¿Haz visto esos comerciales, donde muestran que iniciar el día con un gran vaso de jugo concentrado es una magnífica idea? La verdad es que, probablemente sea una de las peores cosas que le puedas hacer a tu cuerpo. La mayoría de los jugos de frutas concentrados pueden causar problemas alrededor de la cintura; incluye las frutas como las naranjas, arándanos, manzanas, y otras. Puedes estar preguntando: “¿Cómo es eso posible?” El problema no es la fruta, sino el proceso mediante el cual la fruta es transformado en bebidas concentradas que consumimos. A saber, muchas empresas remueven las fibras y otros elementos nutricionales de la fruta durante el proceso de concentración. La fibra reduce los picos de azúcar en la sangre. Si esa fibra no está, recibimos, principalmente agua con azúcar; cuando el azúcar en la sangre es demasiado alto, el cuerpo se pone en lo que se llama la modalidad de “Almacenamiento de grasa”.

jugo concentradoTodos sabemos que el azúcar es energía instantánea para el cuerpo, y al consumirla en exceso, el azúcar en la sangre se dispara. Ahora bien, estos altos niveles de energía no son buenos, ya que el cuerpo no los elimina de una vez en el primer intento, haciendo que el cuerpo almacene inmediatamente esos azúcares como grasa, esperando ser utilizados. Esto hace sentir que tienes mucha hambre y sensaciones de desmayo, haciendo que de manera instintiva, busques consumir más azúcar. La mayoría de los concentrados tienen tanta azúcar, inclusive su nivel es más alto que las de las gaseosas. Contrario a lo que dicen los anuncios: empezar el día con un vaso de jugo concentrado ¡es una pésima idea!

Muchos alimentos procesados tienen altos niveles de azúcar, y están disfrazados con nombres muy científicos, como: Jarabe de maíz de alta fructuosa, Dextrano, Dextrosa, Jugo de fruta concentrado. La Administraciòn de Alimentos y Medicina (FDA, siglas en inglés) de los Estados unidos, advierte: “Existen más de 50 venenos conocidos y sustancias tóxica que terminan en el carrito de compras de una persona promedio. Estos productos químicos combinados, pueden causar diferentes enfermedades, algunas con resultados fatales.

Otro alimento, que además de ser almacenador de grasa, y que incrementa el peso, además de ser un generador serio de problemas de salud, es la Margarina. Como muchos aceites y productos para untar, la mayoría de las margarinas contienen grasas trans, o hidrogenadas. Las grasas trans, se forman cuando se añaden hidrogeno para solidificar, y para que los productos sean menos propensos  a deteriorarse. Ahora, ingerir este tipo de grasas hidrogenadas, no solo  aumenta de peso, sino que además incrementa el riesgo de padecer problemas cardiovasculares. Siendo las enfermedades isquémicas del corazón una de las primeras causas de muerte en Latinoamérica y el Caribe. Sin embargo, este hecho no se limita únicamente a América Latina.

margarinaSegún la OMS, la cardiopatía isquémica y la cardiopatía hipertensiva, son dos de las 10 principales causas de defunción en el mundo. Se ha demostrado que las grasas trans o hidrogenadas, aumenta el nivel de LDL, comúnmente conocidos como “colesterol malo”, mientras que disminuye los niveles del HDL o “colesterol bueno”. Eso es un “golpe bajo” para el cuerpo: hace que se suba de peso, incrementa el colesterol malo, acumulando placas en las arterias, causando más daños que beneficios. Una de las recomendaciones que se hace, como método alternativo, es cambiar las margarinas por las mantequillas. ¿Cuál es la diferencia? Que la mantequilla, aunque también es grasa, es un tipo de grasa saturada que el cuerpo puede quemar como combustible, en lugar de crear placas en las arterias, como lo hace la margarina. Es hora de consumir alimentos que no causen estragos en el cuerpo, ni en las arterias, ni que tampoco aumenten el nivel de azúcar en la sangre; el cuerpo lo agradecerá de manera inmediata, reduciendo centímetros y derritiendo kilos extra.

pan integralEl siguiente alimento, almacenador de grasa, que en lo personal,  sorprende bastante, ya que siempre se hace énfasis en que se debe consumir para mantener el peso ideal, es EL PAN INTEGRAL. El consumir este tipo de comida, es sano, en parte, pero ¿Por qué no es así? Sucede que las pastas, harinas, panes que encontramos con la etiqueta de “integrales”, en muchas ocasiones, sino es que casi siempre, no son realmente integrales. Generalmente están hechas de harina refinada, o sea harina integral reconstituida. A las harinas refinadas se les agregan las cáscaras del grano después del procesamiento, y en ocasiones, caramelo, para darle ese color café característico de la comida integral. El consumir verdaderos granos enteros, a diferencia de los granos procesados, va a ayudar a sentirse satisfecho por más tiempo, además de reducir el LDL y un 30% el riesgo de diabetes. Por eso es importante aprender a diferenciar entre las harinas refinadas y las harinas 100% integrales, la cual está hecha a partir de granos 100% ENTEROS. Por esta razón, es importante que se revisen las etiquetas y confirmar que diga: 100% granos enteros, Harina 100% integral, Harina 100% de trigo entero.

En definitiva es básico estar al tanto de las etiquetas donde aparece la referencia y calorías del alimento que se va a consumir, sobre todo en ciertas edades un alto consumo de los alimentos mencionados puede causar enfermedades que si no se tratan a tiempo o por el contrario se continúa en su consumo va a traer consecuencia en la salud.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir