No hay mejor sitio para sociabilizar que en una reunión/fiesta ya sea con tus amigos o con personas por conocer sin embargo algunas veces algunos elementos internos o externos conspirar por lo que es necesario afinar bien tus estrategias si todavía tienes limitaciones par sociabilizar con desconocidos. Aca les dejo algunas propuestas.

  • Arréglate muy bien para la fiesta. Un punto crucial es tomar una ducha rápida antes del evento: la higiene personal es imprescindible. Usa desodorante, cepíllate los dientes, limpia tus oídos, ponte un poco de colonia o perfume con tu esencia favorita. Procura encontrar un estilo muy atractivo que sea compatible con tu personalidad.
  • Usa un atuendo divertido y deslumbrante. Asegúrate de que te haga sentir muy bien parecido. Un estilo de ropa atractivo aumentará tu confianza en ti mismo.
  • Siéntete cómodo contigo mismo. No intentes ser una persona diferente: sé tú mismo con un espíritu libre, abierto a las posibilidades. No seas demasiado inhibido; actúa con confianza, y si realmente no cuentas con ella, aparenta aparente que la tienes. Dar este pequeño salto a comportarte con libertad puede ser un desafío enorme, pero te sorprenderás de lo bien que se siente una vez que lo hayas logrado. Cuando hables con alguien, intenta no pensar en la impresión que estás causando ni en lo que la otra persona puede pensar de ti. Puede ponerte nervioso, y eso se nota. En lugar de eso, concéntrate en saber más de la otra persona; hazle preguntas, sonríe, escucha con atención su plática y mírala a los ojos.
  • Ten lista una sonrisa radiante para todos! Esto es esencial para transmitir una personalidad llena de energía positiva y hacer que otras personas se sientan cómodas cerca de ti.
  • Sé amable y amistoso. Si alguien se acerca a conversar contigo, presta mucha atención a lo que te dice. Asiente con la cabeza de vez en cuando, u obsequia unos corteses “Claro”, “¡¿En serio?!”,  “Ya veo”, “Fantástico” o cualquier otra frase que indique tu interés por lo que te están contando. Si te gustan los zapatos de una persona, no tengas miedo de hacerle un cumplido. Si tienes pensamientos positivos sobre las personas, vale la pena que los digas en voz alta. Pero nunca finjas (es horrible decir que el peinado de alguien te encanta cuando realmente crees que es espantoso); si tus comentarios son sinceros y corteses la gente los apreciará.
  • Intenta hablar con todos los invitados. No siempre puedes esperar que los demás se acerquen a iniciar la conversación. Si no sienten una actitud propicia o cierta receptividad de tu parte, es probable que tampoco les interese iniciar una plática por su cuenta. Así que habla con quien tengas oportunidad. Pregúntales si se están divirtiendo, si encontraron a algún conocido en la fiesta, si todo va bien en su vida. No te quedes pegado al mismo grupo de conversación toda la noche (aunque tampoco debes separarte descortésmente de las personas con las que estés platicando). Mantente en movimiento, intenta preguntar por personas sobre las que no sabes nada y acércate para presentarte tú mismo. Sonríe luminosamente a los invitados, míralos con amabilidad a los ojos, y muéstrales que tu personalidad es tan agradable que vale la pena tomarse un momento para platicar y conocerte. Dos recomendaciones importantes para tomar en cuenta mientras platicas: no asientas con la cabeza a todos los comentarios que lleguen a hacerte, porque un conversador interesante siempre tiene sus propias opiniones; por otra parte, si alguien está hablando sobre sí mismo, no lo interrumpas, porque a menudo a la gente le encanta platicar cosas  de su vida.
  • Ten un buen sentido del humor. Debes saber cuándo actuar con seriedad, pero mostrar tu ingenio con una frase o contar un chiste de vez en cuando ayuda a aligerar el ambiente. Comparte una anécdota divertida en la que te hayas visto envuelto. Las historias graciosas son muy buenas para atraer a grupos de gente que te escuche. También harán que te recuerden como alguien divertido con quien les agradó pasar un tiempo.
  • Haz algo inesperado. Salta de cabeza a la piscina, suéltate a bailar en medio de la pista como si nadie estuviera viendo, haz una broma muy elaborada para engañar a otro invitado (sin ofenderlo), ¡o actúa alocadamente de alguna forma! Esto hará que la gente se acuerde de ti, y probablemente te considerarán como uno de los puntos más memorables de la fiesta. Sin embargo, mucho cuidado con los excesos: no quieres que te perciban como alguien desesperado por recibir atención. Debes actuar con ingenio y buen gusto, no con tonterías poco originales y molestas.
  • Déjate llevar cuando algo te cause risa. Una persona que se ríe a carcajadas sin reparos transmite confianza en sí misma, y atrae la atención de otras personas. Y además de hacerte parecer confiado, la risa demostrará tu buen sentido del humor, por lo que las personas querrán conocerte.
  • Sé feliz durante la fiesta. En resumen, lo importante es divertirte: sonríe, sé encantador, ríete cuando alguien cuente un chiste. Esto hará que irradies alegría y las otras personas notarán que la estás pasando muy bien en la fiesta.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir