Las 4 reglas de las finanzas personales

0
92

Las finanzas personales son un aspecto importante de la vida que a menudo se pasa por alto. Es importante entender los fundamentos de las finanzas personales para tomar decisiones informadas sobre tu dinero.

Muchas personas de éxito tienen mentores que les guían en el aprendizaje de las habilidades que conducen al logro, y yo haré todo lo posible por ofrecerte algunas perspectivas críticas sobre las finanzas personales. Dicen que la vida es una escuela en la que se aprende la lección después del examen.

Lo mismo se aplica al dinero, pero no puedes retroceder en el tiempo para arreglar los errores financieros catastróficos que has cometido a lo largo del tiempo. Mientras estés vivo, eres un jugador en el campo del juego del dinero, y necesitas conocer las reglas básicas antes de que te marquen los jugadores experimentados.

Hay cuatro reglas básicas de las finanzas personales que debes seguir para alcanzar el éxito financiero.

Regla #1: Ganar dinero con dinero

La única forma de escapar de convertirte en un esclavo asalariado para el resto de tu vida es apartar ahorros. El beneficio de tus ahorros puede utilizarse para aumentar el gasto de tu estilo de vida, reducir el número de años hasta que te jubiles o permitirte tener realmente una jubilación. ¿Cómo vas hasta ahora en cuanto a ahorrar y conseguir que gane dinero para ti?

Cada dólar que gastas elimina su capacidad de ganar dinero para ti en el futuro. No te estoy recomendando que dejes de comer en restaurantes y de ir al cine, te estoy recomendando que uses algo de sentido común, como mirar tus cuatro mayores gastos de los últimos meses y encontrar agresivamente una forma de reducirlos.

El mayor obstáculo para la primera regla es la deuda personal de cualquier tipo (que no sea la hipoteca de tu casa) o un contrato de alquiler de cualquier tipo. Cada deuda personal que contraes reduce tu patrimonio neto, que podría haber estado trabajando para ti durante toda tu vida.

Adquirir una deuda personal es exactamente como hacer un gran agujero en tu cartera. En el juego del dinero, se produce una enorme transferencia de riqueza entre los «que tienen» y los «que no tienen» en torno a las palabras «puedo permitirme ese pago mensual». Así que, por favor, no te fijes nunca en si puedes permitirte una cuota mensual para hacer una compra; paga en efectivo después de haber ahorrado para el artículo.

Todo lo que compras con un plan de pago al 0% de interés debe estar sobrevalorado. Entre bastidores, tu contrato de pago se vende a un prestamista con un tipo de interés, y los minoristas no lo hacen sin incorporar un beneficio aceptable para ellos. Pregunta a los minoristas cuánto te costará el artículo si lo pagas en su totalidad, y podrías obtener un precio más bajo.

Regla #2: Mantén siempre tus finanzas bajo control

El primer paso para perder el control financiero y caer en una espiral de deudas y problemas de dinero es simplemente no ocuparse de las finanzas personales.

Prepárate para accidentes financieros catastróficos con un seguro de salud, de vida, de invalidez y de automóvil. Planifica y ahorra antes de comprar algo. Haz un balance para ti mismo al menos una vez al año para ver cómo estás progresando. Paga todas las facturas a tiempo, o ponte en contacto con el acreedor para contarle lo que ocurre y hacer un pago parcial.

Si eres temporalmente incapaz de manejar algo de esto, pide ayuda inmediatamente y encuentra a alguien de confianza que lo haga por ti.

La fuente más común de problemas financieros es un trauma en tu vida. Puede ser un problema de salud (grandes gastos o imposibilidad de trabajar), un problema emocional (divorcio o pérdida de un ser querido), o un problema financiero (pérdida de trabajo, recorte de sueldo, traslado, gastos inesperados).

Cualquiera que sea el origen, conduce a tres problemas emocionales: el primero es la negación, el segundo es estar abrumado y el tercero es la desesperanza. La negación hace que la gente no abra su correo y siga gastando como siempre, y el estar abrumado paraliza a la gente a la hora de pedir ayuda y afrontar la situación. Por ejemplo, si acabas de perder a un ser querido, cuadrar la chequera y pagar las facturas no está entre tus prioridades.

Por desgracia, las pequeñas cantidades de deuda crecen con los intereses y las penalizaciones hasta convertirse en montañas aparentemente insuperables de deuda; lo que te deja con opciones repugnantes como la quiebra, el mal crédito, la disminución del gasto en el estilo de vida y el estrés añadido que aportas a las relaciones y al trabajo.

Regla #3: Presta atención a las finanzas de las personas con las que pasas más tiempo

Ya sean familiares, amigos o compañeros de trabajo, estas personas son las que más influyen en tu vida financiera. ¿Siguen sistemáticamente las dos primeras reglas del juego del dinero? ¿Ganan más o menos lo mismo que tú? Si la respuesta a cualquiera de ellas es «no», entonces te recomiendo que empieces a pasar un poco menos de tiempo con ellos; y ésta es la razón.

Si no siguen sistemáticamente las dos primeras reglas, es poco probable que tú tampoco lo hagas. Inconscientemente, modelas a las personas que te rodean, y cuantas más personas estén expuestas a que no sigan las dos primeras reglas, más probable será que tú las sigas inconscientemente. Nadie piensa que está «tratando de mantenerse al día con los Jones», pero todos lo hacemos en cierta medida, y éste es el mecanismo.

Por otra parte, si ellos ganan mucho más dinero que tú, puedes acumular muchas deudas tratando de seguirles el ritmo (quedando con ellos en su restaurante caro favorito, acompañándoles en otras vacaciones caras, comprando un coche nuevo porque el tuyo es el más chatarra entre todos tus amigos, etc.)

Por otra parte, si la mayoría de tus amigos ganan mucho menos que tú, te convertirás en el banquero del grupo. Por ejemplo, te encontrarás con el patrón de poner la tarjeta de crédito para pagar la cena y todos dirán que te lo devolverán después, pero el 50% de ellos nunca lo hacen; y no les importa aprovecharse de ti porque, al fin y al cabo, ganas mucho más que ellos. O bien, tú y tus amigos tenéis que pagar una fianza para alquilar una casa y esperan que tú hagas los cheques porque tú tienes el dinero disponible y ellos no.

El vecindario en el que vives también crea una presión financiera para incumplir los dos primeros objetivos financieros. Es probable que tus vecinos se conviertan en amigos (y ya he hablado de esto), pero también influyen en el tamaño de tu casa, la extensión de tu jardín, el precio de los muebles y el tamaño de tu televisor. Así que presta mucha atención a las finanzas de tus vecinos si no te gusta cómo están midiendo las dos primeras reglas, múdate a algún lugar más alineado con tus objetivos financieros.

Si tu familia y tus amigos no están a la altura de tus finanzas, busca otras personas con las que pasar el tiempo y que tengan hábitos financieros que te gustaría emular y de los que te gustaría aprender.

Tengo amigos con una amplia gama de ingresos, pero es mucho más difícil seguir las dos primeras reglas del dinero cuando estoy con los extremos de mis propios ingresos. Te resultará más fácil alcanzar la siguiente regla cuando el grupo de compañeros con el que te juntas se alinee más con tu nivel económico.

Regla #4: Acelera las otras tres reglas

Aumenta tus ahorros incrementando tus ingresos mediante la promoción de tu carrera. No importa si lo disfrutas; es un medio para conseguir un fin, siendo el fin el progreso hacia el cumplimiento de la Regla #1: Ganar dinero con dinero.

Aumenta la cantidad que ahorras reduciendo agresivamente cuatro de tus gastos más elevados. Empieza a pasar tiempo con la gente que habla de invertir dinero y que está construyendo sistemáticamente su riqueza de la forma más rápida.

La combinación de estas cuatro reglas te ofrecerá, con suerte, un siguiente paso que puedes dar hoy para empezar a conseguir más «victorias» en el juego del dinero.

Artículo anteriorLos colores del Feng Shui en el dormitorio
Artículo siguienteAprende cómo almacenar alimentos de una forma segura
Marcos Alteri
Soy un experto en finanzas personales y llevo más de 26 años ayudando a la gente a ahorrar dinero y a tomar decisiones financieras inteligentes. Soy licenciado en economía y he trabajado como planificador financiero, analista de inversiones y agente de bolsa. Me apasiona ayudar a las personas a alcanzar sus objetivos financieros y a ser financieramente independientes. Siempre me complace compartir mis conocimientos con los demás y ayudarles a tomar las mejores decisiones posibles para su futuro. Si buscas a alguien que te ayude a entender mejor tus finanzas o simplemente quieres charlar sobre asuntos de dinero, no dudes en enviarme un mensaje.