La piel es el órgano más amplio de nuestro cuerpo e igualmente pesado (de 3 a 4 kg), nuestra piel va a reflejar con el paso del tiempo todo lo que hemos vivido, además puede manifestar aquellas enfermedades que puedan estar padeciendo los otros órganos del cuerpo.

Fácilmente borrar la huella del tiempo que se marca con propiedad en el rostro, manos, cuello; no lo podemos lograr, pero lo que sí lograremos hacer y es posible, es procurar que nuestra piel se conserve un poco más sana de acuerdo a ciertos cuidados que le procuremos. Una piel sana es bella a cualquier edad. Por eso, es esencial desde edad temprana un adecuado tratamiento que la nutra y fortalezca, envejecer es un proceso fisiológico inevitable, sin embargo, se puede hacer que ella prevalezca y reluzca. Ahora, siempre y cuando no permitamos que factores externos como el estrés, la contaminación, el consumo de cigarrillo, los inadecuados hábitos alimenticios, el alcohol, medicamentos o la exposición prolongada a factores severos del clima como el sol, el viento, la humedad la maltraten antes de tiempo.

La genética es otro factor decisivo para que algunas pieles cuando llegan a los 40, presente la falta de tonicidad o firmeza y las arrugas avancen en aparecer. Pero, definitivamente lo que va a influir al llegar a los 40 es cumplir con ciertos hábitos como, por ejemplo, no beber o fumar y una correcta alimentación. Es así que si todavía estás en los 20 o 30 años es bueno tomar nota de esta introducción. Y para los que hemos llegado a los 40 cuáles serán esos tratamientos para que la piel se conserve sana y vital, he aquí una serie de recomendaciones

Exfoliación Facial

Es fundamental una exfoliación mensual, está se puede preparar de manera casera y realizarla con facilidad, se hace una mezcla de dos cucharadas de aceite de jojoba, con dos de aceite de trigo, 10 gotas de aceite esencial de rosa, dos de gel de aloe vera y la cantidad suficiente de harina de avena que dé la consistencia, ésta se aplica por toda la cara, el cuello y el escote y se retira con agua tibia de media hora a 45 minutos después.

Limpieza

En la mañana es muy importante lavar el rostro con agua fresca, lo suficiente que sientas que te has dado un baño y luego utilizar un jabón facial suave. Después aplicar una crema hidratante que no tenga ningún derivado petroquímico. Para terminar con una crema de protección solar. Y usar maquillaje natural no oclusivo.

Para evitar la disminución del colágeno que es la proteína más abundante en el cuerpo y que se encarga de unir y apoyar los tejidos del cuerpo y mantener la piel tersa y firme es básico el consumo de ciertos alimentos que permitan la restauración del colágeno, entre estos, alimentos ricos en proteínas y vitaminas C y K.

La mesoterapia es otra alternativa que brinda buenos resultados. Es una técnica que se aplica mediante inyecciones, vitaminas sobre todo en la parte que se desea tratar. Su principal objetivo es eliminar la flacidez y conseguir la textura que se busca.

Y ante todo es una disposición de sentir la vida en toda su magnanimidad y disfrutarla al máximo, e igualmente tener presente cada una de las recomendaciones que se presentan acá.

 

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir