Los pies o tobillos hinchados son muy comunes y usualmente los pasan por alto, ya que algunas veces son causados por algo tan sencillo como permanecer de pie por varias horas, por caminar demasiado o algunas veces hasta por estar sentados en nuestro escritorio por mucho tiempo, esto puede desencadenar un edema asociado a la circulación sanguínea con una buena recuperación los síntomas mejoran, pero el problema aparece cuando a lo largo de los años los síntomas no disminuyen tan rápido y entonces se podría asociar a alguna falla renal o cardiaca.

Las causas pueden ser muy comunes, la verdadera complicación aparece cuando los pies después de un largo tiempo de reposo no se desinflaman entonces expertos asocian el problema a complicaciones en el embarazo, alguna posible lesión, avanzada edad o alguna infección, pero las más comunes y las principales causas de los pies hinchados son aquellas asociadas a las afecciones en la circulación sanguínea, entre ellas la más común es el edema periférico,  y estos edemas se dan cuando forzamos las extremidades inferiores por tiempo prolongado liberando el líquido que se encuentra dentro de la articulación lo que causa la inflamación del tejido.

En este artículo vamos a enfocarnos en esos pies hinchados causados por la mala circulación sanguínea; es necesario saber que la mala circulación sanguínea no es una enfermedad en sí misma, esta es un síntoma o parte de alguna otra condición de salud, como: obesidad, diabetes, fallas renales o cardiacas, los síntomas de esta pobre circulación sanguínea son muchísimos, entre ellos resaltan la sensación de hormigueo en los pies, calambres musculares constantes y dolores, es muy importante que si tienes  pies hinchados recurras a tu doctor lo antes posibles, teniendo en cuenta que puede estar acompañada con alguna otra enfermedad más peligrosa.

Las posibles complicaciones que pueden acarrear mala circulación en los pies pueden ser los edemas periféricos, estos edemas causan adormecimiento, dañan los tejidos nerviosos esto a su vez causa inflamación y dolor; otra causa de la inflamación en los pies puede ser un coágulo de sangre, estos bloquean el paso de la sangre haciendo que se inflame el pie y que haya dolor, aparte de todas estas complicaciones, existe también la posibilidad de que algo tan pequeño como una vena falle y cause inflamación, estas venas no son tan fuertes como una arteria y por eso pueden infectarse y generar coágulos.

Así que en los próximos párrafos estarás leyendo una serie de consejos para ayudarte a prevenir todos estos dolorosos síntomas, y si desafortunadamente ya padeces de alguna de estas complicaciones te enseñaremos a combatirla y te ayudaremos a aliviar los resultados de la misma; para eso es necesarios que comprendas que “nunca es demasiado tarde” según el Dr. McNamara Profesor en la universidad de medicina de Yale en New Haven Connecticut, es muy fácil para pacientes con enfermedades como obesidad, diabetes o para pacientes que solo sufren de algún problema circulatorio, recuperar las condiciones que antes tenían, como caminar sin dolores en los pies, trotar, sentarse por más tiempo.

¿Haz experimentado últimamente calambres o sensaciones de adormecimiento en tus piernas?, ¿Eres incapaz o te cuesta caminar por más de una cuadra sin sentir molestias algunas en las piernas o tobillos?

Sin embargo, para que esto suceda deben suceder algunos cambios en el ritmo de nuestras vidas, cambios que notaremos a pocas semanas de haber empezado con estos fabulosos ejercicios; Pero antes de presentarte los simple pasos hazte estas preguntas; ¿Haz experimentado últimamente calambres o sensaciones de adormecimiento en tus piernas?, ¿Eres incapaz o te cuesta caminar por más de una cuadra sin sentir molestias algunas en las piernas o tobillos?,  si la respuesta es no pero estas buscando que hacer para prevenir estos síntomas, en el siguiente párrafo encontraras lo que necesitas, y si la respuesta es sí y quieres que los síntomas se alivien cuanto antes entonces aquí encontraras las respuestas a tus problemas.

Los masajes mantienen la circulación activa y ayuda a la eliminación de toxinas residuales en tu cuerpo.

Entonces, recuerda seguir estos pasos y veras como la mejoría llegara mucho antes de lo planeado, no te enfoques en los resultados, enfócate en crear una rutina, y al practicarlos día a día veras los resultados muy rápido. Aquí van algunos consejos al alcance de tus manos:

1. Evita permanecer mucho tiempo parado o sentado, si necesitas hacerlo por razones de trabajo, no dejes las piernas estáticas por mucho tiempo, recuerda dar breves paseos, y si necesitas estar sentado evita cruzar las piernas.

2. Eleva las piernas, después de un largo periodo de trabajo o de estar todo el día en la calle, túmbate en una cama o sillón y posiciona las piernas hacia el cielo, levantándolas y apoyándolas sobre una pared, eso mejorara la circulación de manera efectiva y rápida.

3. Utiliza medias terapéuticas, hay muchas marcas y modelos, utiliza una que haga el verdadero trabajo, tu médico o el farmacéutico sabrá tu talla y el nivel te compresión.

4. Hidratación tanto por dentro como por fuera, lo recomendable son 8 vasos de agua al día, pero no te limites, si tu cuerpo pide agua dale agua. De la misma manera mantén hidratado tu cuerpo, con cremas y productos especializados, estos mantienen la piel lubricada y flexible por lo tanto tu circulación mejorara notablemente.

5. Hacer deporte es fundamental, practica alguno de manera regular, puede ser natación, trotar, gimnasia, usar la bicicleta, incluso el baile o caminar, esto mantendrá tu circulación activa y tu corazón bombeando.

6. Evita usar ropa tan ajustada, sobre todo calzados y pantalones, estos ejercen mucha presión y dificultan el retorno venoso de las piernas al corazón.

7. Masajes, los masajes mantienen la circulación activa y ayuda a la eliminación de toxinas residuales en tu cuerpo.

8. Adiós al tabaco, esta es una pieza necesaria y fundamental, el tabaco desactiva la regeneración natural y enlentece el flujo de la sangre además retarda el ritmo cardiaco.

Recuerda seguir estos 8 pasos y veras como en cuestión de semanas serás una persona completamente distinta y nunca dudes en asistir al consultorio de tu doctor si tienes alguna preocupación con la inflamación o circulación.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir