En la actualidad se estima que si no se mejora la toma de conciencia en materia de educación financiera se van a presentar serios problemas económicos y sociales en el futuro cercano. La combinación de productos financieros sofisticados y la creciente responsabilidad individual en la toma de decisiones financieras, conlleva a que las personas necesitan una mejor comprensión de cómo lidiar con los mercados financieros.

Pero … ¿qué es la educación financiera? ¿cómo la podemos definir?. La educación financiera ha sido definida por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), “… como el proceso por el cual los consumidores financieros o inversionistas mejoran su entendimiento de productos financieros, conceptos y riesgos a través de la información, instrucción y consejos objetivos, desarrollando habilidades y confianza para volverse mas conscientes de los riesgos financieros y las oportunidades, para tomar decisiones informadas, para conocer donde acudir para obtener ayuda y tomar otras acciones efectivas para mejorar su bienestar financiero.”

Además agrega que “La educación financiera deber ser considerada como una herramienta para promover el crecimiento económico, la confianza y la estabilidad. La promoción de la educación financiera no deber ser un sustituto para la regulación financiera, la cual es esencial para proteger a los consumidores.”

También existen algunos principios que están diseñados para promover que las firmas de servicios financieros y las organizaciones de consumidores hagan mas para educar a los ciudadanos sobre este tema, algunos de ellos son:

  • La educación financiera debería iniciarse en la escuela para que las personas sean educadas lo mas temprano posible.
  • Los gobiernos y todas las partes interesadas deben promover la educación financiera sin discriminaciones y de forma justa y coordinada.
  • La Educación financiera debe ser parte de un buen gobierno corporativo de las instituciones financieras, cuya rendición de cuentas y responsabilidad debe ser promovida.
  • La Educación financiera debe ser claramente diferenciada de consejos comerciales y códigos de conductas para el personal de las instituciones financieras que deben ser desarrollados.
  • Las Instituciones financieras deben promover la revisión de que los clientes lean y comprendan la información que reciben con compromisos a largo plazo o servicios financieros con consecuencias financieras potencialmente significativas.
  • Los programas de educación financiera deben enfocarse particularmente en aspectos importantes de planificación, tales como ahorros básicos, deudas, seguros y pensiones.
  • Los futuros jubilados deben ser advertidos de la necesidad de evaluar la adecuación financiera de sus esquemas de pensiones actuales, ya sean estos públicos o privados.
  • Crear campañas nacionales, en sitios web, en televisión o por escrito, sobre los servicios gratuitos que ofrece cada país, ya sean estos de información, de sistemas de alertas o advertencias en temas de alto riesgo para los consumidores financieros.

Por otro lado, la educación financiera debe contribuir con la formación de las personas para un manejo adecuado de sus deudas y para ser responsables con sus compromisos. Se trata de crear conciencia en los niños, jóvenes, adultos y adultos mayores de la importancia del buen manejo de las herramientas e instrumentos financieros para cada persona y en el hogar, por medio del desarrollo de unas adecuadas actividades desarrolladas para la educación financiera.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir