a tener en cuenta es el escote del vestido. Un escote en V o un cuello redondo pueden ayudar a alargar tu torso y hacer que tus caderas parezcan más estrechas.

Si tienes la cintura pequeña

A la hora de elegir un vestido, las que tienen una cintura pequeña deben buscar estilos que acentúen su figura. Los vestidos de línea A son siempre una buena opción, ya que se ciñen a la cintura y se ensanchan en las caderas, creando una silueta de reloj de arena.

Otra opción es un vestido envolvente, que también ciñe la cintura y favorece el pecho y las caderas. Para un look más informal, prueba un vestido de tirantes ajustado o un vestido de verano con un cinturón en el centro.

Sea cual sea el estilo que elijas, asegúrate de que el vestido se ajusta bien a la cintura: si te queda demasiado holgado, perderás la forma, y si te aprieta demasiado, te sentirás incómoda.

Si tienes una cintura ancha

Si tienes una cintura prominente, debes elegir un vestido ajustado con cortes en la cintura y acampanado en la parte inferior. Esto ayudará a crear la ilusión de una cintura más pequeña y te dará una silueta más favorecedora.

También puedes probar con un vestido envolvente, que te ceñirá la cintura y te dará algo de forma. Evita todo lo que sea ajustado, ya que acentuará tu talla. En su lugar, opta por algo que tenga un poco de fluidez, como un vestido en forma de A o un vestido de corte recto.

Estos estilos te ayudarán a disimular cualquier zona problemática y te harán lucir mejor.

Si tienes las piernas delgadas

Si tienes las piernas esbeltas, debes elegir un vestido que las muestre. Un vestido ajustado abrazará tus curvas y mostrará tu esbelta figura. Si quieres optar por un look más relajado, elige un vestido suelto o uno con falda acampanada.

Ambos estilos te ayudarán a equilibrar tus proporciones y hacer que tus piernas parezcan más largas.

Si tienes piernas fuertes

Hay algunas cosas importantes que debes tener en cuenta al elegir un vestido si tienes las piernas fuertes.

En primer lugar, debes asegurarte de que el vestido no sea demasiado corto. No quieres mostrar demasiado tus piernas, ya que puede resultar agobiante.

En segundo lugar, debes elegir un vestido entallado o con cierta estructura. Esto te ayudará a equilibrar tu look y evitará añadir volumen a tu mitad inferior.

Por último, ¡no tengas miedo de mostrar algo de piel! Un poco de pierna siempre es sexy. Si tienes en cuenta estas cosas, seguro que encuentras el vestido perfecto para tus fuertes piernas.

Si eres alta

Si eres alta, puede que sientas que nunca puedes encontrar ropa que te quede bien. Pero hay algunos estilos de vestidos que son perfectos para las mujeres altas. Aquí tienes algunos consejos sobre cómo elegir un vestido si eres alta:

Lo mejor de ser alta es que puedes llevar casi cualquier estilo de vestido. Tanto si quieres ir entallada como con algo más suelto y fluido, tu altura hará que funcione. Sólo asegúrate de evitar cualquier cosa demasiado corta o recortada, ya que esto sólo te hará parecer más alta.

Otra gran opción para las mujeres altas es un maxi vestido. Esto se debe a que suelen ser lo suficientemente largos como para llegar al tobillo, lo que da la ilusión de unas piernas más cortas.

En este caso, recuerda que debes evitar los tacos y escoger unas bellas sandalias.

Si eres bajita?

Si eres una mujer bajita, hay ciertos tipos de vestidos que te quedarán mejor que otros. Por ejemplo, puedes evitar los vestidos con mucha tela o volantes, ya que pueden hacerte parecer más baja. En su lugar, opta por un vestido entallado o con una silueta delgada.

Esto ayudará a acentuar tu forma natural y a dar la ilusión de ser más alta. También puedes probar a llevar un vestido con rayas verticales o estampados, ya que esto también puede ayudar a alargar tu figura.

Y por último, ¡asegúrate de elegir los zapatos adecuados! Un par de tacones puede hacer maravillas con tu aspecto general, así que no tengas miedo de experimentar con diferentes estilos hasta que encuentres el par perfecto para ti.

Escogiendo el color de tu vestido

Los colores son fundamentales a la hora de decidir qué tipo de ropa utilizaremos en determinadas ocasiones, y debemos tener muy en cuenta qué colores se adaptan a nosotros fijándonos en el tono de piel, color de cabello y ojos en algunos casos, estatura, entre otros.

Cuando se llega a los 40 los colores chillones ya no se ven tan bien porque no combinan del todo con las leves arrugas que comienzan a aparecer en nuestro rostro. Si te fijas, los artistas que utilizan colores muy claros como el amarillo o el verde suelen acompañarlos con lentes oscuros para disimular los detalles de la edad.

El blanco es un tono muy utilizado por aquellos que quieren verse actuales, además de elegantes. Un tono que luce bien sin importar el tono de piel que tengas, pero que podría ser un poco exagerado cuando las canas son más abundantes.

En estos casos un tono más grisáceo suele ser la mejor recomendación que puedas recibir. Dependiendo de tu estilo personal, una tonalidad más clara o más oscura del gris podría hacerte lucir como lo deseas, brindándote un aspecto moderno e imponente que quedaría perfecto con las canas que podrían estar apareciendo.

Pero dejemos de lado los tonos y pasemos a los colores un poco más vivos como es el caso de un azul marino, que te aportará toda la elegancia que estás buscando, a la vez que se ajustará a tu edad y podrás conservarlo mientras pase el tiempo. En definitiva el azul es un color que se ajusta a toda situación y siempre queda bien.

Lo mismo sucede con el color verde, siempre y cuando sea llevado a un tono boscoso y natural, ya que en estos casos te sentirás en armonía con el ambiente y te ofrecerán un aspecto ideal con el cual podrás sobresalir en cualquier situación.

Y aunque ya mencionamos que el amarillo no siempre es un acierto cuando se está por encima de los 40, cuando se utiliza una tonalidad miel sin llegar al naranja se puede conseguir un aspecto natural y atractivo que puede ser combinado con cualquier tipo de accesorio más oscuro.

El uso de vestidos en mujeres adultas

En el caso de las mujeres suele ser un poco más complicado vestir, ya que ellas siempre buscan la elegancia por encima de todo sin que se note todo el tiempo que han invertido en conseguir el traje ideal.

Pero como los 40 ya no son una edad en donde puedas lucir todo lo que se te pase por la cabeza, hay ciertos aspectos a tener en cuenta a la hora de escoger tu guardarropa ideal.

Por ejemplo, los escotes y las minifaldas ya no forman parte de la opción en la mayoría de las mujeres porque muchas prefieren guardarse un poco a los ojos del público. Además que con el cambio físico por el que atraviesan a esta edad el cuero tampoco suele ser una buena opción a escoger.

De igual manera, el exceso de accesorios tampoco se ve muy bien dentro de las mujeres tan adultas porque se ha convertido en una moda tan juvenil que alguien pasada de los 40 puede lucir no tan bien dentro del mundo.

Aunque si el estilo juvenil es algo que crees que se te ve bien, entonces podrías pensar en adaptarlo un poco mejor a tu estilo de vestir. Por ejemplo, unas gafas de sol grandes pueden verse tan bien que lucirás como toda una diva.

El calzado es un caso aparte dentro de la moda femenina a los 40 porque realmente la mayoría de las cosas se ven bien. Cuando se utilizan zapatos de tacón alto con un buen atuendo, el perfil de la mujer hace que se vea más elegante de lo que podrías imaginar.

Utilizando zapatillas de tacón a media o baja altura puede representar un toque algo más relajado sin dejar de lucir como una figura importante dentro de cada reunión en la que asistas.

Y aunque parezca extraño, los zapatos planos cada vez van tomando un mayor protagonismo dentro de la moda de los 40 y 50 años porque forman parte de un look que combina diferentes estilos para satisfacer cada uno de los gustos en cada ocasión.

Grupo Editorial 40
Grupo Editorial 40

Somos un grupo de adultos mayores de 40 años que queremos compartir nuestras experiencias y ayudarnos entre todos a vivir esta espectacular etapa de la vida.

Artículos Relacionados

Nuestras cuentas

237,951FansMe gusta
10SeguidoresSeguir

Artículos mas recientes