Alguna vez haz pensado o sentido que falta información, capacitación, buenos hábitos y costumbres en cuanto al uso de los instrumentos financieros y herramientas básicas de la vida financiera de las personas y que eso repercute en los hogares y la forma en que se llevan las finanzas familiares ¿?

Todavía son muchas las personas que creen que hablar de educación financiera es involucrarse en un mundo técnico y complejo, reservado para unos cuantos. Pero la educación financiera nos permite desarrollar habilidades útiles en el día a día: presupuestar los gastos de la casa, identificar la tarjeta de crédito más barata, proteger nuestro patrimonio con los diferentes tipos de seguros que existen (de auto, de salud, de retiro, de vida, etc.), tener un fondo de ahorro para enfrentar imprevistos y preparar el retiro, entre otras situaciones frecuentes.

Los productos y servicios financieros están cada vez más presentes en nuestra vida diaria, mas al alcance de la mano. Los avances en la tecnología nos los presentan de formas mas comprensibles y las nuevas formas de hacer negocios hacen posible que las instituciones financieras puedan ofrecer sus productos y servicios a menores costos hasta en los lugares más remotos.

Muchas personas que nunca habían tenido acceso a este tipo de información o servicios, ahora pueden contratarlos fácilmente. No obstante, de poco sirve tener acceso a todos estos servicios y facilidades tecnológicas, si se desconocen las ventajas que se obtienen al usarlos. Por ello, la tarea de llevar estos servicios a mas personas debe ir de la mano con la difusión de conocimientos y aplicaciones prácticas de los mismos que les permitan a los usuarios administrar, incrementar y proteger su patrimonio, así como tomar mejores decisiones económicas en las diferentes etapas de la vida de un ser humano. Sin dejar de lado que algo muy importante es que el hogar es y seguirá siendo el primer y principal entorno en el que adquirimos conocimientos y habilidades financieras que se utilizan durante toda la vida. Como estamos inmersos en un mundo económico, al tener dinero, lo usamos para satisfacer casi todas nuestras necesidades. Lamentablemente, lo que en la escuela se llega a enseñar sobre este tema es poco y pensar o desear que los padres eduquen a los hijos e hijas en el tema económico y de finanzas es mucho pedir. Ya que esto no es una actividad que se realice normalmente en casa.

Por eso es importante que si deseas manejar unas finanzas sanas en el hogar, se debe de hablar de estos temas de forma natural y casi del día al día. Algunas formas que utilizan los padres o los abuelos son, el dar una cantidad de dinero a los pequeños para que la administren. En algunos hogares le llaman “mesada”, en otros les dan el dinero por semana y en otros cada domingo les dan un poco para ir creando el hábito del ahorro. Si deseas que tus hijos o tus nietos aprendan sanamente a como manejar las finanzas y la distribución del dinero, tu puedes ser parte importante. Involúcrate asertivamente en esta actividad y guíalos de forma amorosa a entender el manejo del dinero, como hacerlo rendir y como hacerlo crecer.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir