Las parejas llegan al matrimonio después de conocerse, de enamorarse y decidir estar juntos el resto de sus vidas. Es una decisión nada fácil, sin embargo, no es el fin sino el inicio de un trayecto o escalón más en la pareja. Pero, el matrimonio mismo no va a lograr resolver algún tipo de inconveniente presentado en el noviazgo o no es la prueba absoluta de que les va asegurar que las dos personas estarán juntas y felices toda la vida. Sin embargo, para conseguir estar unidos y hacer que la llama del amor no desfallezca hay un sinnúmero de consejos, lineamientos y esto puede variar de una persona a otra o de una pareja a otra.

Algunos de estos son los siguientes y lo primordial es colocar en práctica los consejos que han socializado expertos en el tema. Entre ellos los más importantes son:

ACEPTAR: a través del tiempo las pareja puede cambiar debido a sus experiencias y el tiempo, pero no se puede olvidar que la persona de la que te enamoraste siempre será la misma a la que adoraste desde el primer momento que aceptaste estar con ella. Lo importante es no exigir cambios sino amar tal cual es.

RESPETAR: la pareja está en tu vida es para mejorar la vida misma, no es algo para tener como propiedad, ni mandar; como adultos lo que se espera es respeto.

PERDONAR: en muchos momentos se contagia alguno de molestias, malestar o disgusto lo importante es no permitir que sea por mucho tiempo. Lo esencial es perdonar más allá de las percepciones y del ego, allí hay muestras de amor verdadero. No olvidar que somos humanos por tal razón imperfectos. El sentido del humor puede alejar el mal genio y recuperar todo ese amor que ambos se tienen.

SER INDEPENDIENTE: uno de los fundamentos es dedicar una parte del tiempo a las cosas que como individuos te hacen diferente, mantener tus propias actividades y luego si pasar el mayor tiempo posible en pareja, aprovechar al máximo el espacio y el tiempo para vivir tu espacio y el espacio y tiempo compartido con tu pareja. No olviden que una pareja es feliz si cada uno de los individuos lo es.

TRABAJAR EN EQUIPO: ambas partes deben ser conscientes que un matrimonio es duradero y feliz cuando ambas partes trabajan por conseguir el equipo ideal, por ejemplo, planear cosas juntos, asumir actividades entre los dos, consultar los planes y ante todo pensar y sentir como un equipo y no como fichas aisladas.

SORPRENDE: uno de esos detalles que fomenta y ayuda a salir de la rutina y que en muchas ocasiones puede resultar ser el causante del deterioro y hasta eventualmente el fin de una relación y de un matrimonio, es no dejar que la sorpresa aparezca y aleje la cotidianidad que absorbe y desampara, es así que puedes hacer cosas sencillas nada extraordinario, como por ejemplo, una nota de amor o un detalle pequeño un dulce o una invitación a cine o palabras de amor en cualquier parte del día hacen que la sorpresa y amor crezca dentro del núcleo de la pareja.

ÁMATE: es cierta la frase de “no puedes amar a otro hasta que no te ames a ti mismo” y es que es muy cierta no es nada sano para el matrimonio cuando depositas tu felicidad sobre tu pareja, no es nada sencillo para la otra persona y una carga muy pesada que puede causar alguna fractura y difícil de mantener durante mucho tiempo.

Es así, que estas claves pueden ser de gran utilidad para mantener el amor y que la unión perdure. Lo importante es saber que el matrimonio es para toda la vida y que debe cimentarse sobre la confianza.

Entre las investigaciones sustentadas en expertos sobre convivencia conyugal y hacer de éste una gran satisfacción para la pareja existe también otros aspectos a tener en cuenta, son los llamados factores que unen, lo más esencial es que la pareja que va al matrimonio sea consciente que es una institución, un contrato para toda la vida. Profesar el mismo credo o al menos tener concepciones similares del mundo va a dar una fuerza protectora y orientar la consolidación del matrimonio. La responsabilidad por los hijos biológicos o adoptados en algo de ambos y forman el proyecto en común, la idea es educarlos, cuidarlos y amarlos durante toda la vida. Tener una buena relación con la familia del cónyuge, sin embargo, es necesario tener claro que se trata de dos grupos familiares diferentes y que no se debe postergar al esposa o al esposa por los padres o suegros. Tener la capacidad para resolver las crisis debido a los cambios que se van produciendo en la pareja, lo personal y en lo familiar; son desafíos que colocan a prueba los matrimonios. Es importante diálogos profundos y periódicos que permite la revisión y unión de la pareja. Todo esto va a traer grandes beneficios y fortalecer la unidad de la pareja y solidez del matrimonio.

Otro aspecto es tener una buena relación con los amigos de la pareja esto enriquece la convivencia y el círculo se solidifica.

En últimas hay muchos más eventos, factores y claves para que el matrimonio permanezca unido en una época donde el estilo es permanecer en matrimonio por un corto tiempo y se ha perdido su valor especial que es el amor de pareja y el cuidado de la familia.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir