Después de la primera fase del enamoramiento es normal que empiezas a ver ciertas cosas en tu pareja que te molesta, es llamado por los especialistas como el fin de la idealización, las parejas que logren sobrevivir a esa etapa es cuando se llega al amor verdadero y cuando se descubre que amas a tu pareja con todas sus virtudes y defectos y deseas seguir ese proyecto de vida en común. Pero es antes que se comienza a pasar factura de si son realmente compatibles y si se merece luchar por dicha relación. Aquí es importante no cometer el error de creer que si no funciona es por culpa suya o tuya, no se olvide que una relación es un acto de dos y son los dos que deben estar comprometidos y trabajar en ella, ahora el amor hay que reavivarlo cada vez que se tenga la oportunidad, es así, por ejemplo que intentar apagar la televisión para conversar un rato de manera tranquila es algo que se sale de la rutina de todos los días o, abrir una botella de vino mientras se cena puede encender la pasión y salir de la rutina, o animarse a salir a la calle y ver alguna película aportará una dosis extra de energía. Son cada pequeño detalle que permite reavivar el amor y hacer que la relación avance cada día. Es intentar superar la rutina y hacer otro tipo de actividades.

Sin duda que compartir nuevas experiencia va a permitir aportar pasión a la relación, de ahí, que es importante conocer sus intereses y realizar actividades que puedan reír entre los dos. Un ejemplo, es un curso de buceo, ir a un parque de atracciones donde puedan descargar adrenalina, tener una buena actitud es lo que también debe contar. Es cada una de estas actividades lo que hace recordar por qué se eligió a la persona que quieres. Y esencial para salir de ese círculo de la rutina que puede desgastar la relación, siendo así si se tiene un proyecto en común a mediano plazo las cosas pueden ser muy diferentes, no hay como tener algo que motive en el futuro y se afronte el día a día con mucha ilusión. Un ejemplo, de ello puede ser unas vacaciones a un lugar paradisiaco y exótico, ya que entre ambos pueden imaginar, pensar y desear estar pronto en esas playas tranquilas un oasis para el amor y con ello la reducción de los problemas y pequeños enfados se olvidan o pasan hacer meras anécdotas. O igualmente si se prefiere puede ser un viaje corto o reservar en la siguiente semana el restaurante favorito. Ahora, si se considera que se pasa por una “crisis de pasión” es necesario que ambos reciban asesoría o consejos de seducción que permita que la llama del amor se reavive y así encontrar el punto excitante que ambos les gustan. No se puede dejar que la llama del amor se apague, por eso, es conveniente recibir recomendaciones que ayuden a la pareja.

Entre estos consejos está recordar que es la piel el órgano sexual más extenso, por eso es conveniente acariciar para que esa gigantesca antena sensorial se active y éste presta a recibir y dar placer. Es importante sentir plena seguridad contigo mismo ya que eso emana mucha sensualidad y erotismo, por eso, es básico amar y reconocer y disfrutar el cuerpo. Un beso apasionado es el principio de una noche larga y placentera, es imprescindible un beso con deseo acompañado de caricias en el cuello, cabello y espalda.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir