woman in front of mirror applying skin cream

Es a partir de los 35 años que los cambios en la piel comienzan a ser evidentes y, esto incluye ciertos factores como el consumo de malos hábitos alimenticios, el tabaco, el sedentarismo, junto al estrés y lógicamente la herencia genética. Pero en definitiva es la exposición al sol y la radiación ultravioleta la que mayormente va a intervenir en ese proceso, haciendo que disminuya tanto la calidad como la cantidad de las fibras de colágeno y elastina y todos los sistemas de autohidratación y glicosaminoglicanos.

Sin embargo, a pesar de llevar una alimentación lo más natural y realizar actividad física vamos a perder colágeno todos los días e incluso de acuerdo a los estudios entre los 20 y los 30 años la disminución de su producción es evidente y de manera drástica tanto que cuando la persona llega a los sesenta años el colágeno habrá reducido en más del 35 por ciento. No olvidemos que es el colágeno la proteína más abundante del cuerpo y es la responsable del componente estructural de todo el tejido conectivo que proporciona fuerza a los cartílagos, huesos, piel, pelo, tendones y uñas.

Sin embargo, los efectos profundos de dicho envejecimiento solo se evidencian hasta los 50 años cuando realmente disminuyen las fibras del colágeno, las fibras elásticas pierden precisamente esa elasticidad y aumenta el grosor. Es la sumatoria de todo esto que el tejido conectivo pierde su capacidad de absorber la humedad, volviéndose la piel seca y formando las arrugas.

Donde se va a notar estos signos de cambio de la lozanía de la piel pasados los 40 años es en tres estructuras básicas: la grasa, los músculos y la piel, se notará en la flacidez, descolgamiento, poros abiertos, arrugas, manchas y cambios en la textura y coloración de la piel.

Entre los cuidados que de una u otra manera pueden ayudar a contrarrestar un poco esta condición es adquiriendo hábitos saludables, hidratar tomando abundante agua, abundante fruta y verdura en la dieta , poca sal y azúcar y un buen sueño de calidad, ya que el sueño es el mayor reparador.

Existe sin embargo, otras opciones para aquellas mujeres que con 40 años o más y quieran recuperar la lozanía, la flacidez y mejillas descolgadas es someterse a una cirugía de estiramiento facial pero debe contemplarse que pasará por una incapacidad médica, un quirófano, anestesia y el postoperatorio, de igual manera los medicamentos que toma como la tensión arterial.

Otro tratamiento específico y de rutina puntual es ser estricta con la limpieza y humectación. Desmaquillar y limpiar el rostro todos los días, utilizar tónicos o astrigentes sin alcohol, no se olvide que cualquier producto que contenga alcohol puede ser causante de resequedad. Por lo general a los cuarenta la piel es grasa y mixta es así que se puede recurrir a lociones que cubran estas necesidades. Igualmente se puede buscar vitaminas o antioxidantes sobre todo cuando se llega a los 40 años.

Entre los cuidados diarios para la piel a personas en los 40 está rotundamente evitar la exposición al sol, utilizar las cremas hidratantes con protección, es evidente que es el sol el causante de acelerar el envejecimiento de la piel. Esto se da porque los rayos UV actúan sobre las células de la piel perjudicando la cadena de ADN, haciendo que las células se reduzcan en su producción de colágeno, elastina y melanina. Otro de los cuidados básicos es desmaquillar y limpiar la piel en rutinas tanto en la mañana y noche, no se puede olvidar que la piel a partir de los 40 va a tender a volverse muy seca por lo que es ideal una leche limpiadora y un tónico facial que permita cerrar los poros.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir