La piel es el órgano más noble que tenemos, tanto así que responde muy fácil a los cuidados o descuidos que tengamos con ella.

Una parte importante del cuidado de la piel es el agua. Porque para que la piel luzca fresca y tersa, es importante que esté bien hidratada y más cuando uno va teniendo mayor edad, la hidratación se va convirtiendo en una prioridad.

El cuerpo humano está compuesto en un 70% de agua y conforme vamos creciendo, de forma inexplicable consumimos menos agua, lo que debería ser totalmente al contrario. Deberíamos aumentar el consumo del agua, conforme cumplimos años. El consumo de agua natural nos permite mantener la piel sana y vernos mas jóvenes.

Los expertos recomiendas por lo menos 8 vasos de agua pura al día, en otros lugares escucharas 2 litros de agua al día. Esta cantidad son aparte del café o té que consumas al día.

Otra forma de mantener cuidada nuestra piel es utilizando mascarillas de frutas y de preferencia hacerlas nosotros mismos. Las mascarillas de frutas son muy hidratantes por el alto contenido de agua de las mismas frutas.

Cada fruta tiene sus propias cualidades y dependiendo del estado de tu piel, podrás escoger la que mejor solucione tu problema. Veamos estas opciones:

Manzana: Ayuda a suavizar la piel, por su alto contenido de pectina, además es un poco astringente, contiene muchas vitaminas, sales minerales, potasio y sodio que son muy benéficos para la regeneración de las células. Las mascarillas de manzana son muy recomendables para cualquier tipo de piel, para reafirmar y tonificar la piel.

Plátano: Esta es una fruta es muy completa, muy activa y de las que mas suavizan la piel. Es mayormente usada por personas de piel seca, debido a que contiene proteínas, mucha pectina, numerosos minerales, sales y vitaminas. Las mascarillas de plátano son sensacionales para las pieles rojizas o muy secas.

Si tu preferencia es mas por las plantas, el Enebro es desintoxicante, diurético, tonificante para la piel, estimulante, astringente, cicatrizante, útil en pieles grasas, en problemas como el acné, bloqueos de poros, psoriasis e hinchazones.

Del enebro, las bayas constituyen la principal parte medicinal, aunque las hojas o agujas también tienen propiedades medicinales aunque en menor escala.

Otro remedio económico y que siempre tenemos a la mano es el aceite. En casa normalmente tenemos aceites vegetales que podemos utilizar para la limpieza del rostro, ya que son muy buenos para limpiar y suavizar la piel en general. Para utilizar el aceite vegetal es necesario que se tibie un poco y se aplique con un algodón, para dar un masaje en el área seleccionada, durante 10 minutos y luego se enjuague con agua tibia.

Se puede aplicar en el rostro, codos, rodillas, pies o cualquier parte del cuerpo que se vea muy seca o haya sido expuesta demasiado al sol. Los aceites de olivo, ajonjolí, cártamo o soya, son ideales para este masaje relajante y tonificador para la piel.

Cuidar nuestra piel es un reflejo del cuidado y amor que tenemos para nosotros mismos, prueba alguna de estas sencillas ideas y verás la diferencia que habrá en tu piel.

 

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir