Son tres segmentos principales en los que se divide la piel la cual tiene muchas capas: tenemos la epidermis parte externa y que contiene las células de la piel, proteínas y pigmento; la dermis que es la parte media y que contiene los vasos sanguíneos, folículos pilosos, nervios, glándulas sebáceas y suministra los nutrientes a la epidermis. Y por último la capa subcutánea que está debajo de la dermis, ésta contiene las glándulas sudoríparas, vasos sanguíneos y grasa. Cada una de estas capas contiene tejido conectivo, con fibras de colágeno para dar soporte y fibras de elastina el objetivo es dar fuerza y elasticidad. De ahí que el cuidado de la piel llegando a los 40 años debe ser a diario y permanente, el cuidado implica la luz U.V. que es el principal agente determinante externo para que estas capas cutáneas se envejezcan y esto se evidencia al comparar ciertas áreas del cuerpo que tienen una exposición regular al sol y que no se ha protegido contra los rayos ultravioletas. El daño de los rayos U.V es acumulativo sobre la piel no basta entonces los pigmentos naturales que pueden llegar a proteger de la severidad de estos rayos.

Tenemos por ejemplo que las personas de ojos azules y piel blanca van a mostrar cambios en la piel mucho más notorios que las personas de piel oscura y fuertemente pigmentada.

Otra condición de la piel con una apariencia correosa, deteriorada por la intemperie y que es bastante común en marineros, granjeros y personas que pasan gran parte al aire libre se produce por la elastosis que son los cambios en el tejido conectivo reducen la resistencia y elasticidad de la piel. Mientras a medida que pasa el tiempo, se envejece las glándulas sebáceas van a producir menos aceite, en los hombres por ejemplo se experimenta en una mínima disminución, mientras que las mujeres producen de manera gradual menos aceite después de la menopausia, lo que puede inhibir una menor humedad de la piel causando la resequedad y prurito. Otro ejemplo, son las glándulas sudoríparas que comienzan a producir menos sudor, haciendo que sea más difícil mantener la sensación de frescura y se incrementa el riesgo de hipertermia o de insolación.

Entre los signos de envejecimiento de la piel que se tiene está: la pérdida de firmeza debido a que produce menos elastina (fibras elásticas que le dan flexibilidad) y colágeno que son las fibras densas que confieren fortaleza. Es así que con los niveles menores de colágeno y elastina la piel se cae y encorva por la fuerza de la misma gravedad. Las manchas de la piel se da porque las células de la pigmentación que contiene la epidermis, melanocitos tiende a aumentar en ciertas áreas, principalmente en el dorso de la mano por lo que son las que se exponen más al sol. El adelgazamiento en cambio va a ocurrir en la medida que disminuye la producción de células en la epidermis. La dermis en este caso se torna más delgada y estos cambios en ambas capas hacen que la piel se vuelva como un papel crepé y se arrugue. En algunos se nota como la piel envejecida se parece y describe a similitud con la del papel arrugado. La sequedad es porque se produce menos glándulas sudoríparas y oleosas lo que hace que tenga la sensación de sequedad, sea áspera y también la sensación de picazón, ahora no en todas las personas ocurre en igual velocidad esto influye de igual medida el factor genético. Y los factores con el estilo de vida.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir