Adulto cumpliendo metas

En la vida nuestra edad y alrededor, lo que hacemos y actuamos son fundamentales para valorar lo que somos, las metas que cada persona se impone son numerosas, algunas absurdas y otras que si valen la pena; en nuestra juventud quizá nos inclinamos por ser actores famosos, participar en grandes películas y algunas veces ser cantantes, cosas que quizá no lleguen a nuestra vida, y aunque nada es imposible debemos notar como estas metas van cambiando conforme vamos madurando y cambiando nuestra edad; a los 20 años por ejemplo ya dejamos a un lado lo de ser un actor o cantante famosos y nuestras metas cambian, deseamos tener un auto último modelo, formar un hogar y conseguir un empleo que nos llene personalmente y profesionalmente, en los 30 años deseamos libertad financiera, poseer un negocio y si tenemos hijos a que puedan gozar de lo que no pudimos nosotros en nuestra niñez y juventud. Pero ahora:

¿Qué pasa en nuestros 40 años de edad?

En los 40 años gracias a la experiencia ganada en todas las áreas, tanto profesionalmente, familiarmente y de la propia vida, es el momento en el que nos desenvolvemos mejor, en el que el triunfo y el éxito acarician nuestros lares, la metas, sueños y deseos se nos resultan más fáciles de lograr y conseguir. Casi siempre a los 40 años logramos un estatus laboral y profesional muy alto, donde la remuneración es igual de alta y nuestra economía despega por diferentes razones, ya los préstamos que hemos agarrado a lo largo de nuestras vidas están por liquidarse y siempre nos cae un dinero extra producto de trabajos extracurriculares que hagamos, si nos destacamos en algo por ejemplo hacer tortas y dulces, este dinero nos cae de maravilla, o si sabemos reparar cualquier avería en la electricidad, lavamanos o similares en nuestro hogar, no gastaríamos dinero en la reparación de estos daños; en fin son numerosas las ventajas y aptitudes que ganamos a nuestros 40 años por la experiencia. También se ha despejado un poco del cuidado de sus hijos, no tanto descuidado sino liberado un poco, ya que los hijos al crecer toman responsabilidades o usted con la sabiduría y recordando lo que hacían sus padres con usted, le hacían recoger la basura, limpiar la casa y cuarto, limpiar los platos y vasos al terminar de cenar, responsabilidades de las cuales se va liberando conforme pasan los años de crecimiento de los hijos, todo esto repercutirá en beneficios y descanso, tiempo libre y recompensas que estará recogiendo en sus 40 años de edad de haber tenido a sus hijos entre los 20 y 30 años.

A los 40 años cuando se reducen un tanto nuestras responsabilidades y crece nuestra economía es cuando podemos darnos el lujo de cumplir cualquier meta que nos interpongamos, como visitar un país, hacer una cirugía a nuestro cuerpo (como aumento de busto por ejemplo), hacer una maestría o estudiar algo que nos apasione como un idioma, cosas que contribuyen a mejorar nuestra calidad de vida o ayudarnos a superar personalmente, no hay cabida para todo lo que podríamos hacer, los 40 años prácticamente es como un nuevo amanecer pero contando de salida con todas las herramientas necesarias para realizar lo que queramos. Si usted está en los 40 años es hora que se deleite de lo que la vida le puede brindar, no solo lo puede hacer solo puede estar acompañado de su pareja y compartir de sus metas y deseos con él o ella, en esta edad no importa la edad ni el dinero, importa las ganas que se tenga.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir