Embarazo de Alto Riesgo Después de los 40 Años

Postergar el primer embarazo hasta los 40 años puede resultar una tarea de riesgo e igualmente lograr concebir a esta edad no es sencillo debido a que la calidad de óvulos baja considerablemente. De igual manera aumenta las probabilidades de un aborto espontaneo o anomalías cromosómicas. Sin embargo, frente a un embarazo siempre abra algún riesgo o trae sus ventajas y desventajas en la edad en que se encuentre la futura madre. Entre las ventajas que una mujer de cuarenta años que por primera vez está en embarazo es la experiencia de tener calma y estar pendiente de su embarazo, además, si la pareja es con la que has convivido es la misma tendrán muchas situaciones por las que han pasado y en esta nueva experiencia tendrán ventaja de igual manera si es un embarazo deseado tendrá un gran significado.

Ahora bien, conseguir un embarazo a los 40 o 45 años se reduce a menos del 1% es algo que se debe tener en cuenta si se piensa en tener familia. Además, estos son embarazos de alto riesgo, por lo que se necesita un seguimiento ginecológico mucho más exhaustivo. Debido que las madres van a tener una mayor posibilidad de sufrir diabetes o hipertensión gestacional, además que al tratar un óvulo envejecido aumenta el riesgo de alteraciones cromosómicas en el bebé, por ejemplo, el Síndrome de Down.

De ahí que algunas clínicas de reproducción asistida suelen recomendar a las mujeres mayores de cuarenta años y que busquen tener un hijo utilizar óvulos de donantes jóvenes; estas donación de ovocitos son del 50-60% y las tasas de anomalías cromosómicas son bajas. No todas las madres en edades mayores pueden gestar y puede ser muy arriesgado el caso, advierten los especialistas.

Igualmente los expertos aconsejan no esperar más allá de los 34 años para quedar embarazada del primer hijo, sobre todo para evitar problemas de fertilidad.

En cuanto a los óvulos de la mujer tienen una clara diferencia de los espermatozoides masculinos ya que los óvulos tienen fecha de caducidad, es entre los 20-22 años que están en su máximo esplendor, pasada esta edad comienzan a resentirse. El envejecimiento celular afecta a estos óvulos y a medida que pasa el tiempo los óvulos que se produzcan será de menor calidad, de ahí que cuando se avanza en edad es más difícil quedar en embarazo o aumentar un porcentaje de aborto.

De acuerdo a las estadísticas se apunta que el riesgo a padecer el Síndrome de Down se duplica cada año después de los 35 años de edad, si se concibe.

Otros casos son el caso de sufrir diabetes gestacional tras quedar embarazada por no mencionar el alto porcentaje de sufrir hipertensión en el embarazo, o de placenta previa o hasta el hecho de tener un parto prematuro.

Sin embargo, si se busca el embarazo lo importante es quedar en forma natural y sino hacerlo con fertilización asistida. Algunas de las técnicas que pueden colaborar a concebir minimizando los riesgos, como el conocido diagnóstico preimplantacional que consiste en una fertilización in vitro pero antes hay que implantar los embrioncitos se examinan algunas células sobre todo para saber que no hay ninguna malformación, luego viene la implantación y oficialmente está en embarazo. Ahora bien si deseas embarazarte cuando ya tienes 40 o 45 años lo importante es consultar con prontitud al médico debido que el tiempo juega en contra y sobre todo no tener riesgo alguno que puedan surgir en estas edades y lograr tener un embarazo relajado y tranquilo.

Uno de los riesgos que puede sufrir la madre es un embarazo múltiple ya sea de forma espontánea o a lo mejor inducido por técnicas de fertilidad. Lo cual representa un riesgo de más o un sobreesfuerzo para la mujer. Y se corre el riesgo de desarrollar diabetes gestacional, tensión alta u otros trastornos ligados al embarazo.

De otro lado es necesario recordar que mujeres en edad avanzada al dar a luz van a necesitar una hospitalización de más días con un mayor control debido que los bebés pueden desarrollar problemas metabólicos como por ejemplo, bajo nivel de azúcar en la sangre o puede incluso aumentar con la edad de la madre.

También se debe tener en cuenta la edad avanzada del padre porque esto igualmente va a influir en la calidad espermática del hombre y según los nuevos estudios cabe la posibilidad de un riesgo en defectos del nacimiento del bebé. Y cabe recordar por último que los problemas de placenta y la hipertensión arterial, además de diabetes durante la gestación puede ser mucho más común en mujeres con embarazos en estas edades propiamente dichas. Por eso se hace esencial la propia salud de la madre como de su bebé debido a estos factores de riesgo. Lo más aconsejable será siempre que una mujer que desee quedar en embarazo haya llevado una vida sana tanto en su nutrición como en sus emociones y así un embarazo a los 40 o 45 años no sería tan difícil llevar a un buen término. Y definitivamente factores de riesgo como la obesidad, el tabaquismo u otros problemas de salud son de un alto riesgo para ella y su bebé.

Siendo así un embarazo en estas edades implica un mayor control médico y un lazo de unión entorno a la mujer que está en riesgo por su edad y de tener mayores complicaciones como las mencionadas anteriormente.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir