Una persona que sufre de narcolepsia es porque tiene un trastorno neurológico  crónico causado por la incapacidad cerebral de regular normalmente los ciclos de sueño y despertar. 

Los episodios de sueño narcoléptico pueden producirse en cualquier momento del día, produciendo como consecuencia que las personas son diagnosticadas como profundamente incapacitantes. Debido a que ellas pueden quedarse dormidas involuntariamente en la escuela o en el trabajo,  y en actividades tan sencillas como estar en una conversación, comiendo, jugando, o en situaciones de riesgo como manejando el automóvil u operando algún otro tipo de maquinaria que potencialmente puede ser peligrosa.

Todo esto debido que en varios momentos, las personas con narcolepsia experimentan los fugaces impulsos de dormir. Para estos pacientes se vuelve algo abrumador el quedarse dormido durante cualquier parte del día los cuales pueden ser segundos o varios minutos. En algunos casos, las personas pueden incluso permanecer dormidas durante una hora o más.

La somnolencia diurna, presenta tres síntomas principales que la caracterizan con frecuencia: Alucinaciones que son vivencias en el inicio del sueño o al despertar, y en breves episodios de parálisis ya sea al comienzo o al final del sueño y la cataplejía, que es la pérdida súbita del tono muscular voluntario.

El origen de la narcolepsia sigue siendo aún desconocida. En la última década, los investigadores han hecho progresos considerables para comprender la patogénesis e identificar los genes asociados al trastorno. Los científicos han descubierto anormalidades en varias partes del cerebro involucradas en la regulación del sueño REM que parecen contribuir al desarrollo de los síntomas. Los expertos creen que es posible de manera similar a otras muchas enfermedades neurológicas complejas y crónicas, involucre factores diversos que interactúan para causar una disfunción neurológica y perturbaciones del sueño REM.

Los síntomas de la narcolepsia, en la mayoría de los casos, aparecen primero cuando las personas tienen entre 10 a 25 años, sin embargo, puede aparecer en cualquier edad. Así, se ha comprobado como en pacientes entre los 35 y 45 años, van a experimentar los primeros síntomas y otro grupo pequeño lo manifiesta entre los 50 a 55 años. Y hasta se ha diagnosticado en niños de 3 años. Cuando aparece la narcolepsia, los síntomas tienden a empeorar en las dos o tres década posteriores a su aparición. Mientras que algunos pacientes ancianos encuentras que los síntomas diurnos disminuyen después de los 60 años.

Igualmente la narcolepsia se considera un trastorno de los límites normales ya que no solo la somnolencia es diurna sino que se puede experimentar despertares frecuentes durante el sueño nocturno.

La nacorlepsia aparece en todos los grupos raciales y étnicos, afectando a ambos sexos por igual. Ahora, las tasas de prevalencia varían, en Estados Unidos, por ejemplo, dicha tasa es menor en Israel y considerablemente mayor en Japón.

Mientras en un estudio reciente los científicos han comenzado a reconocer que la narcolepsia puede afectar el desarrollo social y cognitivo de las personas. Y en los niños el déficit de atención y la hiperactividad.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir