Gordos, “rechonchos”, pesados. Esos son  solo muy pocos de los apelativos que se usan hacia una persona que sufre de sobrepeso y la obesidad.

El sobrepeso u obesidad se define como la acumulación de grasa de manera anormal y que puede ser perjudicial para la salud. Uno de los indicadores para saber que tanto sobrepeso o que tan por debajo de peso ideal estamos, es el Índice de Masa Corporal (IMC), que es un indicador simple entre la talla y el peso de las personas. Se calcula dividiendo el peso de la persona en kilos por el cuadrado de su talla en metros (kg/m2). Si tu resultado es igual o superior a 25, se dice que tienes sobrepeso. Si da igual o mayor  a 30, determina obesidad.

Para que se entienda la diferencia entre lo uno y lo otro, cuando una persona sufre de sobrepeso es cuando esa persona come más de lo que realmente necesita su organismo para estar en equilibrio; cuando se dice que una persona es obesa, es porque su sobrepeso, tiene relación con alguna enfermedad (hipotiroidismo, enfermedad de Cushing o consumo de fármacos)

Según la OMS, en el 2014:

  • 1900 millones de adultos tenían problemas de sobrepeso; más de 600 millones sufren de obesidad.
  • El 13% de la población general (11% hombres y 15% mujeres) eran obesos.
  • El 39% de los adultos, tenían sobrepeso (38% hombres y 40% mujeres)

La base del sobrepeso y la obesidad, radica en el desequilibrio entre: calorías consumidas y las gastadas. Además hay dos factores, a nivel mundial, que influyen en el resultado final:

  • El aumento en la ingesta de los alimentos ricos en grasas, sal y azucares (hiper-calóricos), pero con un nivel de vitaminas, minerales y otros nutrientes, realmente bajos. Y
  • El descenso en las actividades física, debido a la naturaleza cada vez mas sedentaria: nuevas formas de trabajo, modos de desplazamiento y la creciente urbanización.

Si no tomamos estos problemas en serio, las consecuencias en enfermedades no transmisibles pueden ser:

  • Enfermedades cardiovasculares (cardiopatías y accidentes cerebro-vasculares),principal causa de muertes en el 2012.
  • El aparato locomotor se vería afectado, especialmente con osteoartritis (enfermedad degenerativa de las articulaciones).
  • Algunos tipos de cáncer: de endometrio, mama y colon

A mayor IMC, mas alto el riesgo de contraer estas enfermedades.

En nuestros niños, la obesidad infantil está unida a una mayor probabilidad de muerte prematura y discapacidad  en la etapa adulta. Además de sufrir  de dificultad respiratoria, mayor riesgo de fracturas e hipertensión.

La obesidad y el sobrepeso, de igual manera sus enfermedades no transmisibles asociadas, pueden ser en gran parte prevenibles. Desde lo individual, las personas pueden elegir:

  • Limitar el consumo de ingestas energéticas, derivadas de la cantidad de grasa total y azúcares.
  • Aumentar las frutas y verduras. De igual manera de legumbres cereales integrales y frutos secos.
  • Actividades físicas periódicas (60 minutos diarios para jóvenes y 150 minutos semanales para adultos)

Los resultados individuales, pueden tener un efecto pleno, cuando las personas tienen hábitos de vida saludable. Desde lo social, es importante:

  • El apoyo dado a las personas durante el cumplimiento de las metas, mediante un compromiso público y la colaboración de múltiples partes, públicas y privadas.
  • Que la actividad física y los hábitos alimenticios, sea asequible desde lo económico, especialmente para la personas más pobres.

Las empresas pueden ayudar:

  • Reducir la cantidad de grasas azúcares y sal en los productos.
  • Asegurando el acceso a los productos sanos y nutritivos, de manera física y económica.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir