Una enseñanza bastante amena que puedes dar a tus hijos en el tiempo libre es el arte de pescar, es una manera de acercarlos a la naturaleza y educar en un valor tan preciado como la paciencia. Sin embargo, no es algo tan  sencillo como parece. Algunos consejos prácticos que serán muy útiles para iniciar a tus pequeños hijos en algo que es una verdadera pasión para contagiar.

Uno de los primeros factores para tener en cuenta es llevarlo a un sitio seguro, donde lo primordial es lógicamente se encuentren peces, ahora si de verdad el objetivo es entusiasmar a los pequeños y es no dejar que el protagonista del paseo sea el adulto. Por eso es primordial llevar equipo de pesca adecuados para niños. Por ejemplo, un roel rotativo para cazar tiburones difícilmente podrá manejarlo un pequeño, pero por el contrario un frontal sí es el adecuado para realizar una variada pesca.

Es recomendable tener en cuenta si en la zona que van a pescar está habilitada para la familia y hasta incluso si se puede acampar. No olvidar incluir los siguientes elementos: reservas de agua, protector solar, lentes y repelente contra los insectos, toallitas limpiadoras, ropa para cambiarse si se llegan a mojar y por supuesto el equipo de pesca.

Antes de comenzar a enseñarles a sus hijos alguna técnica especial, lo primero es lo básico, como por ejemplo, aprender a sacar mojarras, con el mojarrero o a pescar pejerrey con las boyas o las mojarritas, o por supuesto, a pescar bagres con lombriz.

Entre los equipos de pesca que se recomienda es una caña de pescar un poco más costosa que tenga un buen peso y que posea un buen riel, como existen de diferentes tamaños,  la que utilizan los niños entre 5 y 7 años son las de mínimo metro y medio y, no olvidar los anzuelos flotantes de estilo torpeado. Aunque se puede buscar asesoría en la tienda de pesca habitual, es importante saber que dependiendo del lugar de pesca se ha de necesitar un tipo de camada u otra diferente. E igualmente mostrarle al niño si prefiere llevar una caja de gusanos vivos o las olivas rellenas. Dentro de todo este kit no olvidar llevar los corchos que son los que van a indicar cuando un pez ha picado el anzuelo, en este momento los niños se divierte muchísimo viendo como el corcho se hunde y se dan cuenta de la gran odisea de pescar.

La otra gran recomendación es trabajar la paciencia porque en los primeros lanzamientos el niño se equivocará tal vez espantando al cardumen o hará algún tipo de ruido, el hambre que no ha de faltar o cañará de manera incorrecta, serán miles los errores por corregir pero no olvide que usted es la persona adulta, no se desespere, ni grite y mejor comience a entablar esa relación estrecha entre padre e hijo contándole historias de pesca cuando usted también estaba pequeño.

Y por último, en estos consejos prácticos, es establecer las normas antes de salir de faena, porque si se va a salir al mar se debe ser mucho más precavido, ya que en el mar se debe ser cauto, sin provocar miedo; advertirles de los peligros del anzuelo al utilizarlo. Y para el tiempo de pesca es que no sea demasiado largo y, no olviden trabajar la paciencia.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir