En la mayoría de los países desarrollados, el gran aumento de enfermedades asociadas al sedentarismo y los bajos niveles de condición física, son quizá, uno de los mayores problemas de salud pública, debido a que la activación física juega un papel fundamental en la prevención y tratamiento de diferentes factores de riesgo de todas las enfermedades.

Independientemente de la edad o el sexo, la actividad física es importante para el fortalecimiento del cuerpo y sus músculos, ya que le da flexibilidad y mantiene el corazón sano. Hacer actividades físicas proporciona energía para realizar las actividades cotidianas y mantiene la mente sana. Al mismo tiempo de estar ayudando a que el estado de ánimo sea mejor, ayuda a mantener los huesos sanos, controlar la presión de la sangre, bajar el nivel de azúcar en la sangre, facilita la circulación y ayudar a eliminar problemas de insomnio.

La mecanización y el desarrollo de la electrónica han reducido el trabajo manual y físico. El sedentarismo favorece la aparición de dos grandes problemas: 1) Favorece el avance rápido de enfermedades crónicas como infartos, angina de pecho, obesidad y diabetes y 2) Provoca una pérdida acelerada de la movilidad de las articulaciones y de la fuerza muscular. Por eso es importante realizar cualquier tipo de actividad física, siendo lo más sencillo, caminar diariamente por lo menos media hora.

Camine alrededor de la manzana, de la cuadra, de la colonia, sin detenerse y a una velocidad mayor que cuando camina. O cuando vaya al centro comercial, estacione su auto lejos de la entrada, esta pequeña caminata mas lo que recorra dentro del centro comercial, es una buena forma de hacer ejercicio.

¿Sabe patinar, andar en bicicleta? Salga y de unos paseos, ya sea un familia, o intégrese a un grupo que realice estas actividades.

¿Le gusta bailar? Aproveche esta afición y vaya a bailes, tome clases o en casa baile con su pareja o sus hijos por las noches.

Hacer actividades físicas requiere, para iniciar, que te guste hacer lo que vas a hacer. Porque no todos los deportes son para todos, cada actividad física tiene su ritmo e intensidad y la primera integración que se tiene que hacer es con tu afinidad, posibilidades económicas y geográficas.

¿Qué tipo de persona es usted? ¿Prefiere hacer cosas solo o en grupo? ¿Le gustan las actividades al aire libre o en lugares cerrados?

Haga un pequeño plan de ejercicios que se adecue a sus respuestas, escriba con que frecuencia realizará los ejercicios, a que hora del día y durante cuanto tiempo.

Un entrenamiento de fuerza debe realizarse de 2 a 3 veces por semana, incluya ejercicios que simulen actividades de la vida diaria, como lo es el sentarse y levantarse.

Un entrenamiento para actividades de altas bajas velocidades, es benéfico para mejorar capacidades motoras, se puede realizar con algo de pesos ligeros, moviéndolos de manera explosiva, apretar pelotas de esponja, lanzar pelotas a la pared o rebotarlas en el piso, son algunos ejemplos.

Si es usted una persona mayor es básico comenzar con períodos cortos de 10 a 15 min. Para que vaya midiendo su propia resistencia.

Al pasar de los meses será obvio el cambio en su cuerpo, los demás lo podrán notar y usted ya no querrá dejar de tener este tiempo para mejorar su salud física.

Déjanos tu comentario

comentarios

Compartir