Ser padre de hijo que esta atravesando el difícil momento de adicción a drogas no es una tarea fácil y para la cual necesitas toda la ayuda emocional y profesional que puedas obtener. Intentar convencer a un adicto de que deje las drogas o abandone el alcohol es algo infructuoso, y si le sumas con fuertes regaños, o lágrimas o súplicas de algunos de los seres queridos para que abandone un camino de perdición, de drogadicción, es poco probable que usted no lo logre como padre o persona adulta a cargo, es algo nulo. Por regla general un adicto no reconoce que sus intoxicaciones pueden dañar algunos de sus órganos y destruir a su familia.

Algunos padres deben tomar la difícil decisión de internar a su hijo/a en un centro de ayuda profesional o negarle la entrada a casa cuando está intoxicado o mucho más prohibirle que tenga drogas y las consuma dentro de la casa. Ahora bien, existen factores de protección que pueden prevenir alguna adicción de los hijos, dentro de estas características de relación se establece la confianza, la comunicación, el afecto, normas de casa que se cumplan, estar atentos como padres de sus actividades pero sin una vigilancia extrema, compartir cuando sea necesario, esto es esencial porque se construyen familias fortalecedoras que van ayudar a los hijos a integrarse positivamente, y lógicamente estar menos vulnerable frente al mundo de las drogas, y tener una conducta adaptada a un entorno armónico y con deseos de cumplir objetivos.

Otro de los factores importantes en todo este rol es la escuela, que constituye un elemento fundamental dentro de las políticas de prevención. Los padres y madres desde el momento en que son responsables de un hijo deben tener en cuenta toda esta serie de aspectos claves para prevenir que sus hijos no caigan en el mundo de la drogadicción o del alcohol. Como padres se debe ser consciente que los impulsos por cuidar a su hijo es algo natural así el hijo cuente con edad adulta porque es difícil de aceptar pero algunos se ven arrastrados por el mundo de las drogas siendo ya hijos mayores. Y los padres son el único puente de contacto cuando el hijo puede aparecer con dificultades con el trabajo, porque suele ser bastante aislados o porque tiene algún problema de salud grave o por el contrario carga con su adicción desde tiempo atrás y no había logrado comunicarlo. Sin embargo, algunos padres lo que hacen es intentar rescatar al adicto por instinto natural y es un grave error porque se necesita de ayuda profesional, de no ir acabar enredado en el problema y sucumbir ambos, padres e hijos.

Rescatar a un adicto no es sencillo y no se debe asumir algo como “yo puedo solo o sola”. Es importante tener claro que no debe culparse a sí mismo de la adicción de su hijo/a. No deben olvidar que esto es un problema médico, psicológico y social muy complejo, para éste caso se debe ir a la raíz como qué fue lo que llevó a ese niño/a, adolescente o joven a tomar una decisión de coger el camino de la drogas?

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir