Mantener la salud de la piel y la belleza en general, depende en grandes factores de los hábitos que se lleven a cabo a través de la vida. No está de más recalcar que, mientras más temprano se desarrollen buenos hábitos, más lentamente surtirán los efectos del envejecimiento. Durante los veinte y los treinta años es el tiempo más recomendado para empezar a adquirir rituales de cuidado necesarios para conservar la salud y juventud de la piel y el cuerpo. Con respecto a estos hábitos, es importante destacar que influyen muchísimas variables que comprenden desde la alimentación, los patrones del sueño, hasta la aplicación de cremas y mascarillas. En el presente artículo trataremos de abarcar varios factores que influyen en la salud general y, por ende, repercuten en el cuidado y conservación de un cuerpo joven y enérgico.

Hábitos de sueño

Dormir representa uno de los principales aspectos para la salud y fortaleza de nuestro organismo. En las horas de sueño se segregan hormonas fundamentales para la salud y belleza de la piel, cabello y uñas; muchas han sido las investigaciones que relacionan la deprivación del sueño con signos de envejecimiento prematuro. También se han vinculados efectos desfavorables para la salud de cutis, pues la deprivación del sueño incrementa la generación de la hormona cortisol, la cual es responsable por la aparición de acné y espinillas en la piel. Por estas razones principalmente, es muy importante dejar que el cuerpo descanse y se regenere por unas siete u ocho horas de sueño diario.

En tanto a la posición, estudios apoyan que dormir sobre el lado izquierdo del cuerpo facilita los procesos de sistemas cardiovasculares, respiratorios, endocrino, renales, y gastrointestinales. Por otro lado, dormir con la cabeza un poco más elevada puede ayudar a evitar la hinchazón en la cara al despertar, para eso basta con colocar una almohada adicional.

Hábitos alimenticios

La alimentación comprende un factor que está estrechamente relacionado con el funcionamiento en general de nuestro cuerpo y salud, por ende, una mala alimentación se verá reflejada la apariencia, salud y belleza corporal. Alimentarse no debe ser sólo una acción para saciar el hambre; fomentar una buena alimentación quiere decir atender conscientemente a los nutrientes que consumimos, y así hacer hincapié y reforzar los déficits que nuestro cuerpo pueda tener.

Cuando hablamos de mantenernos jóvenes y saludables, el consumo de vitaminas de fuentes naturales es completamente necesario. Aumentar el consumo de vegetales y frutas con altos contenidos en vitamina A, B, C, K, al igual que minerales como calcio, fósforo, potasio, hierro, zinc, cobre, entre otros compuestos que son fundamentales para la regeneración de células en el cuerpo humano. Componentes fitoquímicos como carotenos y polifenoles son esenciales para la salud, y sólo se encuentran en las plantas como la familia de las bayas, frutas cítricas como naranja, toronja, lima y limón, zanahorias, tomate, col rizada, pimientos, calabaza, calabacín, entre otros… También ingredientes como almendras, nueces, pistachos, merey, y demás frutos secos aportan ácidos grasos omega 3, cuyos beneficios están relacionados con la salud de la piel, cabello y uñas.

Aunado al consumo inteligente de alimentos nutritivos, es relevante también el horario y las porciones que se consuman, en este sentido, es preferible repartir cinco comidas a lo largo del día, con cantidades que consigan satisfacer la necesidad, pero evitando comer en exceso y el embotamiento por comida. Con esto se busca mantener el metabolismo trabajando durante todo el día, a la vez que se alimenta el cuerpo con ingredientes saludables y nutritivos.

Hábitos de cuidado personal

Adentrándonos más en el tema de la belleza y el cuidado personal, es relevante destacar que los consejos que englobaremos en este apartado son más efectivos en cuanto más temprano se adquieran dichos hábitos, a mediados de los veintes y principios de lo treintas son el momento perfecto de realizar ciertos cambios en la rutina para incorporar rituales que ayudarán a mantener una apariencia juvenil y saludable a medida que pase el tiempo.

Si te gusta usar maquillaje, es muy importante que cuides tu piel de los químicos que pueden contener ciertas pinturas y cosméticos. Para ello, es recomendable que todas las noches antes de dormir apliques un desmaquillante que limpie bien los poros de cualquier residuo o grasa que pueda dejar el maquillaje; para una limpieza más profunda se puede utilizar un exfoliante unas dos o tres veces por semana. Seguidamente, es aconsejable aplicar una crema nocturna que ayude a rehidratar la piel. Si tu piel es de contextura grasa, no evites la rehidratación, sólo intenta buscar una crema que se adapte a tus especificaciones; al limpiar profundamente la grasa tu cutis sólo intentará reponer esta pérdida, generando más grasa y volviéndote proclive a padecer de acné, por esto es importante hidratar y cuidar bien tu piel.

El uso de crema no debes limitarlo sólo al cuidado de tu cara, tu cuerpo también necesita hidratarse para mantener la piel suave y joven!

El uso de crema no debes limitarlo sólo al cuidado de tu cara, tu cuerpo también necesita hidratarse para mantener la piel suave y joven; puedes acostumbrarte a aplicar cremas para el cuerpo, manos y pies antes de acostarte, o luego de bañarte. Mientras cumplimos más años, es necesario empezar a utilizar cremas que se adapten más a las necesidades de la piel, en tales casos cremas antiarrugas, revitalizantes, reafirmantes, crema para párpados, contorno de labios, o cuello.

Igualmente, uno de los agentes que envejece más la apariencia de la piel, es la exposición prolongada al sol, por lo tanto, utilizar cremas con factor protector es necesario para mantener la salud de la piel, al mismo tiempo que se protege la piel de posibles carcinomas. Por último, cabe destacar que realizar actividades físicas o deportes aporta grandes beneficios tanto para la salud como para la apariencia estética, incrementando la producción de hormonas que se vincula con un buen estado de ánimo, salud y belleza.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir