Si se requiere descansar es fundamental hacerlo con frecuencia para reponer los músculos y generar nuevas fibras y se renueve el cuerpo cada vez en el momento del sueño.

Sin embargo, este relax no es suficiente porque internamente la actividad sigue siendo elevada a esta hora del dormir y es que es precisamente en la noche en que el cuerpo se regenera para reparar cualquier exceso del día. Se sugiere descansar siete horas u ocho horas para que el proceso sea efectivo y se pueda obtener el objetivo deseado.

Es indudable como a partir de un buen descanso se aumenta la masa muscular, es así, que descansar durante un arduo entrenamiento es básico para reponer los músculos y sobre todo lograr rendir al máximo a lo largo de una sesión de entrenamiento. Por eso, igualmente se aconseja no trabajar  el mismo grupo de músculos para evitar cualquier sobrecarga muscular la cual puede llegar hacer contraproducente para el desarrollo de los mismos.

Existe otra alternativa de descanso para tener en cuenta y es dejar de entrenar durante una semana cada dos o tres meses de entrenamiento. Esto con el fin de no sólo recuperar la mayor parte de los músculos, sino que también de conseguir transformar la rutina de entrenamiento e incidir mucho más en los músculos cuando se regrese de nuevo a la rutina. Para algunos esto no es buena medida pero en sí es útil a la hora de recuperar la rutina habitual.

De igual manera es de gran importancia descansar en una situación de estrés, cansancio o enfermedad, las células sufren un desequilibrio, llamado “despolarización celular”, la cual hace que el organismo trabaje de manera desigual, los especialistas afirman como cuando existe la tensión, el estrés, la angustia, es difícil  pensar y actuar de manera tranquila por eso, es conveniente los momentos de reposo y sueño que pueda tener el cuerpo.

Para tener un sueño óptimo se recomienda una respiración profunda y lenta, esto va a permitir que el cerebro se oxigene de manera fácil, e igual al momento de exhalar e inhalar lo que se hace es que los glóbulos rojos transporten nutrientes que alimentan el cerebro y llegue oxígeno limpio, dando unas implicaciones positivas tanto en pensamientos brillantes como una mejor lucidez para la toma de decisiones, siendo que se mejora la microcirculación sanguínea y hace que la zona pre-frontal que es la relacionada a la planeación y al análisis funcione mucho mejor.

Entre las muchas ventajas que se consigue con un sueño reparador es encontrar la tranquilidad, se habla de un descanso físico, el cual utiliza técnicas sencillas una respiración profunda y se puede realizar siestas cortas para tal hecho. El descanso mental es tratar de hacer recorridos visuales por otros lugares diferentes al trabajo o vivienda escoger por ejemplo, zonas de jardín y campos abiertos. El descanso social implica salir a conversar de manera relajada con algún vecino o familiar o ir a caminar o pasear en un parque. El descanso espiritual son técnicas que ayudan a una conexión profunda con nuestro ser y aportan sobre todo a una sensación de descanso, paz interior y auto-curación, de ahí que hacer una corta oración o conectarse con su yo espiritual da una energía necesaria para encontrar una relación y un descanso reparador.

Lo recomendable es dormir entre unas 7 u 8 horas diarias que es lo más importante para obtener un real descanso y así lograr cumplir al día siguiente con cada compromiso y ser totalmente efectivo. Ahora si no hay un suficiente descanso se puede afectar la salud tanto física como mental.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir