Apostar en los juegos de azar  es todo un disfrute, ahora hay muchas formas de sentir este tipo de adrenalina: póker por Internet, apuestas de caballos o estar en los grandes y exclusivos casinos. Algunas personas pueden llegar,  jugar, disfrutar y salir sin complicaciones; pero, existe otro grupo de personas que transforman un simple juego en una verdadera adicción y a esto se le llama ludopatía o juego patológico.

La ludopatía es un desorden adictivo que se caracteriza por una conducta descontrolada en la relación entre el juego de azar y la compra. La dependencia al juego en tiempo, en dinero, energía es mayor con el paso del tiempo. Según estudios la ludopatía esta afectando cada dia mas a personas mayores de 40 años, que buscan liberar tenciones y recuperar esa adrenalida que normalmente tenian de jovenes. El adicto no diferencia entre su fantasía y la realidad, y en este caso la adicción en ganar muchísimo dinero es fatal. La dificultad crece cuando no puede ni controlar ni resistir el impulso por estar jugando.

La adicción a los juegos de azar destruye primero a la persona y posteriormente a la familia, y es mucho más rápido que las otras adicciones como la drogadicción o el alcoholismo.

El descontrol por la adicción a los juegos de azar es progresivo y ellos creen que pronto van a ganar una fortuna en dinero para pagar todas las deudas pero lo que sucede es lo contrario una persona adicta está es llena de deudas y, como consecuencia trae graves problemas familiares y estrés psicológico para la persona adicta. Causa por lo tanto ansiedad, depresión y colocan en juego su propia vida, debido que es alto el riesgo de que estas personas encuentren en el suicidio su válvula de escape.

La ludopatía es una pandemia que padece el 3% de la población mundial, en cifras son millones. Y no son fáciles en reconocer porque a un alcohólico el tufo lo delata, a un drogadicto los ojos rojos igualmente, de pronto a un adicto al juego puede es verse cansado, con ojeras pero fácilmente tienen la objeción de “por el estudio” o “el trabajo”.

Es importante tener presente que la ludopatía es una adicción sin fondo. En muchos casos requiere que el paciente sea medicado e internado. A veces funcionan tratamientos ambulatorios o las reuniones con jugadores anónimos, el afecto de la familia, porque en realidad necesita mucho afecto para recuperarse, debido que se siente demasiado culpable.

Algunos de los signos que existen para darse cuenta que en verdad tiene una adicción: Piensa continuamente en el juego, miente acerca del juego, utiliza gran parte de su tiempo no para estar con su familia o trabajo sino en casas de apuesta, se siente avergonzado porque el juego l perdió lo que había apostado pero no puede dejar de hacerlo, y otro signo es que  juega el dinero que necesita para cosas prioritarias de su hogar.

Ahora bien, un adicto de esta índole es compulsivo, insaciable y en su mente ha creado un universo de fantasía, de delirio por comprar mansiones, viajes, diamantes, etc; ha de pasar algún tiempo para que se tropiece con su dura realidad pero que inevitablemente ya ha perdido demasiado. Porque un jugador adicto de por sí es un perdedor nato.

En el fondo de su ser existe un vacío existencial y la incapacidad de amarse a sí mismo.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir